PAUSA HASTA EL 4 DE OCTUBRE

Un problema técnico con las traducciones nos ha obligado a hacer una pausa hasta el 4 de octubre.

Le invito a que vuelva a visitar algunas de las entradas más antiguas (hay 2435 para elegir)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

UNA INVITACIÓN A REZAR CON LA FAMILIA MAZENODIANA EN TODO EL MUNDO

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

TE RUEGO FACILITES MI CAMINO Y NO SEAS DE LOS QUE SOLO SABEN ACUMULAR NUBES, PUES YA HAY DEMASIADAS EN EL AMBIENTE EN EL QUE VIVO

Como Superior General, Eugenio tenía una visión global de las necesidades comunitarias y ministeriales de los Oblatos y no fue siempre fácil convencer a algunos de ellos que debían enfocarse más allá de su ministerio inmediato y sacrificarse por el bien de toda la familia Oblata. Esta carta nos da un ejemplo de alguien que se permitió nublar el cielo de la visión general. Exasperado, Eugenio dice que ¡hay ya demasiadas nubes en su entorno!

“Debes hacer que el Hno. Nicolás esté dispuesto a obedecerme como debe,  que no se resista y pueda enviarlo a enseñar el dogma a Ajaccio. Es el único medio que tengo para liberar al P. Bellon y poder emplearlo según nuestras necesidades….

En una palabra, emplea toda tu habilidad para llevarlo a la determinación consciente de no poner obstáculo a mis decisiones, que son tomadas ante Dios para el verdadero bien de la Congregación que me está confiada. Si los hombres fueran lo que deben ser, no tendría necesidad de tomar tantas precauciones para asegurar el éxito de algo que considero importante, y aun necesario, para el bien común.

Lee mi carta al P. Guigues y respóndeme cuanto antes, pero te pido facilites mi camino y no seas de los que solo saben acumular nubes, pues ya hay demasiadas en el ambiente en el que vivo…”

Carta al Padre Ambroise Vincens, en N.D. de L’Osier, Julio 20, 1843, EO X núm. 805

Como miembros de la Familia Mazenodiana, somos invitados a ver el panorama amplio de las necesidades del mundo y responder según nuestro carisma particular.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PUDE CONSTATAR EL BUEN ESPÍRITU QUE LES ANIMA A TODOS

Al finalizar el Capítulo General, Eugenio se reunió de forma individual con cada delegado y cada encuentro se convirtió en una feliz experiencia de gratitud por el don de su vocación y celo misionero.

“Ayer salí tarde del seminario para dar ocasión a todos nuestros padres de acercarse a mí.

Justamente en estas pláticas íntimas pude constatar el buen espíritu que anima a todos. Varias veces me he dicho que nada teníamos que envidiar a ninguna otra sociedad. Agradezcamos a Dios haber llevado a la nuestra al punto donde está, y que cada uno reconozca haber sido colocado en un camino de perfección, donde de él depende avanzar a paso largo…”

Diario de Eugenio de Mazenod, Julio 14, 1843, EO XXI

Como resultado de los dones de Dios para nosotros, es importante que cada uno continuemos con celo por el camino del discipulado en nuestra forma particular de vida.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

UN OBISPO QUE DESEABA VIVIR Y MORIR SIENDO OBLATO

El primer Oblato en ser nombrado obispo después de Eugenio fue Hippolyte Guibert, quien estaba en el Capítulo General y era obispo de la diócesis de Viviers. Eugenio escribe acerca de él:

“El obispo de Viviers ha edificado a todos al expresar de forma conmovedora los sentimientos verdaderamente apostólicos que lo animan. Todos le vieron tal como yo lo conocía; no se podría narrar la impresión que causaron sus palabras cuando, en un discurso inspirado por su corazón, declaró ante Dios y ante mí, como testigo y confidente de todos sus pensamientos, que si hubiera sido necesario optar entre el episcopado impuesto por obediencia y la congregación que habría tenido que abandonar, no habría vacilado un instante a favor de ésta, en cuyo seno quería vivir y morir”.

Diario de Eugenio de Mazenod, Julio 13, 1843, EO XXI

El Obispo Guibert siguió como confidente del Fundador a lo largo de toda su vida.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA SATISFACCION AL VER REUNIDOS A HOMBRES DE TANTO Y TAN VERDADERO MÉRITO, QUE HAN HECHO TODO POR LA IGLESIA Y ARDEN EN DESEO DE HACER AUN MÁS POR LA GLORIA DE DIOS Y LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS

Eugenio se encontraba fascinado con la experiencia de la reunión de los Oblatos en el Capítulo General y escribe en su diario:

“No diré nada de lo que pasó en este memorable capítulo. El registro en sus actas conserva el recuerdo de lo más digno que hubo, pero nunca podrá reproducir el espíritu de caridad, las pruebas de apego a las reglas, a la congregación, al superior, la unidad en los proyectos y pensamientos, la dedicación, abnegación y la preferencia por cualquier tarea en cualquier parte del mundo.

Confieso no pude evitar un sentimiento de satisfacción al ver reunidos a hombres de tanto y tan verdadero mérito, que han hecho todo por la Iglesia y arden en deseos de hacer aun más por la gloria de Dios y la salvación de las almas”.

Diario de Eugenio de Mazenod, Julio 13, 1843, EO XXI

A casi 180 años de ello, el corazón de Eugenio debe continuar regocijándose al ver que el carisma permanece vivo y dando fruto en la Familia Mazenodiana.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ESTAS SON LAS MARARILLAS DE LA PROVIDENCIA SOBRE NOSOTROS Y LA MAYOR RAZÓN PARA AGRADECER AL SEÑOR, QUIEN NOS HA DADO TAL VOCACIÓN PARA ALCANZAR CON UNA MAYOR FIDELIDAD LAS VIRTUDES APOSTÓLICAS QUE ESTA VOCACIÓN NOS EXIGE

Con estas palabras, como Superior General, Eugenio señaló la situación de la Congregación:

“Estas son las maravillas de la Providencia sobre nosotros y la mayor razón para agradecer al Señor, quien nos ha dado tal vocación para alcanzar con una mayor fidelidad las virtudes apostólicas que esta vocación nos exige».

Rey nos da los detalles:

“El P. Telmon, delegado de Canadá reportó los admirables efectos que la presencia de los miembros de la Congregación habían realizado en el Nuevo Mundo; en términos materiales, la donación de un bello establecimiento les había provisto de una propiedad para la comunidad y para un noviciado que ya contaba con varios individuos.  Desde el punto de vista espiritual, catorce misiones, todas coronadas con éxito y los frutos más abundantes mostraban que Dios estaba con ellos. Varias diócesis vecinas habían solicitado fundaciones, y los Oblatos evangelizaban a los indígenas.

El P. Casimir Aubert, delegado de las misiones en Inglaterra, describió la fundación de la casa en Penzance, una población al suroeste del condado de Cornwall.  El P. Young, sacerdote irlandés, había construido una iglesia en el lugar, ofreciendo encomendarla al celo de los Oblatos.

El Padre Daly llegó para abrir un noviciado. Los Obispos de Irlanda estaban interesados en nuestro establecimiento y el gran Sr. O’Connell deseaba contribuir. Recibió el escapulario de la Congregación y autorizó al P. Aubert utilizar su nombre en el lanzamiento de los prospectos para dar a conocer y solicitar ayuda.

Todos los demás superiores tuvieron turnos para reportar la situación material y espiritual de sus casas.  De sus diferentes reportes, parece que durante este año, la pequeña Congregación Oblata predicó 65 misiones, sin contar algunos retiros y otras predicaciones ocasionales”.

REY II pp. 161 – 162

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NUESTRO SÉPTIMO CAPÍTULO GENERAL

Cada seis años los Misioneros Oblatos se reúnen en una importante junta llamada Capítulo General, en la que los representantes de cada provincia se unen para revisar la situación de la Congregación y evaluar su respuesta a las necesidades del mundo en ese momento particular. Se trata de la reunión de mayor decisión de los Oblatos y asegura la fidelidad a nuestro carisma y espíritu proveniente de Dios.

Rey, biógrafo del Fundador describe la reunión que tuvo lugar en julio de 1843 en Marsella.

En mayo ya había enviado la carta oficial convocando al Capítulo General para el 10 de julio, que sería el séptimo realizado por la Congregación. Los días 11 y 12 de ese mes realizó una visita canónica a la comunidad del Calvaire, como una especie de preparación para la reunión general de sus hijos. Estuvo satisfecho por completo y se incrementó su deseo de ver a los Superiores y los delegados de todas las casas agrupadas en torno a él…

El 10 de julio los miembros del Capítulo se reunieron en el Seminario Mayor: 22 en total. Después de la Misa celebrada por el Superior General y entonando el canto de «Ven Espíritu Santo» se dirigieron a la sala de reuniones, donde tomando su lugar en el atril preparado en el centro del auditorio, el Fundador se dirigió a sus hijos.

Pero, según las Actas del Capítulo, «en cuanto el Superior General había dicho algunas palabras para agradecer al cielo los logros memorables en el seno de la congregación desde el último Capítulo, una emoción viva y tierna se apoderó de él y no la pudo ocultar.  Su espíritu, comentó, había entrado a su corazón. Toda la asamblea compartió la misma emoción y cada uno trató de expresar su afecto más filial y amoroso hacia el amado padre. Ante la elevación de Guibert al episcopado y la fundación de las misiones en Canadá y las Islas Británicas, exclamó:

«Estas son las maravillas de la Providencia sobre nosotros y la mayor razón para agradecer al Señor, quien nos ha dado tal vocación para alcanzar con una mayor fidelidad las virtudes apostólicas que esta vocación nos exige”.

REY II pp. 161 – 162

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NUESTRO SÉPTIMO CAPÍTULO GENERAL

Cada seis años los Misioneros Oblatos se reúnen en una importante junta llamada Capítulo General, en la que los representantes de cada provincia se unen para revisar la situación de la Congregación y evaluar su respuesta a las necesidades del mundo en ese momento particular. Se trata de la reunión de mayor decisión de los Oblatos y asegura la fidelidad a nuestro carisma y espíritu proveniente de Dios.

Rey, biógrafo del Fundador describe la reunión que tuvo lugar en julio de 1843 en Marsella.

“En mayo ya había enviado la carta oficial convocando al Capítulo General para el 10 de julio, que sería el séptimo realizado por la Congregación. Los días 11 y 12 de ese mes realizó una visita canónica a la comunidad del Calvaire, como una especie de preparación para la reunión general de sus hijos. Estuvo satisfecho por completo y se incrementó su deseo de ver a los Superiores y los delegados de todas las casas agrupadas en torno a él…

El 10 de julio los miembros del Capítulo se reunieron en el Seminario Mayor: 22 en total. Después de la Misa celebrada por el Superior General y entonando el canto de «Ven Espíritu Santo» se dirigieron a la sala de reuniones, donde tomando su lugar en el atril preparado en el centro del auditorio, el Fundador se dirigió a sus hijos.

Pero, según las Actas del Capítulo, «en cuanto el Superior General había dicho algunas palabras para agradecer al cielo los logros memorables en el seno de la congregación desde el último Capítulo, una emoción viva y tierna se apoderó de él y no la pudo ocultar.  Su espíritu, comentó, había entrado a su corazón. Toda la asamblea compartió la misma emoción y cada uno trató de expresar su afecto más filial y amoroso hacia el amado padre. Ante la elevación de Guibert al episcopado y la fundación de las misiones en Canadá y las Islas Británicas, exclamó:

«Estas son las maravillas de la Providencia sobre nosotros y la mayor razón para agradecer al Señor, quien nos ha dado tal vocación para alcanzar con una mayor fidelidad las virtudes apostólicas que esta vocación nos exige”.

REY II pp. 161 – 162

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NUNCA DEBEMOS DESEAR HACER MAS DE LO QUE INDICA EL SEÑOR

Un consejo pertinente para todos nosotros, cuando somos tentados a no ver las señales que Dios nos envía respecto a la responsabilidad que tenemos de cuidar de nosotros mismos.

“Por tu carta me entero con gran alegría que has sanado de tu enfermedad, pero con inquietud leo que enseguida te dispones a dar varios retiros. Nunca debemos desear hacer más de lo que indica el Señor. Al respecto, quisiera que escucharas el consejo de tu admonitor con toda sencillez, para no ser responsable ante Dios y la Congregación de las duras consecuencias que esto podría acarrear a tu salud, que nos es tan preciosa”.

Carta al Padre Eugene Guigues (en N.-D. de L’Osier, Francia). Julio 6, 1843

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario