MIRANDO ATRÁS CON SATISFACCIÓN

La misión en Barjols terminó el 20 de diciembre, pero el fervor de la gente continuó después de la despedida de los Misioneros, según escribe Eugenio con satisfacción:

El Señor Párroco de Barjols me dice que desde hace 18 años sólo diez hombres asistían a misa…, que durante la misión se han hecho una 3.000 confesiones generales y que los que habían cumplido con la misión antes de Navidad se han acercado de nuevo a la santa Mesa el día de año nuevo para probar que tenían el firme propósito de cumplir con Pascua.

Carta a M. Arbaud, Vicario general de Digne, enero 1819, E.O. XIII n.22

Los Misioneros se habían entregado por completo en Barjols como co-operadores del Salvador en Su misión, por lo que pudieron regocijarse en Él:

En aquella misma hora Él se regocijó mucho en el Espíritu Santo, y dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios y a inteligentes, y las revelaste a niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado.   Lucas 10:21

 

«La felicidad no proviene de realizar una tarea fácil, sino del fulgor de satisfacción después de lograr una empresa difícil, que exigió lo mejor de nosotros mismos.»     Theodore Isaac Rubin

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *