MIRANDO ATRÁS CON SATISFACCIÓN

La misión en Barjols terminó el 20 de diciembre, pero el fervor de la gente continuó después de la despedida de los Misioneros, según escribe Eugenio con satisfacción:

El Señor Párroco de Barjols me dice que desde hace 18 años sólo diez hombres asistían a misa…, que durante la misión se han hecho una 3.000 confesiones generales y que los que habían cumplido con la misión antes de Navidad se han acercado de nuevo a la santa Mesa el día de año nuevo para probar que tenían el firme propósito de cumplir con Pascua.

Carta a M. Arbaud, Vicario general de Digne, enero 1819, E.O. XIII n.22

Los Misioneros se habían entregado por completo en Barjols como co-operadores del Salvador en Su misión, por lo que pudieron regocijarse en Él:

En aquella misma hora Él se regocijó mucho en el Espíritu Santo, y dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios y a inteligentes, y las revelaste a niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado.   Lucas 10:21

 

«La felicidad no proviene de realizar una tarea fácil, sino del fulgor de satisfacción después de lograr una empresa difícil, que exigió lo mejor de nosotros mismos.»     Theodore Isaac Rubin

Deja un comentario

SI SUPIERAS TODO CUANTO DIOS REALIZA POR NUESTRO MINISTERIO

Apenas a unos días de iniciada la misión en Barjols, encontramos a los Misioneros en pleno desarrollo. Estaban acercándose con éxito a las personas que se habían alejado de las prácticas religiosas por décadas:

Ya estamos en el confesionario sin movernos de la mañana a la tarde. Los hombres, al primer aviso, han acudido en masa ¡y bien sabe Dios que lo necesitaban! Se trata aquí tanto para los hombres como para las mujeres, de treinta, cuarenta y cincuenta años. Están maravillados del éxito de la misión.

Carta a Henri Tempier, el 14-15 de noviembre 1818, E.O. VI n.34

Se reconocía a los Misioneros como los instrumentos mediante los cuales la gente se reconciliaba con Dios y entre ellos.

Las reconciliaciones se realizan pública y espontáneamente a los pies de la cruz. Es encantador. Rece por nosotros y por ellos. ¡Oh! cuánta razón tenía san Vicente de Paul cuando afirmaba que sólo el demonio podía estar en contra de las misiones.

Carta a Fortuné de Mazenod, el 22 de noviembre 1818, E.O. XIII n.20

si supieras todo cuanto Dios realiza aquí por nuestro ministerio,

Carta a Jean Baptiste Honorat, noviembre 1818, E.O. VI n.35

Conservando esta tradición, actualmente nuestra Regla Oblata de Vida nos dice:

En la proclamación de la Palabra, emplearemos siempre, según nuestra tradición, un lenguaje sencillo y directo, adaptado y fácilmente comprensible al auditorio.

En todo nuestro ministerio, especialmente en el de la reconciliación, reflejaremos la bondad, la paciencia y la comprensión del Salvador.

CC&RR, Regla 7 g

 

Encontrandola, la pone sobre sus hombros, gozoso; y cuando llega a su casa, reúne a los amigos y a los vecinos, diciéndoles: «Alegraos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido.»       Lucas 15:5-6

Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque éste, tu hermano, estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.   Lucas 15:32

Deja un comentario

SIEMPRE CERCA DE LA GENTE QUE LES RODEA –ESPECIALMENTE EN LA ENFERMEDAD Y EN LA MUERTE

La iglesia de la casa de Misión oblata en Aix nunca fue una parroquia. La comunidad era joven, dinámica y, obviamente, atraía mucha gente a sus celebraciones –tanto en la iglesia como en los varios ministerios de los Misioneros en la ciudad. Eugenio sentía una responsabilidad hacia estas personas, particularmente en los casos de enfermedades graves y de cercanía de la muerte.

Art. 1. Cuando las personas dirigidas por los misioneros caigan enfermas, se apurarán para disponerlas a recibir los últimos sacramentos. Pero no se esperará a que los bienhechores y los amigos de la Sociedad estén al final de la vida para darles pruebas de nuestro agradecimiento y de nuestro sincero afecto en Jesucristo.

Los Misioneros tenían la responsabilidad de rezar con ellos y de llevarles los sacramentos, pero ésta no terminaba ahí, puesto que seguían estando unidos a ellos:

Se rezará todos los días varias veces por ellos ; se ofrecerá el santo sacrificio ; se les dará una participación plena y total en todas las buenas obras, oraciones, misas y penitencias de la Sociedad ; se hará, en una palabra, todo lo que se pueda para ayudarles en sus necesidades espirituales y aún temporales, si va en ello la gloria de Dios.

En caso de muerte,

Después que los enfermos dirigidos por algún miembro de la Sociedad hayan recibido los últimos sacramentos, su confesor los visitará frecuentemente, aún todos los días, y varias veces por día si el mal empeora y su fin se aproxima.

Regla de 1818, Capítulo 3§ 5. Moribundos.

 

Toquemos al que muere, al pobre, al que está solo y al que no quiere nadie según las gracias que hemos recibido, y no nos avergoncemos ni nos retrasemos a la hora de realizar este humilde trabajo.          Madre Teresa.

Deja un comentario

NOTA BENE: UN HOSPITAL PARA PECADORES

La Regla fue escrita en 1818 como un intento de reseñar las experiencias que los Misioneros habían vivido durante, aproximadamente, tres años y extraer los principios básicos para el futuro. La Nota Bene de Eugenio continua con la descripción de la Iglesia de Francia tras la Revolución y constituye el punto central de sus experiencias vividas.

¡Qué vasto campo que recorrer! ¡Qué noble empresa!
Los pueblos se corrompen en la ignorancia crasa de todo lo concerniente a su salvación;
la consecuencia de esa ignorancia ha sido el debilitamiento por no decir la casi desaparición de la fe y la corrupción de las costumbres.

La respuesta de los Misioneros era enseñar a la gente su dignidad como miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia –Jesús había derramado su sangre por cada miembro de la misma:

Es, pues, urgente hacer que vuelvan al redil tantas ovejas descarriadas,

¿Cómo hacer esto?

Predicar e instruir a la gente, invitándoles a una relación personal con Cristo Salvador. Este era el objetivo de cada sermón y de cada actividad misionera. Esta era la vocación del Misionero:

enseñar a esos cristianos degenerados lo que es Jesucristo,

El propósito de emplear horas y horas en el sacramento de la confesión durante cada misión popular y en la misión permanente en Aix, también son reflejados aquí:

arrancarles de la esclavitud del demonio
y mostrarles el camino del cielo,
extender el imperio del Salvador, destruir el del infierno, impedir millones de pecados mortales,
difundir la estima y la práctica de toda clase de virtudes…

Regla de 1818 Capítulo primero, §3. Nota Bene. Missions, 78 (1951) p. 16

En el escrito de la Regla de los Misioneros hemos leído e interpretado lo que estuvieron haciendo ya en su tiempo, y hemos establecido los principios básicos de su espíritu para sus acciones futuras. Hoy, continuamos siendo guiados por este espíritu:

Lo intentan todo para suscitar o despertar la fe de aquellos a quienes son enviados, haciéndoles descubrir «quién es Cristo». Están siempre dispuestos a responder a las necesidades más urgentes de la Iglesia mediante varias formas de testimonios y ministerios, pero sobre todo por la proclamación de la Palabra de Dios, que encuentra su culminación en la celebración de los sacramentos y en el servicio al prójimo.

CC&RR, Constitución 7

 

“Una Iglesia es un hospital para pecadores, no un museo para santos”.     Abigail Van Buren.

Deja un comentario

LA ORACIÓN DE LA FE SALVARÁ A QUIEN SE ENCUENTRE ENFERMO

Art. 46. Si la enfermedad toma un carácter alarmante, desde el tercer día de fiebre, el enfermo pedirá los sacramentos de la Iglesia, y hará esta petición de manera que su entorno se rinda a sus instancias urgentes.

En cada una de las reuniones de la Congregación de Jóvenes, Eugenio les enseñaba a profundizar en los conocimientos y comprensión de su fe, según los puntos de vista de la Iglesia. Es por ello que escribe con confianza:

Art. 47. Los congregantes tienen ideas tan justas sobre los sacramentos, sobre la intención que ha tenido Nuestro Señor al instituirlos y sobre los `puntos de vista que tiene la Iglesia al administrarlos que, lejos de imitar el descuido y el temor pueril e insensato que un gran número de cristianos ignorantes sienten en sus enfermedades, su más grande deseo será recibir cuanto antes estos sacramentos saludables, sabiendo muy bien que cuando se los recibe a tiempo y como se debe, no solamente santifican el alma y la fortalecen contra los ataques formidables del espíritu maligno, pero también son muy apropiados por sí mismos para dar la salud del cuerpo cuando esa salud no será perjudicial para la salud del alma.
La sombra de San Pedro curaba a los enfermos que se encontraban a su paso. ¿Qué no podrá lograr la visita del mismo Nuestro Señor?

Statuts, § 3. Devoirs des congréganistes malades

Los sacramentos eran la oportunidad para estar en la presencia de Jesús Salvador. En caso de enfermedad, era un encuentro particular con Jesús visitando a los enfermos en prácticamente todos los Evangelios.

 

¿Sufre alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo y el Señor hará que se levante, y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

Santiago 5:13-15

Deja un comentario

EXPERIENCIA DIRECTA

Al continuar explorando el espíritu y ministerio de San Eugenio en relación a su Congregación de Jóvenes, es útil recordar que su acercamiento a los jóvenes era el mismo utilizado por los Misioneros en la predicación y evangelización en sus misiones parroquiales y otras actividades. Se trataba de dos propósitos, al enseñar quién era Jesús y llevarlos a un encuentro personal más profundo con Él. Los momentos de encuentro eran la oración personal y comunitaria y al recibir los Sacramentos.

Conociendo de cuántos peligros están rodeados en el mundo, y la necesidad que tienen de ir a menudo a sacar nuevas fuerzas de los sacramentos establecidos para este fin por Nuestro Señor Jesucristo, los asociados se confesarán por lo menos una vez por mes, y vivirán de manera que puedan acercarse frecuentemente a la santa comunión.

Règlements et Statuts de la Congrégation de la Jeunesse, 1813, p. 24-25

Esta reflexión provino directo del corazón y la experiencia personal de Eugenio. Continuó aconsejándolo durante toda su vida y hoy en día, permanece en nuestra Regla de Vida Oblata:

La Eucaristía, fuente y cumbre de la vida de la Iglesia, es el centro de nuestra vida y de nuestra acción. Viviremos de modo que podamos celebrarla dignamente todos los días.

Constitución 33

Art. 8. El medio infalible para tener éxito en esta noble empresa, es frecuentar los sacramentos. Son la fuente fecunda de las gracias, de la que hay que sacar la vida y la fuerza espiritual de nuestras almas…

Statuts, Chapitre XIII – Obligations spirituelles des congréganistes

 

“Aprendemos por medio del ejemplo y por experiencia directa, pues hay límites reales a la adecuación de la instrucción verbal.”    Malcolm Gladwell

Deja un comentario

LA ORACIÓN CAMBIA A LAS PERSONAS Y ELLOS CAMBIAN LAS SITUACIONES

Al leer la lista de las prácticas religiosas a las que los congregados debían comprometerse, debemos recordar que no se trataba de monjes, sino de jóvenes estudiantes – en su mayoría adolescentes. El hecho de que cerca de 300 se comprometieran libremente a ellas, muestra el sentido que encontraban en dichas prácticas y una fuente de fortaleza para vivir sus compromisos bautismales.

Eugenio fundó la Congregación de Jóvenes para hacer de sus miembros una fuerza transformadora entre la juventud de Aix. Si sus oraciones lograban un cambio en ellos, ellos a su vez podrían modificar las situaciones en las que vivían.

ARTÍCULO PRIMERO. Todos los congregantes, no importa la clase a que pertenezcan, están obligados a observar puntualmente el reglamento particular de la Congregación, por consiguiente, deben todos, entre otras cosas :
Art. 2. 1º Oír la Santa Misa todos los días ;
2º hacer todos los días, por lo menos, un cuarto de hora de lectura espiritual ;
3º visitar todos los días a Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento ;
4º decir todas las semanas el rosario de la Santísima Virgen ;
5º confesarse cada quince días.

Statuts, Chapitre XIII – Obligations spirituelles des congréganistes

 

La oración no cambia a Dios, sino a quien ora. Soren Kierkegaard

Deja un comentario

VENGAN Y SERÁN RENOVADOS EN LA PRESENCIA DE DIOS EN LA IGLESIA.

Los oyentes de Eugenio en la Magdalena son invitados no solamente a recibir la Palabra de Dios, sino también a entrar en una relación más profunda con Dios a través de todo lo que el ministro de la Iglesia les ofrece.

«Nuestros templos son vuestros refugios. Aquí es donde en vuestras necesidades y penas encontráis las ayudas y los consuelos que en vano buscaríais en otra parte.
Vuestro Dueño aquí reside y os espera para brindar remedio eficaz a todos vuestros males.
Por el ministerio de sus sacerdotes os regenera en las aguas del bautismo, os reconcilia en el tribunal de la penitencia, os instruye en la cátedra de verdad. Se os da él mismo para ser vuestra fuerza contra los enemigos de la salvación y vuestro sostén en las fatigas de vuestro peregrinar.
Poned vuestras delicias en habitar en este santo lugar».

Instrucción familiar sobre la confesión, dada en provenzal el 4° domingo de cuaresma de 1813, E.O. XV n. 115

Deja un comentario