CON MARÍA INMACULADA DURANTE LA PAUSA

Les deseo a todos  un fructífero Adviento y todas las bendiciones de la Navidad.

Le pedimos a María Inmaculada que nos acompañe durante este período.

María Inmaculada es la patrona de la Congregación. Dócil al Espíritu, se consagró enteramente, como sierva humilde, a la persona y a la obra del Salvador. 
En la Virgen que recibe a Cristo para darlo al mundo del que es única esperanza, los Oblatos reconocen el modelo de la fe de la Iglesia y de la suya propia.
La tienen siempre por Madre. Viven sus alegrías y sufrimientos de misioneros en íntima unión con ella, Madre de misericordia. 
Y dondequiera que los lleve su ministerio, tratan de promover una devoción auténtica a la Virgen Inmaculada, que prefigura la victoria definitiva de Dios sobre el mal.

Regla de Vida   CC&RR  Constitución  10

Les recuerdo que todas las 2497 meditaciones sobre los escritos de San Eugenio están siempre en el sito  http://www.eugenedemazenod.net/esp/ – y que pueden investigar una palabra o un tema utilizando el “buscar” de la página de inicio.

Cada día los invito, tambien a leer “Inspiraciones Diarias”: https://www.omiworld.org/es/inspiraciones-diarias/

¡Feliz Navidad!

Frank Santucci OMI

Cátedra Kusenberger de Estudios Oblatos
Oblate School of Theology San Antonio, Texas

Publicado en Uncategorized | 1 comentario

LA INMACULADA CONCEPCIÓN: LA MADONNA OBLATA

«El 15 de agosto de 1822 se celebró la festividad en la Iglesia de la misión de Aix. El P. de Mazenod bendijo, en presencia de una gran congregación de sus jóvenes y otros fieles, una estatua de la Santísima Virgen, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción. Es esta estatua la misma a la que recurrimos para largas y frecuentes oraciones: se ha convertido en uno de los objetos más preciados de los orígenes de la familia.» (Rey I, pág. 280)

Las cartas de Eugenio de 1822 han mostrado las muchas preocupaciones y dificultades que experimentaba. No menos importante entre ellas estaba su preocupación por la sobrevivencia y el futuro de su pequeño grupo de Misioneros. Fue en este espíritu que bendijo la nueva estatua en la capilla, la cual se convirtió en la oportunidad de una fuerte percepción dadora de vida. De inmediato escribió a Henri Tempier, quien se encontraba en Laus.

Creo también deberle un sentimiento particular que he sentido hoy, no digo precisamente más que nunca, pero ciertamente más que de ordinario.

Eugenio normalmente era reservado y no comentaba sus experiencias espirituales profundas. Su experiencia “más que de ordinario” estaba conectada con la vida de los Misioneros de Provenza, quienes atravesaban dificultades externas y cuya existencia en el futuro pendía de un hilo.

No lo definiré bien porque encierra varias cosas que se refieren sin embargo todas a un solo objetivo, nuestra querida Sociedad.

Luego describe la confirmación recibida de que la fundación de los Misioneros había provenido de Dios y Dios le había asegurado un futuro sólido para su grupo.

Me parecía ver, tocar con el dedo,
que encerraba el germen de muy grandes virtudes,
que podría hacer un bien infinito;
la encontraba buena,
todo me gustaba en ella,
amaba sus reglas, sus estatutos;
su ministerio me parecía sublime, como lo es en efecto.
Encontraba en su seno unos medios de salvación asegurados, hasta infalibles, del modo como se me presentaban a mí.

Carta a Henri Tempier, Agosto 15, 1822, EO VI n. 86

Esta fue la gracia que la Madonna Oblata había conseguido para Eugenio: la seguridad proveniente de Dios de que iba por el camino correcto y necesitaba perseverar, a pesar de todas las tormentas a su alrededor, que parecían amenazar la existencia de los Misioneros.

Doscientos años después, continuamos cosechando el fruto de esta confianza con que nuestra Madonna Oblata nos “sonrió”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

VEO UNA NUEVA ERA PARA NUESTRA CONGREGACIÓN EN EL NUEVO MUNDO, SI COMO ESPERO, SU EJEMPLO ES IMITADO

El Padre Pierre Aubert respondió de inmediato sobre su nueva asignación con una carta de aceptación que conmovió profundamente a Eugenio.

“Mi querido hijo, acabo de recibir su carta del 7 y me ha causado tal alegría que no puedo dejar de expresarle mi gran satisfacción. No me extenderé, pues el P. Guigues saldrá dentro de unas horas, al terminar las cartas que quiero que lleve. Querido hijo, colocaré su preciosa carta muy cerca de mi corazón. Veo una era nueva para nuestra Congregación en el nuevo mundo, si como espero, su ejemplo es imitado y si sus buenos sentimientos son transmitidos a todos aquellos que han recibido la misma misión que usted”.

Carta al P. Pierre Aubert, Junio 10, 1844, EO I núm. 40

Para mayores detalles de los logros del P. Pierre Aubert, ver: https://www.omiworld.org/es/lemma/aubert-joseph-pierre-blaise-es/

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LE ASIGNO A ESA HERMOSA MISIÓN

“El P. Guigues irá acompañado de un Padre y un Diácono de la Sociedad. Con la ayuda de Dios se enviarán más, de ser necesario, pero quisiera tomar un tiempo de respiro”.

Carta al Obispo Bourget de Montreal, Junio 7, 1844, EO I núm. 37

¡Cómo han cambiado los tiempos! El Padre Pierre Aubert fue informado de su nombramiento para ir a  Canadá el 7 de junio, y tuvo seis días para prepararse y unirse al Padre Guigues para el viaje.

“Mi querido Padre Aubert: estaba lejos de pensar cuando le escribí el otro día, que le escribiría de nuevo tan pronto para confiarle una misión de tanta importancia. Acabo de recibir varias cartas de Canadá; el horizonte se extiende cada vez más. A los establecimientos que ya hay en la diócesis de Montreal, hay que añadir los que nos ofrecen en la de Kingston, tanto para el trabajo con los indígenas, como para los grandes depósitos de madera. No es posible abandonar a los pueblos donde nuestros Padres hacen ya tanto bien. Y he aquí que inesperadamente el Sr. Obispo de Quebec solicita a gritos a nuestros misioneros para su inmensa diócesis. Es de suma importancia responder a su invitación, pues somos los primeros que ha llamado. Conforme a esta nueva situación, no puedo enviar solo al P. Guigues; hace falta que otros Padres lleguen con él, mientras me es posible enviar otros a esas regiones que suspiran esperando la Buena Nueva.

“Voy a ordenar diácono al H. Garin para acompañar al P. Guigues y a usted a esa hermosa misión. Prepárese para salir el miércoles y estar en Lyon el jueves por la mañana en la dirección que le ha dado el P. Guigues, quien llegará al mismo tiempo con su otro compañero y seguirán su camino juntos hacia Paris y el Havre, donde embarcarán.

Les acompaño con mi bendición paternal, lamentando no poder formar parte del grupo. Adiós, mi querido hijo, le abrazo de todo corazón”.

Carta al Padre Pierre Aubert, Junio 4, 1844, EO I núm. 36

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL PADRE BRUNO GUIGUES: «ALTER EGO» DEL FUNDADOR

Al escribir al Obispo de Montreal para informarle del nombramiento del Padre Guigues, Eugenio se refiere a él como su «alter ego».

“Así entonces, no basta que envíe a algunos más para formar con mayor facilidad las comunidades solicitadas; considero un deber hacer el mayor sacrificio para organizar convenientemente una especie de provincia de nuestra Congregación en América. Para ello he elegido a un hombre distinguido y que ha salido airoso en una administración difícil.

Además, goza de gran consideración, tanto dentro de la Congregación como fuera de ella…

Encargo esa misión al P. Guigues, con las facultades más extensas; sería de algún modo el “alter ego” que tendría autoridad sobre todos los miembros de nuestro Instituto, sin importar quiénes sean, y sobre todas las comunidades de la Congregación en América. Será él con quien los Obispos deberán tratar en todo lo referente a los servicios que deseen de la Congregación en los establecimientos que deseen formar en sus diócesis, etc…”.

Carta al Obispo Bourget de Montreal, Junio 7, 1844, EO I núm. 37

Este «alter ego» era el representante del Superior General en todos los asuntos administrativos, aunque era también un Oblato permeado por el espíritu del carisma recibido por Eugenio, que aseguraría su continuidad.

“En una palabra, nuestro Visitador Extraordinario podrá efectuar, según la extensión de la jurisdicción en su provincia, todo cuanto el Superior General puede efectuar en toda la Congregación”.

Acta constituyendo al Padre Guigues como Visitador Extraordinario para los Oblatos en Canadá, Junio 10, 1844, EO I núm. 41

“… Tendrá durante la duración de su comisión para América, todos los derechos que ejerzo en la Congregación, a excepción de la admisión de los candidatos a la oblación, su expulsión de la Sociedad y la dispensa de los votos religiosos, de convocar el Capítulo y otras facultades que no tienen relación con el servicio especial de la Congregación en América”.

Carta al P. Jean Baptiste Honorat, Junio 8, 1844, EO I núm. 39

Se pueden encontrar más detalles acerca del Padre Bruno Guigues en: https://www.omiworld.org/es/lemma/guigues-mons-joseph-bruno-eugene-obispo/

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL OBISPO DE KINGSTON, TESTIGO DE LAS MARAVILLAS QUE DIOS REALIZABA A TRAVÉS DE SU MINISTERIO, LES LLAMÓ A BYTOWN, CIUDAD EN SU DIÓCESIS

En solo tres años la misión canadiense había crecido de una forma increíble y los obispos locales llegaron a apreciar el potencial misionero de los Oblatos.  Había llegado el momento de nombrar a un Oblato capacitado como supervisor y el fundador se decidió por el P. Guigues, que contaba con el respeto del Obispo de Grenoble, de la diócesis donde trabajaba. Eugenio escribió al Obispo para darle la noticia de manera diplomática y le hace un recuento del buen trabajo misionero de los Oblatos en Canadá.

“Conoce todo el bien que han realizado los Oblatos de María Inmaculada en la vasta diócesis de Montreal y ha sabido que otras regiones se han abierto a ellos. El Obispo de Kingston, testigo de las maravillas que Dios realizaba a través de su ministerio, les llamó a Bytown, ciudad en su diócesis, confiándoles la misión con los indígenas. Al mismo tiempo les ha encargado atender las necesidades espirituales de los leñadores en ese país, que abarcan entre tres y cuatrocientos hombres diseminados en los diversos bosques donde pasan 6 ú 8 meses ocupados, sin ninguna ayuda religiosa contra los peligros de esa vida nómada y disipada…

Es por ello que considero conveniente enviar a alguien capaz y de toda mi confianza para organizar el servicio regular de la Congregación en los diversos ministerios que se les han confiado y en los diferentes lugares donde juzgue oportuno establecerse. Esa persona solo puede ser el P. Guigues, de quien conoce su capacidad y dedicación. Pienso que el afecto fraterno para la familia cuyos intereses usted ha defendido siempre, le hará aprobar esta decisión y su diócesis no sufrirá por la ausencia del P. Guigues…”.

Carta al Obispo Philibert de Bruillard, Obispo de Grenoble, Mayo 24, 1844

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CONFESOR DE LOS NOVICIOS DE HABLA INGLESA

 El Padre Casimir Aubert fue uno de los jóvenes Oblatos muy cercano al Fundador, quien confiaba en él para muchas cosas.  El Padre Daly había dado inicio a la presencia de los Oblatos en las Islas Británicas, aunque era joven e inexperto. Por ello Eugenio había enviado al Padre Aubert, que era mayor y con más experiencia, para estar a cargo por un tiempo. Había algunos asuntos que atender, y ahora el P. Aubert estaba de vuelta en Francia.

“Bendito sea Dios, mi querido hijo, que ya descansan después de un largo viaje. Estamos tranquilos ahora, por lo que no me pesa ese viaje, por penoso y costoso que haya podido ser. Sólo faltaba eso para quedar en paz”.

A su llegada a la comunidad de Osier, querían que fuera el maestro de novicios suplente, a lo que se rehusó, pero le dio la oportunidad de estar con los cuatro novicios que había enviado de Irlanda.

“Has hecho muy bien en actuar como lo hiciste al llegar a l’Osier. No podías quedar como maestro de novicios en una casa en la que cada quien tiene su lugar. Sin embargo, podrás confesar a los novicios ingleses, mientras aprenden suficiente francés para aprovechar la dirección del maestro de novicios”.

Tres días después, Eugenio aun trataba de terminar la carta, en medio de sus muchas responsabilidades.

“No hay forma de terminar la carta, aunque me despido para que no estés preocupado por un retraso  prolongado. Te abrazo de todo corazón y saludo a los cuatro irlandeses, recomendándoles aprovechar bien el resto de su noviciado. Adiós”.

Carta al P. Casimir Aubert, Marzo 21, 1844, EO III núm. 6

Tres de los cuatro irlandeses se convirtieron en excelentes Misioneros Oblatos: uno en Ceylán, uno en Canadá y uno en la futura provincia Angloirlandesa. El carisma recibido por Eugenio de Mazenod se estaba enraizando y extendiendo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA FALTA DE CONFIANZA EN LA GRACIA DE JESUCRISTO, DE QUIEN HAN SIDO INSTRUMENTOS POR TANTOS AÑOS

El Padre Magnan había sido enviado a participar en una misión y esperaba que se le uniera el Padre  Courtès, quien tenía más experiencia, pero cuando este último cayó enfermo y no pudo hacerlo, el joven Oblato entró en pánico.

“Mi querido P. Magnan, es verdaderamente singular el temor que se apoderó de todos ustedes; ese temor del qué se dirá, el grito de desamparo ante el pueblo de Brignoles que paralizó a todos, y todo porque les hizo falta el P. Courtès. Si no me hubiera preocupado algo más, me habría reído de ello”.

Eugenio enfatiza que son enviados como instrumentos a través de los cuales actuará el Salvador y que Jesús nunca ha abandonado a su misioneros.

“Al ser enviados en nombre del Señor, dejen de una vez todas esas consideraciones humanas, efecto de un mal disimulado orgullo y falta de confianza en la gracia de Jesucristo, de quien han sido instrumentos por tantos años. Merecerían que esa gracia fuera retirada de su ministerio, y entonces podrían temer el juicio de los hombres, pero mientras esté con ustedes, han de convertir a las almas con sermones sencillos, poco rebuscados e inspirados solamente por el espíritu de Dios, que no utiliza el elegante lenguaje de los retóricos…

Por supuesto, el P. Vincens será el superior de la misión y recomiendo a todos recobrar la dignidad de su gran ministerio; no han sido enviados a Brignoles para lograr aplausos, sino para convertir las almas por virtud de la gracia de Jesucristo que nunca ha faltado, a menos que cuenten más con su esfuerzo que con su poder…”

Eugenio le recuerda que

“A través de su ministerio, la Palabra de Dios obra milagros de conversión desde hace muchos años”.

Carta al Padre Jean Magnan, Marzo 8, 1844, EO X núm. 836

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

DESEO INSISTIR EN QUE NUESTROS PADRES NO VAYAN SOLOS A LAS MISIONES

Para Eugenio la comunidad apostólica nunca fue algo negociable de la vida Oblata. Al enviar a los primeros Misioneros a Canadá, su intención fue que vivieran en una comunidad desde la cual pudieran realizar sus misiones. Sin embargo, una vez ahí, los Oblatos se dieron cuenta de la necesidad urgente de evangelización de la gente que se encontraba abandonada y no tenía quien les ofreciera la posibilidad de la salvación eterna. Así se inició el conflicto permanente entre dos valores Oblatos: la cercanía a la gente para cubrir las necesidades más urgentes, frente a la necesidad de una comunidad apostólica.

“Tengo algo que decir sobre elegir al Hno. Laverlochère para las misiones con los indígenas: ¿no saben que necesita mucha práctica en las virtudes, no sólo religiosas sino cristianas? ¿Y cómo lo destinan de pronto a una misión tan delicada? No es conveniente se le deje solo. Y a propósito, deseo insistir en que nuestros Padres no vayan solos a las misiones. Los Padres Jesuitas acaban de regular que sus Padres irían siempre de dos en dos. Deseo que adopten ese método. Solo con dispensa y por necesidad sería de otra forma”.

Carta al Padre Jean Baptiste Honorat, Marzo 1°, 1844, EO I núm. 32

Veremos que esta fue una preocupación constante para Eugenio conforme aumentaron las misiones en el extranjero. Se trata de una lucha que aun hoy en día no ha sido solucionada del todo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

DE NO TERMINAR LOS ESTUDIOS A SU TIEMPO, SE ES UN IGNORANTE

Era notorio el efecto que los Oblatos habían tenido desde su llegada al Este de Canadá tres años antes, y se recibían solicitudes de misioneros de varios lugares. Eugenio se veía presionado para responder a las invitaciones y enviar nuevos Oblatos a las misiones en Canadá.  Había cometido el error de enviar a un par de escolásticos que habían prometido terminar sus estudios, pero que se habían involucrado tanto en el ministerio, que no lo hicieron.

“Vuelvo a su proyecto de ordenar a los diáconos para Pascua. Hablé con el P. Tempier, pues él sabe mejor que yo el tiempo que han dedicado a los estudios, sobre todo a los teológicos. Hablamos de hasta casi la falta de estudios literarios del Hermano Laverlochère…

No es de suponer que haya estudiado mucho desde que está en Longueuil. Sé que lo han dedicado a las lenguas indígenas y es de pensarse que lo ha hecho con dedicación y en detrimento de los demás estudios. Es inútil creer que estudiarán más adelante; de no terminar los estudios a su tiempo, se es un ignorante. En las misiones, más que en cualquier otro sitio, hay que ser instruidos, ya que no se tiene siempre la ayuda de los libros a consultar.

Que la teología sea enseñada como se debe y no se descuide tampoco la composición, porque un misionero debe evitar predicar sin sentido común, sin estilo, sin método y sin doctrina”.

Carta al Padre Jean Baptiste Honorat, Marzo 1°, 1844, EO I núm. 32

Tal vez sea un importante recordatorio para nuestros estudiantes actualmente

Publicado en Uncategorized | 1 comentario