PAUSA 

Tendremos una pausa hasta el 17 de junio

Les recuerdo que todas las 1944 meditaciones sobre los escritos de San Eugenio están siempre en el sito  http://www.eugenedemazenod.net/esp/ – y que pueden investigar una palabra o un tema utilizando el “search” de la página de inicio.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

ABRA EL LIBRO DE NUESTRAS REGLAS PARA QUE CADA CUAL SE INSPIRE EN ELLAS

Se encomendó al Padre Guigues la responsabilidad de mantener a todos en la comunidad enfocados en el espíritu y letra de su vocación proveniente de Dios, según se expresa en la Regla.

El agradecimiento que debemos a Dios por ese prodigio no puede expresarse más que con el firme propósito de caminar siempre en su presencia,  fieles a nuestra vocación y en rigurosa observancia de nuestras Reglas. Esa responsabilidad recae sobre ti, muy querido P. Guigues,  Superior de esa casa y sobre quien descargo lleno de confianza gran parte de mi preocupación. Abre el libro de nuestras Reglas para que cada cual se inspire en ellas y sepa el camino a seguir. Rechaza los consejos de la prudencia humana. Sólo hay verdadera sabiduría al realizar las tareas señaladas y sancionadas por la autoridad infalible que nos las ha dado. Estén atentos para no permitir el menor abuso. Dios les pedirá cuentas, pues son ustedes quienes colocan los cimientos de la nueva comunidad y de quienes debe irradiar el olor de Cristo.

Carta a Bruno Guigues, Septiembre 3, 1834, EO VIII núm. 485

¿Cuál es la razón de todo ello? Permitir que el olor de Jesucristo inunde el mundo. La imagen que viene a mi mente es la del incienso y cómo su humo y olor permea todo alrededor. Tal es la vocación del misionero Mazenodiano: dar a conocer la belleza de la presencia del Salvador en la vida de las personas.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA REGLA ES EL EVANGELIO PERCIBIDO, VIVIDO Y COMPARTIDO BAJO UN ASPECTO SINGULAR

Las Constituciones y Reglas de una congregación religiosa no son un grupo de reglamentos para seguir en forma servil y mantener el buen orden y una perfecta obediencia dentro de ese grupo particular.

Cada fundador lleva su vida de acuerdo a una inspiración específica del Evangelio (en el caso de Eugenio, fue la experiencia de Jesús Salvador el Viernes Santo). Así, el fundador vive y comparte su visión con los demás, quienes entonces deciden ser parte de la vida y misión del instituto. En algún momento, la comunidad fundadora pone por escrito la experiencia de vida de esa visión del Evangelio, para que las generaciones siguientes puedan compartir la misma experiencia y el mismo espíritu. Una Regla de Vida transmite el espíritu de la fundación y la visión, en el contexto de un mundo siempre cambiante y sus exigencias.

La Regla de una Congregación es el Evangelio percibido, vivido y compartido bajo un aspecto singular. Para Eugenio fue el punto de vista del Salvador y de la vocación de los Oblatos como “cooperadores del Salvador” al llevar a los más abandonados la experiencia de salvación. Actualmente reconocemos la vocación de todos los miembros de la Familia Mazenodiana como cooperadores del Salvador.

En vista de ello, podemos comprender la insistencia de Eugenio de una fidelidad absoluta a la Regla (= a una vida de “regularidad”) 

El agradecimiento que debemos a Dios por ese prodigio no puede expresarse más que con el firme propósito de caminar siempre en su presencia, fieles a nuestra vocación y en rigurosa observancia de nuestras Reglas

Carta a Bruno Guigues, Septiembre 3, 1834, EO VIII núm. 485

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EN NOMBRE DE DIOS, HAGAN LO QUE LES PIDO; PUEDEN HACERLO, TIENEN LA VOLUNTAD, MANOS A LA OBRA

Eugenio había recibido el carisma del Espíritu Santo. Como Fundador y Superior General, era su responsabilidad asegurarse que los Oblatos vivieran y realizaran la misión de acuerdo a su espíritu. Insistía particularmente cuando las comunidades se conformaban de Oblatos muy jóvenes:

Manténganme al corriente de todo y envíenme sus consultas con frecuencia. El P. Dassy facilitará el trabajo del Superior, a través de su obediencia y celo por la regularidad. Trabajarán juntos para establecer la base de un establecimiento que no podrá prosperar ni honrar a nuestra Congregación, si no es sólida.

Requieren saber las necesidades del más nuevo de la comunidad:

Piensen por otra parte, que el P. Vincens a quien les envío, sólo lleva un año entre nosotros; la laxitud o lo escandalizaría o llevaría por un camino contrario al que se le ha indicado como único para lograr los fines de la Sociedad.

Finaliza con algunas palabras de aliento:

Así mis queridos hijos, les pido en nombre de Dios hagan lo que les pido; pueden hacerlo, tienen la voluntad, manos a la obra. A pesar de nuestra pobreza, les enviaré un sacerdote más en cuanto lo tengamos…

Carta a los Padres Guigues y Dassy, Agosto 18, 1834, EO VIII núm. 484

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA FIDELIDAD LES EDIFICARÁ MÁS QUE LA EXCESIVA CORTESÍA

“Regularidad” se refiere a seguir la Regla de Vida Oblata (“regula” así entonces, “regularidad” es seguir la Regla y guiar la vida personal por ella).

Una comunidad joven y dinámica atraería mucha gente a las devociones y sacramentos en el santuario y también a convivir con los Oblatos. Eugenio ofrece un importante consejo: no permitan que el gran número de visitantes se convierta en una distracción de la vida religiosa.

Si la afluencia de visitantes afectara el orden, tomen precauciones para mantener la regularidad a pesar de todo.  Esa fidelidad les edificará más que la excesiva cortesía,  que ocasiona una considerable pérdida de tiempo y un gran desorden.

Carta a los Padres Guigues y Dassy, Agosto 18, 1834, EO VIII núm. 484

Este consejo sigue teniendo relevancia actualmente: al estar cercanos a la gente, es necesario que permanezcamos enfocados en el testimonio que debemos dar y en la RAZÓN de nuestra cercanía con ellos.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

QUE TODOS OBSERVEN LA REGLA EN TODOS SUS ASPECTOS

Eugenio había colocado una gran responsabilidad en el P. Guigues, de 29 años: dirigir el santuario Mariano y trabajar en aumentar el número de peregrinos y asegurarse que la comunidad viviera sin tropiezos la Regla Oblata.

Que el P. Guigues comprenda bien las obligaciones de su cargo. De no establecer una perfecta regularidad en su comunidad, será responsable ante Dios y la Sociedad. No autorizo ninguna interpretación. Que todos observen la Regla en todos sus aspectos

Carta a los Padres Guigues y Dassy, Agosto 18, 1834, EO VIII núm. 484

Para compensar la inexperiencia, debía asegurarse de que los tres jóvenes Oblatos vivieran según todas las prescripciones de las Constituciones y Reglas, de forma que la Regla de Vida fuera la guía y no los caprichos e ideas del superior.  Un buen consejo para aplicarse aún hoy en día en nuestras comunidades.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA JUVENTUD NO ES EXCUSA PARA UN LÍDER RESPONSABLE

Imaginemos a un Oblato de 29 años recibiendo la responsabilidad de comenzar un nuevo ministerio en un santuario y ser designado superior religioso de otros dos Oblatos: uno de 26 años hiperactivo y extremadamente inteligente  (Dassy) y uno recién profeso y altamente talentoso (Vincens), dos años menor que él. Una tarea humanamente abrumadora para el inexperto Guigues. De ahí el apercibimiento de Eugenio de recordar que a pesar de su juventud, es el superior con obligaciones importantes.

… Te enviaré al P. Vincens que va hoy a retiro para hacer oblación el lunes. Enviarlo es un gran sacrificio, pues contaba con él para ayudar el Maestro de Novicios y prepararse para ser Superior en Billens.
Que el P. Guigues comprenda bien las obligaciones de su cargo. 

Carta a los Padres Guigues y Dassy, Agosto 18, 1834, EO VIII núm. 484

Posted in Uncategorized | Leave a comment

JOSEPH AMBROISE VINCENS, OMI

Nuestra lectura cronológica de las cartas de Eugenio nos presenta al misionero Oblato
Joseph Ambroise Vincens, quien se convertiría en una figura importante de la historia de la Congregación.

A los 27 años de edad fue ordenado sacerdote diocesano para la Arquidiócesis de Aix. Al conocer la misión de los Oblatos en la ciudad, discernió el llamado a unirse a ellos, ingresando al noviciado y haciendo su oblación en 1834. Fue asignado al Santuario de Notre Dame de l’Osier, donde permaneció 20 años.

Yvon Beaudoin nos relata:
“La comunidad recupera la vida del santuario mariano y en particular predica varias misiones en la diócesis. El P. Vincens es quien habitualmente encabeza los equipos misioneros, y es al mismo tiempo director de peregrinaciones en la temporada estival, e infatigable misionero durante el invierno.

En ese tiempo funda también una congregación de religiosas: funda la Congregación de las Hermanas Oblatas de María Inmaculada. Redacta sus reglas, marcando como objetivo su santificación personal, la importante obra de los retiros, el cuidado de los peregrinos, el cuidado de los internos, etc. En 1868, esta congregación se fusionó con las Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos…

Fue también Maestro de Novicios y Asistente General en otra época de su vida.

El P. Fabre escribe: “Nos es imposible decir el número de parroquias que ha evangelizado en los diez años que desempeñó la función de primer asistente del P. Guigues, o en los diez años en los que tuvo el cargo de superior. Sólo Dios sabe el bien que ha logrado su humilde servidor, quien supo hacer fructificar los talentos que le confió el Padre de familia”.

Mons. de Mazenod le considera muy buen misionero, como deseaba fueran los oblatos. El P. Fabre escribe: “El Padre Vincens poseía la elocuencia popular. Siempre elevado en su estilo, dueño de su pensamiento y su expresión, supo a la vez instruir los espíritus ignorantes e interesar a las élites intelectuales. Con una sencillez y una claridad sorprendentes, conquistó de inmediato a su auditorio, a quien animaba a compartir todas sus convicciones. Lo que más causaba asombro era el profundo sentimiento de lo que decía, su amor por las verdades que predicaba…”

Ver el artículo del Diccionario Histórico: https://www.omiworld.org/es/lemma/vincens-joseph-ambroise-es/ 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

PREDICA COMO UN VERDADERO APÓSTOL Y SERÁ UN TESORO PARA LA CASA DE L´OSIER

Eugenio termina su carta al Obispo de Grenoble comentándole que enviaría al Padre Vincens para integrarse a la nueva comunidad Oblata en Notre Dame de l’Osier. 

La persona que envío para aumentar la familia es excelente en todos los aspectos. Hago un gran sacrificio al enviarlo a esa comunidad, pues pensaba nombrarlo superior de nuestra casa en Friburgo. Predica como un verdadero apóstol, sin pretensión y con resultados. Es bueno, agradable y regular; será un tesoro para la casa de l´Osier.

Carta al Obispo Philibert de Bruillard de Grenoble, Agosto 18, 1834, EO XIII núm. 82

Es bueno recordar a este misionero Oblato, con gratitud a muchos otros que hemos conocido.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LE AMARÁN COMO A SU PADRE; SU PROTECTOR Y GUÍA

Así, para disipar cualquier temor que el Obispo pudiera tener acerca de la independencia de una congregación religiosa en su diócesis, Eugenio le asegura la relación que espera de los Oblatos con el obispo local de la diócesis en la que trabajan. 

Dependerán de usted como su obispo, le amarán  como a su padre, otorgándole de antemano  su agradecimiento y confianza, como su protector y guía.
 
Con certeza pondrán todo su empeño en secundar todos sus puntos de vista y complacerle, pues están educados desde hace mucho en la dependencia de los obispos, a quienes su Instituto les prescribe honrar muy especialmente, no “ad oculum servientes” (no sirviendo porque los miran), sino “propter conscientiam” (sino por conciencia), (Ef. 6,6). En una palabra, serán sus hombres; y aunque la Regla determine el régimen interno de su comunidad, en ello mismo encontrará que cumplen su voluntad, ya que usted no pide nada mejor que verlos vivir en una perfecta regularidad, conforme a lo que la Iglesia les pide, al aprobar sus Constituciones

Habiendo asegurado al Obispo que los Oblatos serían buenos cooperadores en su diócesis, concluye con el deseo de que pudiera olvidarse el problema de la impetuosidad de Dupuy y Dassy. 

He aquí, Monseñor, lo que Dios me inspira escribirle con toda sencillez. Con su palabra todo quedará subsanado.

Carta al Obispo Philibert de Bruillard de Grenoble, Agosto 18, 1834, EO XIII núm. 82

Posted in Uncategorized | Leave a comment