INTERRUPCIÓN

El 24 de abril 2013, escribe:

La preocupación de Eugenio por sus Oblatos era holística – incluía cada aspecto de sus vidas. Él quería que fuesen todo para Dios, grandes santos, miembros de comunidad dedicados y misioneros celosos preparados para dar sus vidas por sus ideales. Para llevar esto a cabo, sin embargo, necesitaban cuidar su salud. Eran jóvenes y enérgicos y en su generosidad y celo misionero sobrepasaban los límites de sus capacidades humanas. Eugenio tuvo que frenarles:

¡Pues bien!, ¿por qué te conduces de modo a abreviar tus días? ¡Cómo después de las fatigas y los sufrimientos de esa misión de Lauzet y del trabajo forzado en la misión de Tallard, en las que teníais que luchar contra el infierno y contra todos los elementos reunidos, la intemperie de una estación tan rigurosa que apenas las gentes del país podían aguantar, vuelves a Trallard, y para descansar predicas de nuevo dos veces por día y te olvidas del cuidado de tu conservación hasta confesar treinta horas seguidas!
¿Y desearías hijo mío que no estuviera descontento de tal conducta?
Por mucho que me digas que no te has cansado en absoluto, que comes y que duermes bien todo eso no me basta para tranquilizarme, tales excesos arruinan tu existencia. No quiero que te expongas a las consecuencias que podían haber ocurrido. He ahí algo que está claro para siempre.

Carta a Marius Suzanne, 23 Abril 1823, EO VI n 102

Eugenio insistió con este mensaje continuamente para los Oblatos. Hoy en día, estoy consciente de que tengo que aplicarlo a mí mismo. Los últimos cinco meses han sido excepcionalmente exigentes. Ha llegado el momento de poner en práctica lo que Eugenio predicaba.

Voy a estar de vacaciones por unas semanas – acampando en una tienda de campaña en unas zonas rurales, donde no hay posibilidad de acceso a Internet. Así Eugenio no tiene más remedio que interrumpir su discurso cotidiano con nosotros otra vez. Pero él habló con nosotros a través de este sitio por exactamente cinco años, así que hay un montón de material para que usted pueda volver a leer

 

“Es nuestro mejor trabajo lo que Dios quiere, no las sobras de nuestro cansancio. Creo que Dios prefiere la calidad a la cantidad.”       George MacDonald

Posted in Uncategorized | Leave a comment

RECONOCER AL CRISTO CRUCIFICADO EN LAS SITUACIONES DIFÍCILES

“Un pastor de la diócesis de Fréjus solicitó una misión en su parroquia y el Padre de  Mazenod modificó todo su plan apostólico para poder responder al buen pastor. Escribió al Obispo de Fréjus, solicitando los poderes necesarios. No había mucho tiempo; la respuesta demoró en llegar y cuando llegó, fue abrumadora para el Reverendo Padre de Mazenod. El Obispo había rehusado concederlos, en términos muy severos.” Yenveux V. 68

Quince años antes, el joven Padre Eugenio habría explotado y enviado comentarios al Obispo. Ahora encontramos a Eugenio más maduro, con una reacción diferente.

Al recibir su carta me he callado; y Dios me ha dado la gracia de no tardar ni un segundo en poner a los pies de la cruz de Jesucristo todo lo que tenía de amarga esa prueba. Sólo lo comento con usted, ya que temería perder el mérito de esa prueba. Se sabe en Aix, en Gap, en Nimes y en Marsella, que un párroco de su diócesis llamó a nuestros Señores, siendo rechazados por el Obispo..

Carta al Obispo C.A. de Richery de Fréjus, Enero 26, 1828, EO XIII, núm. 63

 

 

“Fuera de la cruz de Jesucristo, no hay esperanza en este mundo. La cruz y resurrección en el centro del Evangelio, es la única esperanza de la humanidad. Doquiera que vayas, pide a Dios la sabiduría para aceptar el Evangelio, aún en las situaciones más difíciles de la vida.”   Ravi  Zacharias

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

PREPARACIÓN PARA EXPERIMENTAR EL AMOR DEL PADRE EN JESÚS

Nuestra Regla de Vida describe el objetivo del año de noviciado para quienes se preparan para convertirse en Oblatos: “La etapa del noviciado concluye con el compromiso libre e impregnado de fe en la Congregación. Tras haber experimentado el amor del Padre en Jesús, el novicio consagra su vida a manifestar ese amor. Confía su fidelidad a aquél cuya cruz comparte y en cuyas promesas espera” CC&RR, Constitución 59

Eugenio luego enlista algunas de las cualidades que los novicios necesitan acrecentar, para poder lograr la meta

El deseo ardiente de la perfección, un verdadero gozo de verse situado en una posición tan favorable para alcanzarla, la entrega al servicio de la Iglesia, el celo por la salvación de las almas y un profundo afecto a la familia, deben caracterizar a todos nuestros novicios; amor, estima y fidelidad a las Reglas, pobreza, obediencia, respeto a los superiores, etc.; ayudémonos todos para lograr estos resultados…

Carta a Henri Tempier, Junio 18, 1828, EO VII núm. 302

¿Cuáles de mis cualidades se ven mejor para lograr mis metas hacia el Reino?

 

“El fracaso llega solo cuando olvidamos nuestros ideales, objetivos y principios.”   Jawaharlal Nehru

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

VENGAN Y VEAN

Nuestra Regla de Vida nos indica: “Nuestras casas acogerán de buen grado a aquellos que desean venir a ver y experimentar nuestra vida. Los ayudaremos fraternalmente a discernir lo que el Señor espera de ellos y la gracia especial que les ofrece en su Iglesia..” CC&RR, Constitución 53

El origen de esta práctica se remonta hasta los primeros  días de nuestra casa Oblata en Aix, que proveía alojamiento a estudiantes, daba la bienvenida a los miembros de la congregación de los jóvenes y también fungía como período de preparación para quienes consideraban la posibilidad de una vocación como Oblato.

El P. Martin me ha hablado de dos jóvenes que frecuentan mucho nuestra misión; los describe como modelos de virtud; pero ¿tienen talento? No podemos en adelante recibir a nadie que no esté provisto de él, pues nuestro ministerio lo exige. Que se apresuren a terminar los estudios que han iniciado…

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 9, 1828, EO VII núm. 300

 

“Nada se convierte en realidad sino hasta que se experimenta.”   John Keats

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

UNA MADUREZ DE AMOR QUE FLORECE EN EL AUTO-SACRIFICIO

Los Oblatos en la época de Eugenio (y aun hoy en día) eran misioneros deseosos de utilizar todo su tiempo y energía en la evangelización. Ninguno de ellos quería estar en la administración, formar novicios ni escolásticos. El Padre Guibert era un buen ejemplo. Realizó una excelente labor como maestro de novicios, pero la vida sedentaria le enfermó. Para recuperarse, fue enviado a participar en las misiones parroquiales y su salud volvió. Este patrón sucedió más de una vez.

La Providencia nos había dado en el P. Guibert un maestro de novicios que me parecía totalmente apropiado para ocupar ese importantísimo puesto. Se entregó a la obra con todo el corazón al comienzo. Su salud, que nunca ha sido buena, se alteró, y hubo que hacerle cambiar de aires y descargarlo de la tarea. Esta es, sin embargo, la más importante en la Sociedad; sin noviciado, se acabó la sociedad. 

Así que Eugenio designó al P. Honorat como maestro de novicios.  Recientemente comentamos algunas de las cartas que Eugenio le escribió para tratar de calmar su celo misionero.  Ahora se le pedía dejar el trabajo misionero que tanto amaba y en el que era tan exitoso, por un ministerio esencial dentro de los Oblatos.

… Así pues, es necesario que nuestro noviciado interior esté bien acondicionado, y para ello hace falta un maestro de novicios. Ese maestro de novicios eres tú, mi querido Honorat, que a la lealtad inviolable con la Sociedad unes el amor del orden y la regularidad. Todas mis reflexiones están hechas. Hubiera deseado encontrar a alguien más para dejarte en Nimes, donde estás haciéndolo bien, pero no tengo a nadie más en la Sociedad, y nadie verá mal que prefiera este servicio a otro cualquiera, sobre todo cuando se trata de formar a los miembros que deben impedir su extinción.
Empieza en cuanto recibas mi carta, a conversar con el P. Guibert sobre este asunto; pide te  comunique el resultado del estudio que hizo para cumplir bien su cargo; hablen mucho del tema y a fondo. Lee algunos libros relacionados con esa nueva ocupación.

Eugenio invita a Honorat a reconocer el valor del auto-sacrificio que se le pide, por el bien del futuro de los Oblatos.

Espero mi querido Honorat, que hayas reflexionado suficiente sobre la excelencia de las virtudes religiosas, para encontrarte actualmente en todo a lo que nos llama la obediencia. El Señor bendice esta disposición con los éxitos más inesperados…
Dios proveerá para lo demás, pues sé que las misiones se verán afectadas, pero no importa, todo debe sacrificarse por el noviciado, porque de ahí depende todo el bien que la Sociedad podrá hacer después, y debo reconocer que si algunos hubiesen hecho un buen noviciado, serían mucho menos imperfectos de lo que son.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 4, 1828, EO VII núm. 299

 

“En Cristo vemos una madurez de amor que florece en el auto-sacrificio y el perdón; una madurez de poder que nunca se desvía del ideal del servicio; una madurez de bondad que se sobrepone a cualquier tentación, y por supuesto, vemos la victoria definitiva de la vida sobre la muerte misma.”   Vincent Nichols

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

HACIENDO LUGAR PARA NUESTRO VACÍO CON LA FORMA DE DIOS

Eugenio daba suma importancia al período de formación de los jóvenes Oblatos en el noviciado – era la oportunidad de hacer espacio para Dios, para aprender e imbuir los valores de la vida religiosa Oblata. El espíritu del período del “noviciado” no es sólo para los futuros Oblatos. Todos los que toman en serio el querer crecer espiritualmente, necesitan hacer espacio, para enfocarse en la presencia y el trabajo de Dios en sus vidas.

Creo que debo prevenirte que desde el mes de julio ya no se harán estudios en el noviciado. El estudio apenas puede conciliarse con el gran recogimiento y pensamientos celestiales que deben ocupar continuamente a los novicios. Hemos visto por experiencia, que el estudio ocupa una parte considerable del tiempo que ya no es suficiente para la adquisición de tantas virtudes y de la formación en el espíritu de la Sociedad. El estudio en ese momento es, por decirlo así, un agujero por el que se escapa una porción de la masa que se mete en el molde

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 4, 1828, EO VII núm. 299

 Actualmente leemos en nuestra Regla de Vida:

“Guiados por el Espíritu que vive en ellos, los novicios crecen en amistad con Cristo y se adentran gradualmente, por la oración y la liturgia, en el ministerio de la Salvación. Se acostumbran a escuchar al Señor en la Escritura, a encontrarse con Él en la Eucaristía, y a reconocerle en los hombres y en los acontecimientos. Llegan también a contemplar la acción de Dios en la vida y la misión del Fundador, y en la historia y las tradiciones de la Congregación. Algunas ocasiones de trabajo apostólico en ambiente oblato los ayudan a captar mejor las exigencias de la vocación misionera y la unidad de la vida religiosa apostólica.” CC&RR Constitución 56

 

“Hay un vacío con la forma de Dios en el corazón de todas las personas, que no puede llenarse con ningún objeto creado, sino solo con Dios, el Creador, conocido a través de Jesús.”      Blaise Pascal

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

FORMADOS PARA RESPONDER AL LLAMADO DEL SEÑOR

Cuando alguien deseaba unirse a los Oblatos, el primer paso era un período como  postulante, seguido de uno de intensa formación, conocido como noviciado.  Se trataba de la etapa crucial del proceso formativo del futuro Oblato.

Tenemos un noviciado muy estricto. Si los individuos no son considerados aptos para las virtudes religiosas, se les despide sin más, lo que hace que el pequeño número de los que perseveran tengan una vocación verdadera.

Carta al Obispo Miollis de Digne, Marzo 10, 1828, EO XIII núm. 65

 El objetivo del noviciado era ayudar a la persona a transformarse en un verdadero  misionero.

Un noviciado que sea verdadero, en el que los individuos sean formados con una mano maestra, donde se cuide inculcarles todo cuanto tiende a formar un verdadero misionero, de donde salgan llenos de virtudes, hechos a la obediencia y penetrados de apego y respeto por las Reglas y todo cuanto prescriban.

Carta a Henri Tempier, Noviembre 26, 1825, EO VI num. 208

 Nuestra Regla de Vida actual continúa subrayando su importancia:  “El noviciado, período de iniciación del candidato en la vida religiosa oblata, está orientado hacia un compromiso público en la Congregación. La admisión al noviciado corresponde al Provincial. Bajo la guía del Maestro de novicios, los aspirantes se aplican a captar el sentido de la vida consagrada. Así pueden discernir más claramente el llamamiento del Señor y disponerse, en clima de oración, a responder al mismo.” CCRR, Constitución 55

Un noviciado, en el sentido más amplio de la palabra, se aplica a todos nosotros en forma continua. El ser discípulos no es un estado de vida estático, sino uno dinámico, al seguir a  Jesús. Todos nosotros necesitamos discernir  en forma constante el llamado del Señor, y en oración, estar dispuestos a hacerlo todos los días.

disdis

“Siempre da lo mejor de ti. Lo que plantes hoy, será cosechado más adelante.”   Og Mandino

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

LA NECESIDAD DE QUE NOS LO RECUERDEN UNA Y OTRA VEZ

Como respuesta a la lectura de las muchas veces en que Eugenio recomendaba a sus Oblatos cuidar de su salud, un asociado laico escribió 200 años después: “Cuando me cuido, también puedo cuidar de los demás.  Y como aquéllos primeros Oblatos, necesito que me lo recuerden una y otra vez.” El celo de Eugenio por la salvación de las almas era contagioso, pero debía recordar constantemente a los jóvenes Oblatos que fueran razonables, pues en caso contrario quedarían exhaustos y no serían útiles para el ministerio.

Su celo no va de acuerdo con la razón:
Apenas han vuelto de Sabran, y ya han salido para Condoulet. ¿Por qué, mi querido amigo? Ese celo no va de acuerdo con la razón. Son todos jóvenes; necesitan descansar después de una misión. Quince días no hubiera sido demasiado. No les permito un intervalo menor entre la de Condoulet y la que planean hacer en Fourquet.
Termino pidiéndote cuidar a tus hermanos y que cuides de ti mismo.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Enero 29, 1828, EO VII núm. 292

 No sabes moderarte:
Dios me libre de aceptar que dejen de descansar antes de ir de nuevo en campaña; es algo que nunca hay que pedir. No siempre se siente la fatiga, pero no por ello es menos necesario descansar, sobre todo cuando uno es joven como lo son nuestros queridos Padres Martin y Sumien, y tú, aunque eres un poco mayor, lo necesitas más que los demás, pues no sabes moderarte.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Febrero 19, 1828, EO VII núm. 294

 Nunca aceptes hacer más de lo que puedas:
In primis et ante omnia: descanso, descanso, descanso. Tu primer deber es procurarlo a tus colaboradores. Así que mientras sean jóvenes, habrá un intervalo de quince días entre una misión y otra. No se comprometan nunca a hacer más de lo que puedan. En caso de haber cometido la imprudencia de hacerlo, revoquen una promesa dada con excesiva ligereza.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Febrero 21, 1828, EO VII núm. 295

 A pesar de todo lo que haces, convéncete de que siempre quedará mucho por hacer:
… Verás por lo anterior, que nunca he cambiado de idea sobre el descanso. Sientes necesidad de él más que cuando tuviste la idea de salir tan pronto para Condoulet. Por mucho que hagas, convéncete de que siempre quedará mucho por hacer; así que es inútil extenuarse, sólo concebiría que matándose uno, acabara todo lo que hay que hacer.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Marzo 4, 1828, EO VII núm. 296

 Sin importar cuánto bien deseemos hacer, es cierto que necesitamos nos recuerden constantemente el trabajar dentro de nuestras limitaciones.

 

“Es un deber mantener el cuerpo con buena salud…. de otra forma, no podremos mantener una mente fuerte y clara.”   Buddha

 

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

LOS CEMENTERIOS ESTÁN LLENOS DE GENTE  INDISPENSABLE

Los Padres Honorat (de 28 años de edad), Martin (24 años) y Sumien (25 años) realizaban una misión parroquial en la aldea de Condoulet. Estos tres jóvenes Oblatos estaban llenos de celo y entusiasmo, y a Eugenio le preocupaba se excedieran en su esfuerzo.

Exijo que dediquen al menos siete horas al sueño. 

Necesitan poner las cosas en perspectiva y sólo hacer lo que puedan – sin creer que son  indispensables.

Los que no puedan confesarse un día, vendrán después, y aun en el caso que no pudieran pasar, no cancelo mi orden.
Abrazo a esos queridos misioneros; me resulta difícil no estar ellos. Dios colme a todos de sus gracias más abundantes; por mi parte, les bendigo en su nombre y los quiero. Adiós.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Enero 22, 1828, EO VII núm. 291

 El consejo de Eugenio sigue vigente hoy en día para el ministerio. Una de las tentaciones al ser trabajadores pastorales es creer que necesitamos dar respuesta inmediata a todos los problemas y necesidades pastorales. Tendemos a sentirnos indispensables y con culpa cuando no podemos responder.

 

“Los cementerios del mundo están llenos de gente indispensable.”   Charles De Gaulle

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

PREPARAR EL TERRENO PARA EL ÉXITO DE LOS DEMÁS

Al inicio del nuevo año, 1828, Eugenio reflexionaba acerca de su situación de estar condenado al monótono trabajo administrativo en Marsella, ya en su quinto año. Al darse cuenta del paso de los años, compartía parte de su depresión con el P. Courtès.

Y luego ¿cómo resignarme a todos los detalles monótonos que ocupan la mitad, y con frecuencia la totalidad de mis jornadas? Querido Courtés, no puedo más, y la muerte se acerca, pues me estoy aproximando a la vejez.

Estaba por cumplir 48 años – ¡que parecía ser una edad avanzada en esa época. Dejándose llevar por una buena dosis de emotividad sureña, relata un sombrío panorama de sus prospectos y habilidades! En consecuencia, encarga a los Oblatos más jóvenes seguir los ideales que les había encomendado.

Cuando quede libre, ya no podré actuar. Mientras tanto, Dios les libre del hombre tan inútil que me he vuelto; ayúdenme ustedes. Que la obra del Señor se cumpla…

Carta a Hippolyte Courtès, Enero 2, 1828, EO VII núm. 289

¡No se imaginaba, en su tristeza, que tendría 33 años más de dinamismo generador de vida por delante, en los que lograría una extraordinaria labor para Dios!

 

“En última instancia, el liderazgo no se trata de actos gloriosos, sino de conservar el enfoque de tu equipo hacia una meta y motivado para dar lo mejor para lograrla, en especial cuando hay mucho en juego y las consecuencias realmente importan. Se trata de preparar el terreno para el éxito de los demás, y después hacerse a un lado y dejarlos brillar.”   Chris Hadfield

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment