EL CAPÍTULO DE 1826: SIN DUDA LA EXISTENCIA Y APROBACIÓN DE LOS OBLATOS FUE OBRA DE DIOS

A su regreso de Marsella, Eugenio convocó a un Capítulo General Extraordinario del 10-13 de julio de 1826. En su discurso inaugural, recordó los eventos que llevaron a la aprobación papal y se explayó en su significado. Al igual que siempre había tenido la profunda convicción de que su vocación provino directamente de Dios, así también la existencia de los Oblatos. Su existencia y aprobación fue la obra de Dios. Después de este evento consideraba que la Regla no era el trabajo de un autor humano, sino propio de Dios que había inspirado al Papa para darles el carácter de la autoridad divina. A continuación encontraremos las minutas de las actas:

“Nos aseguró que no veía en nada al hombre y que estaba tan persuadido de que habían sido inspirados por el Cielo, que le era imposible reconocerse como algo más que el instrumento de la Divina Providencia.”

PIELORZ, J., Les Chapitres généraux I, p. 57-58.

 

Los medios extraordinarios que tuvieron lugar en Roma, en un clima en el que no se aprobaban nuevas fundaciones, fue una mayor confirmación de la providencia de Dios.

 

“Las mejores y más hermosas cosas del mundo no se pueden tocar ni ver – deben sentirse con el corazón.”   Helen Keller

Posted in escritos | Tagged , , , | Leave a comment

CONCLUYENDO EL VIAJE

Anteriormente Eugenio había comentado sus planes de completar el asunto con el Sr.  Favre en Chambery.

Mi proyecto es volver por Grenoble y llegar a Gap, donde veré a Monseñor, y luego visitaré nuestra casa de Laus.

Carta a Henri Tempier, Mayo 30, 1826, EO VII núm. 246

Ardo en deseos de volver con la familia; un día de retraso me pesa hasta el punto en que, Dios me perdone, dudé en ir a Annecy; pero no subiré a la gran Cartuja, aunque ese viaje solo debiera tomarme un día. Dios quiera que encuentre coche para mañana; estoy indeciso porque me piden 12 francos, mientras que el lunes serían 4 francos. El espíritu de pobreza lucha con todos mis otros sentimientos. ¡Qué largo me va a parecer el día, si espero al lunes!
Adiós, querido Padre y amigo, le abrazo a usted, a todos nuestros Padres y a toda la familia.

Carta a Henri Tempier, Junio 10, 1826, EO VII núm. 248

Sus planes fueron acortados, según nos comenta Yvon Beaudoin, en una nota al pie en su carta: “A su regreso de Chambéry, el Fundador recibió una carta del P. Tempier informándole de la enfermedad del P. Suzanne, que se encontraba con violentos vómitos de sangre. El P. de Mazenod “lleno de malos presentimientos” renunció a su viaje proyectado a Annecy, volviendo de inmediato a Aix, sin detenerse en Gap ni en Notre Dame du Laus. Cf.: REY, I, 394”

Así termina la narración del importante viaje de Eugenio a Roma.

 

“En una historia, como en la vida: no importa cuán larga sea, sino qué tan buena es.”   Lucius Annaeus Séneca

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

CUANDO HEMOS EMPLEADO TODOS LOS MEDIOS HUMANOS A NUESTRO ALCANCE, DEBEMOS ESTAR EN PAZ Y NO INQUIETARNOS POR NADA

Según vimos antes, Eugenio no entendía algunos de los métodos del grupo misionero del Sr. Favre, pero permanecía abierto a colaborar con la voluntad de Dios, cuando fuera necesario.

Deseo compartir con usted mis observaciones antes de la última conversación que tuve con el Sr. Favre. Leyó todo, lo consideró ante Dios, y cree que nuestra obra viene de Dios. Por lo tanto, está decidido a unírsenos. Se formará un establecimiento en Chambéry, donde habrá una casa para unas cincuenta personas. Está seguro de contar con el apoyo del Sr. Arzobispo. Este asunto deberá tratarse durante las vacaciones; me escribirá antes, y no nos faltarán miembros. ¿Considero el asunto concluido? No lo aseguraría. Juzgaremos por los efectos.

Eugenio entonces repite su convicción probada de cooperar con la voluntad de Dios

Mientras tanto, he hecho todo lo que debo, Dios hará lo demás. Vivimos solo por él; solo buscamos la gloria de su santo nombre y la salvación de las almas que él rescató. Cuando hemos empleado todos los medios humanos a nuestro alcance, debemos estar en paz y no inquietamos por nada.

Carta a Henri Tempier, Junio 10, 1826, EO VII núm. 248

Por varias razones fuera del control de Eugenio, la unión planeada nunca se realizó.

 

“El discernimiento es el llamado de Dios a la intercesión, nunca a encontrar fallas.”    Corrie Ten Boom

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

BUSCANDO LA VOLUNTAD DE DIOS A TRAVÉS DE UNA VISIÓN PRÁCTICA

Al examinar la posibilidad de unir al grupo misionero del P. Favre con los Oblatos, Eugenio, el predicador misionero experimentado, analizaba el enfoque de algunos métodos prácticos del grupo. Los Oblatos se enfocaban a predicar el amor y la invitación a la conversión del Dios misericordioso. Sin embargo, Eugenio permanecía abierto a la  posibilidad de que Dios le pidiera unir los dos grupos.

Se levantan a las cuatro, hacen una hora de oración, celebran las misas privadas y confiesan hasta las nueve. A las nueve empieza el primer ejercicio de la misión, un examen de una frialdad e insipidez increíbles, hecho desde el púlpito por un misionero, sobre uno de los mandamientos de Dios. Sigue la misa; al evangelio sube al púlpito otro misionero para el sermón, después del cual termina la misa, y se retiran para volver a las dos, para otro ejercicio.
Un misionero da el catecismo, interrogando a un niño aleccionado para responder convenientemente; las preguntas y las respuestas se suceden muy rápidamente. De todo lo que hacen estos señores, esto es lo que más me gustó. A las tres termina el catecismo y empieza la conferencia; asistí a la de ayer y a la de hoy, el mismo Sr. Favre fue quien las dio. ¡Ay, qué mal! Hacía juego con el sermón de la mañana, que era fatal. En esas conferencias, que son un verdadero diálogo de bobos, se repiten continuamente la misma idea y las mismas palabras. Hoy por ejemplo, se habló de todos los pecados cometidos contra cada mandamiento. Para cada mandamiento se hacía la misma enumeración: dos pecados diarios, suman catorce por semana, sesenta por mes, etc., tantos por año, por diez años, por veinte, etc. y así sucesivamente. Después de recorrer los mandamientos, se revisan los pecados cometidos por los sentidos, por el cuerpo, por el espíritu, en la infancia, en la juventud, en la edad madura y en la vejez, usando suma y multiplicación y sirviéndose siempre de las mismas expresiones, sin poner el menor sentimiento. ¡Qué mal estaba eso! No podía aguantar más.

Carta a Henri Tempier, Junio 10, 1826, EO VII núm. 248

 

“Necesitamos discernir lo que vemos, lo que escuchamos y lo que creemos.”    Charles R. Swindoll

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

ESTAR ABIERTO A DESCUBRIR LA VOLUNTAD DE DIOS EN TÉRMINOS PRÁCTICOS

El segundo grupo que mostró interés en unirse a los Oblatos, era un pequeño grupo misionero cercano al Padre Favre. Eugenio demoró su regreso a Aix y Marsella para reunirse con él.

Un hombre notable por sus virtudes y éxitos de su ministerio, que debido a su celo, busca desde hace tiempo precisamente lo que nosotros podemos ofrecerle; las ventajas fácilmente previsibles de una unión que nos abriría camino para el establecimiento en Saboya, y la casi certeza de agregarnos buen número de excelentes miembros, me parecieron motivos poderosos, más aún, una indicación imperiosa de la Providencia que no debía desatender.

Carta a Henri Tempier, Mayo 30, 1826, EO VII núm. 246

 Aunque dispuesto a la voluntad de Dios, Eugenio no dejaba de ser práctico. Una semana después, observó que este grupo cometía todos los mismos errores que los jóvenes Oblatos habían tenido en sus inicios, debido a su excesivo celo:

El Sr. Favre es un hombre de bien, que obra solo por Dios; aunque sencillo en sus modales y desaliñado en su persona, goza en este lugar de fama que evita toda malevolencia; tendrá a su disposición todos los recursos que necesite para su obra, y parece que no le faltarán candidatos. Con todo, no veo se le hayan agregado muchos adeptos; los que tiene consigo parecen entregados, pero me parecen muy débiles; están agotados, aun físicamente, pues trabajan en exceso. Es la doceava misión que predican sin descanso. Según nuestro modo de ver, no resultaría y ellos mismos no están contentos con ella. Confieso que no concibo cómo, con ese ritmo, pueden tener éxito en algún sitio; no obstante, persisten y no creo que su método sea excelente.

Carta a Henri Tempier, Junio 10, 1826, EO VII núm. 248

 

“Mis decisiones, incluyendo las relacionadas al aspecto cotidiano de la vida, como utilizar un auto modesto, tienen que ver con el discernimiento espiritual, que responde a la necesidad que proviene de ver las cosas, a la gente, y de ver los signos de los tiempos. El discernimiento en el Señor guía mi forma de gobernar.”    Papa Francisco

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL REQUIERE TIEMPO Y PACIENCIA MISIONERA

El regreso de Eugenio a Francia se había visto retrasado debido a negociaciones sobre una posible unión con dos grupos de religiosos que realizaban el mismo trabajo misionero que los Oblatos. El primer grupo era el de los Oblatos de la Virgen María, con quienes se había reunido en Turín en camino a Roma (cf http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=1927 ). Ahora, en su viaje de regreso, informa a Tempier que los métodos misioneros del grupo no eran compatibles con los de los Oblatos.

Ya no pienso en absoluto en quienes visité de camino. El jefe es un hombre de mucho mérito, pero es anciano y está debilitado, manejado a su antojo por uno de sus tres o cuatro compañeros. Su sistema, al que se aferran obstinadamente, no podría conciliarse con el nuestro; solo dan retiros de ocho días, y en esos ocho días hacen todo lo que nosotros logramos realizar con dificultad en treinta. Además, solo hay una opinión común entre los sacerdotes de esta región y ciertamente apta para animamos, aunque deba estremecer al pobre Sr. Dalga: y es que de hecho los ocho días de misión bastan para acabar la tarea. Cuando mucho la prolongan hasta quince, y ese es el método de todos: jesuitas, pasionistas, lazaristas y religiosos de todas las órdenes.

Carta a Henri Tempier, Mayo 24, 1826, EO VII núm. 242

 

“La consciencia real llega lentamente, pieza por pieza. El camino del crecimiento espiritual es de aprendizaje a lo largo de toda la vida.”   M. Scott Peck

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

EL SUPERIOR GENERAL CELEBRA MISA POR SU CONGREGACIÓN DIARIAMENTE

En camino de regreso a Francia, Eugenio comparte las bendiciones de lo sucedido en  Roma con el P. Honorat – y señala las responsabilidades que la aprobación papal trae a los Oblatos.

¡Cuántas cosas tendremos para comentar! He escrito muchas que sin duda le han comunicado, pero ¿quién podría contar tantas maravillas? En nombre de Dios, correspondamos a los favores que El sólo a nosotros ha concedido últimamente. Por mi parte, sin saber cómo agradecer a Dios dignamente, tomé la resolución de ofrecer el Santo Sacrificio todos los días para dar gracias a Dios por sus beneficios, para obtener que cada uno de nosotros sea cada vez más digno de su vocación. Me pareció indispensable que hubiese en la Sociedad un sacrificio diario ofrecido con esa intención que encierra también otras, siempre dentro del mismo espíritu.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 28, 1826, EO VII núm. 244

 

“Cuando te enfocas en ser una bendición, Dios se asegura de que recibas bendiciones en abundancia.”   Joel Osteen

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

NECESITO PASAR INADVERTIDO ENTRE PERSONAS BUENAS Y VIRTUOSAS COMO USTEDES

Regocijándose en la bondad y virtud de sus hijos Oblatos, Eugenio reconoce su falta de virtud, en comparación con ellos.

¿Qué virtud quieres que reconozca en mí? ¡No me hago ilusiones! La apreciación de lo verdadero y de lo bueno no es virtud; sería cuando mucho, una disposición o aptitud para la virtud; ¿pero cómo puedo vanagloriarme de ello, si ahí está precisamente lo que más me confunde, ya que ese árbol produce sólo flores y no frutos? Créanme, hijos míos, que tengo mucha necesidad de todos ustedes, para tratar de pasar inadvertido entre tanto bien.
No dejes de llevar a toda tu gente a las más sublimes virtudes de nuestro estado. Una abnegación total y una gran humildad, que unida al celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas y a una gran estima y completa sumisión a nuestras Reglas, hará que verdaderamente alcancemos nuestro fin.

Carta a Hippolyte Courtès, Mayo 31, 1826. EO VII núm. 247

 

“Cuando se pierde la riqueza, nada se pierde; cuando se pierde la salud, algo se pierde; cuando se pierde el carácter, todo está perdido.”   Billy Graham

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

AL ESTAR ENTRE LOS OBLATOS ME ENCONTRARÉ EN EL CENTRO DE TODO MI AFECTO

En el trayecto a Francia después de su larga estadía en Roma, Eugenio expresa su impaciencia por estar con los Oblatos, quienes ocupan el centro de su afecto.

Me impaciento, créame, por la necesidad de verlos y vivir con todos ustedes. Este último retraso me lleva al límite de mi resignación; cuando pienso que si no fuera por ello ya les habría abrazado contra mi corazón, me entristezco; pero es necesario. Adiós. Adiós.

Carta a Henri Tempier, Mayo 30, 1826, EO VII núm. 246

El pensamiento de estar con ustedes después de pasar seis meses a tanta distancia aumenta mi alegría, pero aunque no considero a Francia como la tierra prometida, al estar ahí con lo que más quiero en el mundo, no puedo dejar de gemir un poco al verme retenido, como los israelitas, cuando estaba a punto de llegar.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 28, 1826, EO VII núm. 244

 …  Me alegra pensar que dentro de quince días, ya no habrá montes ni mares entre nosotros. Salgo el martes de Turín; nada puede retenerme en Saboya. Apenas haya tratado el asunto que allí me lleva, por el cual según la costumbre, habrán de rezar, tomaré la diligencia y llegaré, con la ayuda de Dios, primero a N.D. de Laus, donde permaneceré dos días para no desairar a nuestros Padres, y luego a Aix, donde corro peligro de ahogarlos al abrazarlos contra mi corazón, que palpita con sólo pensar en la dicha de encontrarme en el centro de todo mi afecto…

Carta a Hippolyte Courtès, Mayo 31, 1826. EO VII núm. 247

 

“No eliges a tu familia. Ellos son el regalo de Dios para ti, al igual que tú lo eres para ellos.”   Desmond Tutu

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

EL CONSUELO DE MORIR EN BRAZOS DE SUS HERMANOS, CIERTAMENTE TIENE SIGNIFICADO PARA UN BUEN  RELIGIOSO QUE CONOCE EL VALOR DE LA AYUDA SOBRENATURAL

Mientras esperaba la ordenación de Victor Arnoux, Eugenio recibe las noticias de que el joven se encontraba gravemente enfermo.

Te diré antes que nada lo que más me afecta, que es el estado de nuestro santo H. Arnoux. No puedo consolarme viéndole en lucha con la muerte, y me parece que voy a escuchar a cada instante alguna noticia fatal.

Eugenio conocía a los padres del escolástico Arnoux, por lo que expresa su preocupación por ellos.

Mi dolor se acrecienta con la pena de su padre, un hombre verdaderamente bueno, muy sensato y religioso, quien desea saber el estado de la enfermedad, pues tanto él como su mujer desesperarían si su querido hijo muriera sin que tuviesen el consuelo de verlo y abrazarlo. Escríbele directamente para decirle con franqueza la situación y avisarle si esperando ir a Aix hasta la feria de Beaucaire, el 16 del mes próximo, tendrían el riesgo de no encontrar ya a su hijo. Puedes decirle con sinceridad la situación real. Si es urgente, dejarán todo en Gap…
No me gusta alejar de las comunidades a nuestros enfermos en peligro de muerte. Tienen derecho a mejores cuidados, y el consuelo de morir en brazos de sus hermanos, ciertamente tiene significado para un buen religioso que conoce el valor de la ayuda sobrenatural.

Carta a Hippolyte Courtès, Junio 26, 1826, EO VII núm. 249

 

“Si el hombre no ha descubierto algo por qué morir, no está capacitado para vivir.”   Martin Luther King, Jr.

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment