PAUSA POR LA SEMANA SANCTA Y PASCUA

San Eugenio nos hablara de nuevo el lunes 28 de abril.

Les recuerdo que todos los escritos del blog están siempre en el sito (desde agosto 2010)– y que pueden buscar una palabra o un tema utilizando el “search” de la página de inicio.

¡Feliz Pascua!

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL TESTIMONIO TANGIBLE DE NUESTRA VIDA

En preparación para la reunión de decisión de los cardenales, Eugenio acudió el día anterior a conocer a uno de ellos, por primera vez.

Creo haberle dicho que el cardenal Pallotta me citó hasta el martes a las 10 de la noche. Llegué puntualmente a la cita. Inmediatamente fui llevado a la habitación de Su Eminencia, quien me recibió con la mayor cortesía, expresándome el gusto que tenía en conocerme. Me dijo que, aunque no le habían dejado más que dos días para examinar nuestro asunto, se había apresurado a leerlo por completo, y que estaba muy satisfecho, aunque había hecho algunas pequeñas observaciones que iba a comentarme…

Eugenio escuchó a continuación las preguntas sobre algunos de los puntos menores que tenía el Cardenal para los que esperaba modificaciones, continuando la narración, mostrando que el buen trabajo realizado por los misioneros, fue lo que impresionó en forma más favorable al Cardenal :

Hablamos después del bien que realizan nuestros queridos hermanos, se enterneció con mi relato de algunas de sus obras, y comentó muy justamente, a propósito de la curación milagrosa del mudo castigado por Dios, [ed. un incidente ocurrido durante la predicación del P. Albini, uno de los Oblatos], que eso no era nada en comparación con los milagros de conversión logrados en las almas. Me retiré muy contento y me pareció él estar también muy satisfecho conmigo.

Carta a Henri Tempier, Febrero 16, 1826, EO VII núm. 224

 

“Recordemos todos esto: no se puede proclamar el Evangelio de Jesús sin el testimonio tangible de vida de cada quien.”     Papa Francisco

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

EN ROMA SON ESCLAVOS DE LA BUROCRACIA

Eugenio prosigue la narración acerca de su estancia en Roma para intentar recibir la aprobación papal para los Oblatos

Mis preocupaciones se reanudan, mi querido Tempier, con nuestro asunto, tras un mes de estancamiento. Anteayer hice por centésima vez mis recorridos acostumbrados; esta vez tuvieron algún resultado… Finalmente estamos en camino; se ha convocado para el miércoles la congregación en casa del cardenal prefecto … Así que seguiré preocupado hasta entonces 

Después comparte cómo el nerviosismo y la frustración se están apoderando de él, evocando hacer cualquier otra cosa que estar en esa situación en Roma.

¡Ay querido amigo! vale más predicar misiones, incluso el fastidio como vicario general, que la triste y agobiante labor que tengo aquí. El beato Alfonso lo hizo con más dificultad en varias circunstancias de su vida. Le invoco en este momento para obtener la paciencia y éxito al final, porque todo esto no será nada, de lograr lo que pedimos… En Roma son esclavos de la burocracia. Hay que pasar por ello. Esperemos, pues, el resultado de la reunión del miércoles…

Carta a Henri Tempier, Febrero 11, 1826, EO VII num. 223

 

“Nuestra fatiga es a menudo causada no por el trabajo, sino por la preocupación, la frustración y el resentimiento.”     Dale Carnegie

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

RELIQUIAS DE LOS MUERTOS

Después de la comida, fui a hacer el recorrido de San Pablo extramuros. !Qué dolor ver una basílica tan hermosa consumida por el fuego!… 
La iglesia, que conmemora el lugar donde fue enterrado Pablo, había sido destruida parcialmente en un incendio. Casi treinta años después, Eugenio presenció cuando el Papa re-dedicó la basílica restaurada. Su nombre se encuentra en una placa conmemorativa en el santuario.
Se conserva todavía en una de las capillas laterales que no fue destruida por el fuego, el crucifijo milagroso que, dicen, habló a Santa Brígida. Me mostraron en esa misma capilla las esposas de San Pablo. Son simplemente un trozo de cadena parecido a las de nuestras maletas.

Diario en Roma, Enero 29, 1826, EO XVII

 En este comentario vemos cómo Eugenio siempre mantuvo un perfil bajo acerca de las experiencias religiosas extraordinarias y cauteloso acerca de los objetos de devoción de origen dudoso.

 

“Cualquier reliquia de los fallecidos es preciosa, de haber tenido una vida valiosa.”    Emily Bronte

Posted in diario | Tagged | Leave a comment

PREFIEREN SER SACERDOTES A HERMANOS RELIGIOSOS

Eugenio admiraba a los Hermanos en Roma y deseaba que más se unieran a los Oblatos en Francia.

Entre otros, tienen tres alemanes valiosos en Perú… No sé por qué no tenemos de esos buenos alemanes en Francia. 

Con tristeza hace un comentario sobre la situación en Francia. Los que consideraban la vocación como Oblatos, preferían ser sacerdotes, pues parecía muy fácil entrar al estado eclesiástico.

Respecto a los franceses, se entiende por qué los jóvenes inclinados a la vida religiosa, al poder ser admitidos al estado eclesiástico sin dinero ni talentos, se dejan llevar por ese camino…

Carta a Henri Tempier, Enero 28, 1826, EO VI núm. 221

 Hoy en día se enfatiza el valor de la vocación como Hermano Oblato:

“Los Hermanos oblatos participan del único sacerdocio de Cristo. Están llamados a colaborar a su manera en la reconciliación de todos los seres en Él (cf. Col 1, 20). Por su consagración religiosa dan testimonio de una vida enteramente inspirada en el Evangelio.” CC&RR, Regla 7 c

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

LOS HERMANOS RELIGIOSOS EVANGELIZAN A TRAVÉS DE SUS TALENTOS

Desde el momento en que los Oblatos se convirtieron en congregación religiosa en 1818, el pertenecer a ellos estuvo abierto a hombres que quisieran ser misioneros, ya fuera como sacerdotes o hermanos. Al principio hubo muy pocos que se unieron como Hermanos, poniendo su talento personal al servicio de la misión. En Roma, Eugenio conoció a muchos Hermanos de otras congregaciones que le impresionaron.

El Hermano que me sirve desearía seguirme a toda costa: todavía es sólo novicio, tiene 20 años y es zapatero de oficio. Es un joven encantador, que sabe algo de costura y cocina. Me cuesta aceptar su deseo, pero es duro para nosotros no tener Hermanos, mientras que aquí sobran; entre otros, tienen tres alemanes valiosos un Perú. Uno es carpintero, otro cocinero, y el tercero sastre.

Carta a Henri Tempier, Enero 28, 1826, EO VI núm. 221

Actualmente:

“En todas partes, los Hermanos participan en la obra misionera de la construcción de la Iglesia, especialmente en los territorios en que la Palabra se proclama por primera vez. Enviados por la Iglesia, su servicio técnico, profesional y pastoral, así como el testimonio de su vida, constituyen su ministerio de evangelización.” CC&RR, Regla 7 c

 

“La unidad es fortaleza… se pueden lograr maravillas cuando existe el trabajo en equipo y la colaboración.” Mattie Stepanek

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

VIVIÓ Y DEJÓ A LOS DEMÁS OBSERVARLE

Eugenio, como fundador de los Oblatos, se consideraba el padre religioso de cada uno de los miembros. Hippolyte Courtès tenía un lugar especial en la vida de Eugenio. Cuando adolescente, fue miembro de la congregación de los jóvenes y estuvo en el primer grupo de novicios que se unió a los Misioneros, además de estar siempre cerca de Eugenio como un importante compañero y consejero.

Al escribirle, Eugenio bromea con él sobre todos los motivos de porqué su carta no era estrictamente necesaria

Tal vez sería más congruente con la estricta pobreza, privarme del gusto de escribirte para ahorrarte los gastos del envío de mi carta, sabiendo por otra parte que estás al tanto de mis noticias, ya que el P. Tempier se encarga de dártelas y de pasarte incluso las cartas que le escribo. Pero sería exagerar un poco la perfección de esta virtud, aun cuando la razón para escribirte sólo fuera la satisfacción de nuestra correspondencia, 

Luego comenta las razones, además del gran gusto que le da estar en contacto con él, de porqué es importante estar en comunicación directa:

eres el superior de la casa más interesante de nuestra Sociedad,
tienes bajo tu dirección la esperanza de la Compañía [ed. los novicios],
y eres uno de los principales miembros de la familia;
es, pues, justo que te escriba de vez en cuando directamente, así que lo hago sin preocupación y con toda la satisfacción de mi relación contigo, a quien tengo la dicha de amar casi desde que empezaste a existir.

Carta a Hippolyte Courtès, Febrero 2, 1826, EO VII núm. 222

 

“Mi padre no me dijo cómo vivir, vivió y permitió a los demás observarle.”    Clarence Budington Kelland

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

FINANZAS: LO QUE ME INQUIETA ES MI ROPA

Eugenio era escrupuloso acerca de los gastos innecesarios en él. Al escribir a Tempier desde Roma, le da una idea de a lo que su frugalidad le ha llevado.

Con este dinero pagué mis deudas, es decir, dos meses de alimentos en la casa donde vivo…
Lo que me inquieta es mi ropa. Hay que ver cómo la cuido. Aprovecho el tiempo seco para acabar de gastar mis viejos pantalones, que están rotos en ambas rodillas y en la entrepierna, por delante y por detrás, pero la sotana lo tapa todo. Cuando llueve, hay que levantarlo y se vería demasiado. Tengo demasiadas camisas, en cambio, los calcetines son mi tormento: cada vez que los uso, tengo que hacer agujeros. Si no tuviera que ir todos los días ante algún cardenal, no me quitaría la sotana vieja, cuyas arrugas ocultaría mi hermoso manteo; la uso por la mañana antes de salir. Sólo el amor a la pobreza es lo que me obliga a mudarme tres veces al día, porque al volver por la tarde, me cambio de nuevo, temiendo estar aún a la mitad de mi estancia aquí.

Carta a Henri Tempier, Enero 28, 1826, EO VII núm. 221

 

“Nuestra vida de pobreza es tan necesaria como el trabajo mismo. Sólo en el cielo veremos cuánto debemos a los pobres por ayudarnos a amar más a Dios por causa de ellos.”   Madre Teresa

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

FINANZAS: COOPERANDO CON LA DIVINA PROVIDENCIA

Desde Roma, Eugenio comparte sus preocupaciones acerca de las finanzas de los Oblatos y de la obligación de cubrir las necesidades de los miembros en el futuro.

Quisiera que no perdiera usted de vista algo que continuamente me preocupa, y es que nadie en nuestra Compañía tiene un centavo, y que el día que falten ciertos recursos, tendremos problemas para alimentar y vestir a tanta gente;
sé que hay que contar con la divina Providencia, como aconseja la sabiduría cristiana.
Por eso he tenido siempre el propósito de reunir un capital que pueda cubrir las necesidades más urgentes, sin la idea de atesorar, sino para suplir a las dotaciones que todas las Congregaciones tienen en todos los países del mundo, pues si ocurriera que algún día nos quedáramos sólo con la retribución de las misas, no tendríamos con qué hacer avanzar a nuestras comunidades. Si se emplea el dinero en construcciones, quedamos en cero. Piénselo bien, porque quienes se entregan a Dios en la Compañía, tienen derecho a que se cubran sus necesidades.

Carta a Henri Tempier, Enero 20, 1826, EO VII núm. 219

 

“El futuro comienza hoy, no mañana.”    Papa Juan Pablo II

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

RECORDARÁN POR MUCHO TIEMPO LO QUE EL SENTIMIENTO PUEDE INSPIRARME Y CON CUÁNTA FUERZA SE RECHAZAR LAS TONTERÍAS

Lo que me encanta de Eugenio es que en este santo encontramos a una persona profundamente humana, con cualidades agradables y desagradables. Aun así, este hombre imperfecto podía encontrar a Dios y relacionarlo de forma profunda y generosa en todo. El texto de hoy es de su diario personal en Roma, en el que vuelca sus fuertes emociones provenzales, sacando vapor! Había asistido a la Misa anual (que los monárquicos como él) celebraban para recordar la muerte en la guillotina del Rey Luis XVI, en 1793. La liturgia no le había impresionado y estaba algo contrariado al final.

Después de la misa, fui a San Luis de los Franceses para asistir al servicio por Luis XVI [en el aniversario de su ejecución]… Esa ceremonia fue de lo más pobre; no hubo discursos, ni lectura del testamento, ni música. Para compensarnos, el buen superior cantó el prefacio de los difuntos muy solemnemente, en el tono de Pascua y Navidad.

Fue después a la Iglesia de Santa Inés, en Piazza Navona, que marcaba el lugar de su martirio en un burdel.

Tampoco estuve satisfecho con la visita a la iglesia de Santa Inés; era demasiado tarde para admirar la belleza del edificio, pero pude ver bien con la ayuda de los cirios encendidos en el subterráneo, adonde bajamos después de adorar a Dios en la iglesia superior. Nunca, en mi opinión, hubo una devoción más desagradable y digna de censura. Cuenta la tradición que estos subterráneos eran el lupanar adonde fue llevada santa Inés. Primero, no creo nada de eso, el local es horrible y parece más un calabozo que un lugar de esa clase. Pero no importa, quieren convencernos de ello y para no olvidarlo, lo primero que se ve al bajar la escalera, es esta hermosa inscripción que debía habernos edificado al rezar el oficio: “Ingressa Agnes turpitudinis locum.” [ed. entrada de Inés al lugar indecente] Sentía la tentación de volver; tal era el horror que me daba la idea de entrar “in loco turpitudinis”… Pero no, había que seguir hasta el final.
En la primera capilla a la izquierda, al entrar a ese infame lugar, sobre el altar, en lugar de un cuadro, un bajorrelieve que a primera vista, me pareció bien hecho. Digo a primera vista, porque de inmediato quité los ojos de ese horror. El bajorrelieve representa a la santa desnuda, con los cabellos por todo vestido, entre dos soldados que la llevan ¿adónde y a qué? La historia, o más bien la tradición, lo dicen bastante.
No pude contener más mi indignación y los dos Lazaristas que esta tarde quisieron apoyar esas infamias, recordarán por mucho tiempo lo que el sentimiento puede inspirarme y con cuánta energía sé rechazar las tonterías que se tiene el valor de decir en una causa tan escandalosa.
Antes de que entrara, acudió a ese santo lugar el noviciado de los Benedictinos y no sé qué otro colegio eclesiástico después. Tanto el maestro de novicios como el rector del colegio merecerían una paliza, y recibir además un escarmiento, para darles tiempo de aprender lo que deben hacer.

Diario en Roma, Enero 21, 1826, EO XVII

 

“Habla al estar enojado y darás el mejor discurso del que siempre te arrepentirás.”   Ambrose Bierce

Posted in diario | Tagged | Leave a comment