LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: ¿POR QUÉ LO HACEMOS?

Como actividad para su primer día de vida comunitaria, Eugenio había planeado “en esa reunión elaboraremos la Regla que habremos de seguir. Deliberaremos sobre la forma en que realizaremos nuestra tarea.”

Como resultado, los primeros Misioneros presentaron una solicitud de autorización que enviaron a las autoridades diocesanas de Aix. Podemos considerar este documento como la declaración de la visión de fundación de lo que a actualmente nos referimos como la Familia Mazenodiana extendida: todos a los que el espíritu y carisma de Eugenio inspiró. Así es como decidieron expresar sus ideales:

Los sacerdotes suscritos,
vivamente impresionados por la deplorable situación de los pueblos y aldeas de Provenza que han perdido casi totalmente la fe;
Habiendo conocido por experiencia que el endurecimiento o la indiferencia de esos pueblos vuelven  insuficientes y hasta inútiles los auxilios ordinarios que la solicitud de ustedes les proporciona para su salvación;
Habiéndose convencido de que las misiones serían el único medio con el que se podría sacar de su embrutecimiento a esos pueblos extraviados;
Deseando, al mismo tiempo, responder a la vocación que los llama a consagrarse a ese penoso ministerio;
Y queriendo hacerlo de un modo tan útil para ellos como ventajoso para los pueblos que desean evangelizar;
Tienen el honor de solicitar de ustedes la autorización para reunirse en Aix, en la antigua casa de las Carmelitas adquirida por uno de ellos, para vivir allí en comunidad, bajo una regla cuyos puntos principales desean exponer:

(ed. Siguen tres páginas de puntos)

Petición de Autorización Dirigida a los Señores Vicarios Generales de Aix, Enero 25, 1816, E.O. XIII n.2

A doscientos años de distancia seguimos expresando exactamente los mismos objetivos y visión, aunque en palabras diferentes:

“El llamamiento de Jesucristo, que se deja oír en la Iglesia a través de las necesidades de salvación de los hombres, congrega a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada y los invita a seguirle y a tomar parte en su misión por la palabra y por la acción…

 Reúne en comunidades apostólicas a sacerdotes y Hermanos que se ligan a Dios por los votos de religión. Cooperando con Cristo Salvador e imitando su ejemplo, se consagran principalmente a la evangelización de los pobres..” CC&RR, Constitución 1

¡Es por ello que seguimos siendo los mismos después de 200 años!

logo esp

“Los objetivos son la fuente de energía en nuestras vidas.”   Denis Waitley

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¿QUÉ SUCEDIÓ EL 25 DE ENERO DE 1816?   EN PALABRAS EXPRESARON NUESTRA “VISIÓN DE FUNDACIÓN”

¿Qué hizo el recién formado grupo de Misioneros el 25 de Enero de 1816?

Unas pocas semanas antes, Eugenio había escrito a Henri Tempier sobre su programa para este día:

En esa reunión decidiremos el reglamento que tendremos que seguir;
discutiremos el modo de hacer el bien;
nos ayudaremos mutuamente con nuestros consejos y con todo cuanto el buen Dios le inspirará a cada uno para nuestra santificación común;
luego daremos el primer paso para la edificación de la Iglesia y de los pueblos.

Carta a Henri Tempier, el 13 de diciembre 1815, E.O. VI n 7

Después de cerca de tres años de trabajo con los miembros de la Congregación de los jóvenes Eugenio entendió lo esencial que es tener una Regla para mantener el grupo unido y moverse todos en la misma dirección. Para él, una Regla era mucho más que un libro de reglas para asegurar el funcionamiento eficiente de un grupo: una regla era poner en palabras el ideal que inspiraba el grupo, la visión que los había de guiar en las acciones de su vida diaria, y el modo de obtener sus ideales.

Después, encargó a Henri Tempier la preparación de una Regla más definitiva:

Ocúpese de nuestros Estatutos… Dedique diariamente dos horas a esa ocupación… Relea a S. Felipe Neri y la Súplica que hemos presentado a los vicarios Generales…

Carta a Henri Tempier, el 15 de diciembre 1816, E.O. VI n 16

omi rule

“Cuando se pierden las opiniones antiguas y reglas de vida, es imposible calcular la pérdida. Desde ese momento, no hay brújula que nos guíe ni podemos distinguir el puerto adonde dirigirnos.”   Edmund Burke

 

Posted in Uncategorized | 1 Comment

LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: FORMAR, DISENTIR, NORMAR, HACER

Hace exactamente 200 años se reunieron seis entusiastas misioneros con el sueño de lograr grandes cosas por la fe de la gente abandonada de Provenza. Eugenio dio vida a la nueva comunidad en una oleada de entusiasmo. Sin embargo, la interacción humana eventualmente lleva a ocasionar fracturas, incluso en los mejores proyectos y los misioneros eran seres humanos. Entonces ¿cómo manejó Eugenio la situación en su grupo recién formado?

Actualmente los profesionales se refieren a la vida en grupo en los términos de cuatro palabras: formar, disentir, normar y hacer. Un nuevo grupo “forma” – como hemos estado celebrando, el 25 de enero de 1816. Después de un tiempo, algunos en el grupo comienzan a “disentir” cuando se presentan desacuerdos en relación a la interpretación e implementación práctica de la visión de la fundación. Esto fue lo que nos sucedió, sólo por dar un ejemplo, con la expulsión del P. Icard a sólo unos meses de la fundación. En este punto es esencial para el grupo “normar” – redactar reglas y guías aceptadas en común, para “hacer”.

Vemos este proceso de cuatro puntos en ejecución desde el primer día de nuestra existencia.

En esa reunión decidiremos el reglamento que tendremos que seguir.

Carta a to Henri Tempier, Diciembre 13, 1815, EO VI n.7

Una vez que fuimos “formados”, el patrón de “disentir, normar y hacer” ha sido característico de nuestra vida hasta el día de hoy. Es esencial “normar” para mantener viva y vigente la visión de nuestra fundación.

En nuestra primera Regla de Vida, aprobada por la Iglesia diez años más tarde, Eugenio consagró este principio:

No basta, con todo, que estén convencidos de la excelencia del ministerio a que son llamados. El ejemplo de los santos y la razón misma prueban claramente que, para el feliz éxito de tan santa empresa y para mantener la disciplina en una sociedad es indispensable fijar ciertas normas de vida que aseguren la unidad de espíritu y acción entre todos los miembros. Esto es lo que da fuerza a los organismos, mantiene en ellos el fervor y les asegura la permanencia.

Prefacio

Un recordatorio oportuno de que cuando la naturaleza humana inevitablemente lleva a un grupo de personas a disentir, requerimos la gracia de Dios para permitir que la corriente vuelva a su cauce para normar y hacer – e iniciar de nuevo todo el proceso al presentarse la siguiente tormenta. Es por ello, que en su lecho de muerte a los 79 años, Eugenio al rememorar su experiencia de vida nos ordenó, frente a las tormentas inevitables: “Entre ustedes, caridad, caridad, caridad siempre…”

house

Tener un destino emocionante, es como poner una aguja en tu brújula. De ahí en adelante, la brújula solo reconoce un punto – su ideal. Y fielmente te guiará a él sorteando las más obscuras noches y la más temibles tempestades.”   Daniel Boone

Posted in Uncategorized | 1 Comment

NUESTRO BICENTENARIO: ALÉGRENSE CONMIGO Y CONGRATÚLENSE, PUES EL SEÑOR SE HA COMPLACIDO EN CONCEDERNOS GRANDES FAVORES

Sólo al ver el panorama completo podemos apreciar el impacto completo y la importancia de la fundación que celebramos. Eugenio tenía la convicción de que los seis hombres reunidos en la sala de fundación, lo hacían en respuesta a un llamado de Dios. ¿Pero qué tan seguro estaba de ello?

Exactamente 10 años más tarde, Eugenio se encontraba en Roma buscando el reconocimiento de la Iglesia respecto a que la fundación el 25 de enero, era en verdad un suceso por voluntad de Dios. La aprobación papal reconoció que el carisma  Oblato fue inspirado por el Espíritu Santo:

Alégrense conmigo y congratúlense amadísimos míos, pues el Señor se ha complacido en concedernos grandes favores;
nuestro Santo Padre, el Papa León XII, gloriosamente reinante en la cátedra de Pedro, ha sancionado con su aprobación apostólica el 21 de marzo del año en curso, nuestro Instituto, nuestras Constituciones y nuestras Reglas.
Así es como nuestro pequeño rebaño, al que el Padre de familia abrió ampliamente la santa Iglesia, se eleva en el orden jerárquico, asociado a esas venerables Congregaciones que han difundido en la Iglesia tantos y tan grandes beneficios y han iluminado al mundo entero con tanto esplendor;
ahí está, enriquecido desde su nacimiento con los mismos privilegios que esas Sociedades, cuyas huellas se esforzará ciertamente por seguir sin descanso, con toda su fuerza y todos sus medios.

Carta a todos los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, 1826, EO VII n.232

approval pic

La aprobación papal, exactamente 10 años más tarde, el 17 de febrero 1826

El P. Fernand Jetté OMI, sucesor de San Eugenio de 1974 a 1986, muestra la necesidad de una “promesa divina” en cuanto a nuestra fundación:

Es esencial para una familia religiosa contar con el reconocimiento de la Iglesia,  pues es la Iglesia la que nos “constituye”, como lo dijo el Fundador; es la Iglesia la que nos da nuestra “misión”, quien nos envía como cuerpo apostólico a  evangelizar al mundo…

Para una familia religiosa los temas en riesgo son considerables; invita a individuos a dejar todo, a renunciar a establecerse en este mundo, para comprometerse de forma radical y como parte de un grupo, a seguir a Cristo. En tal proyecto, uno arriesga su propia vida. ¿Quién garantizará la autenticidad del Evangelio en la forma que es propuesto?

…Antes de poder ofrecer a la gente una forma particular de vida evangélica, es necesario que haya señales de Dios, discernimiento y la confirmación oficial de la Iglesia…. Por tanto, es la Iglesia quien nos “constituye” en lo que somos. Ella responde ante los fieles de la autenticidad del Evangelio en el proyecto de vida que les ofrecemos.

F. Jetté OMI, APROBACIÓN OFICIAL DE NUESTRAS NUEVAS CONSTITUCIONES, Carta – Roma 27/06/1982

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

HOY MISMO: DOSCIENTOS AÑOS DE PROCLAMAR LA GRANDEZA DEL SALVADOR

logo esp

Mi alma engrandece al Señor,

y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

Edm mission

Porque grandes cosas me ha hecho el Poderoso;

y santo es su nombre.

Y de generación en generación es su misericordia:

oblate-map-new_1

[Nota: Estas reflexiones se reanudarán el 8 de febrero]

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NUESTRO BICENTENARIO: 25 DE ENERO DE 1816 – RECORDANDO LA HISTORIA DE LA FUNDACIÓN

Los tan importantes primeros días de vida comunitaria para los Misioneros eran, obviamente, una historia repetida a menudo con todo detalle. En sus memorias, el P. Tempier, lo describe como: “Este memorable día no lo olvidaré a lo largo de mi vida”.

Aquí Eugenio está escribiendo a los novicios y escolásticos que estaban en Billens, Suiza, para escapar de los peligros de la persecución antirreligiosa del gobierno de Luis Felipe. El narra la historia de los comienzos de su familia religiosa, y extrae una conclusión unida con el voto de pobreza y la llamada a la sencillez.

Mañana celebro en aniversario del día en que, hace dieciséis años, dejé la casa materna para ir a vivir en la misión. El P. Tempier había tomado posesión de ella unos días antes. Nuestro alojamiento no era tan magnífico como el castillo de Billens y, por desprovistos que estéis de cosas, más los estábamos nosotros. Mi catre estaba en el pequeño pasillo que lleva a la biblioteca, que entonces era una sala grande que servía de dormitorio al P. Tempier y al otro que ya no se halla entre nosotros. Era también nuestra sala de comunidad. Una lámpara era todo nuestro alumbrado y, cuando nos acostábamos se la colocaba en el umbral de la puerta para que nos sirviera a los tres.

La sala de fundación 2016

La mesa que adornaba nuestro refectorio la formaban dos tablas, colocadas sobre dos viejos toneles. Nunca hemos tenido la dicha de ser tan pobres desde que hicimos voto de serlo. Sin saberlo, aquello eran los preludios del estado perfecto en el que vivimos tan imperfectamente. Adrede apunto esta especie de indigencia muy voluntaria, ya que hubiera sido fácil acabar con ella trayendo lo que hiciera falta de la casa de mi madre, para deducir que Dios nos dirigía desde entonces y muy atinadamente, sin que pensáramos todavía en los consejos evangélicos que íbamos a profesar más tarde. Practicándolos es como hemos conocido su valor.
Os aseguro que no perdíamos nada de nuestra alegría; al contrario, como ese nuevo modo de vivir contrataba tan al vivo con el que acabábamos de dejar, nos reíamos con gana a menudo. Debía este buen recuerdo al santo aniversario de nuestro primer día común. ¡Qué feliz sería si lo continuara con vosotros!

Carta a Jean-Baptiste Mille et a los novicios et escolásticos, el 24 de enero 1831, E.O. VIII n.383

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NUESTRO BICENTENARIO: 25 DE ENERO DE 1816: EL PRIMER DÍA DE VIDA COMUNITARIA.

El 25 de Enero de 1816 está considerado como el primer día de vida comunitaria para los Misioneros, con la llegada de los tres primeros miembros. Eugenio había comprado parte del un convento de Carmelitas, con un acuerdo en el que la vendedora, la señora Gontier, podría continuar usando gran parte del edificio para su internado para chicas. En sus memorias, Eugenio nos dice que ella

…nos dejó limitados a poco más que a las habitaciones que nos había concedido. Para llegar al último piso, el cual servía como biblioteca, teníamos que utilizar una pequeña escalera tendida por la parte de fuera de la casa ;  teníamos gran dificultad para apretarnos en esos cuartos. De este modo, dos de nuestro grupo dormían en la habitación que ahora se ha convertido en la biblioteca, mientras yo mismo dormía en el estrecho pasillo que conduce hasta allí.

AIX FOUNDATION

Como teníamos muy pocos muebles en aquellos primeros días, colocamos una lámpara en el umbral de la puerta que conectaba los dos cuartos y nos servía a los tres a la hora de acostarnos.
El comedor, supuestamente temporal, permaneció pobremente amueblado por mucho tiempo. Nuestra improvisada mesa era, simplemente, una tabla sobre dos barriles, los cuales hacían de patas. La chimenea, donde nosotros cocinábamos, soltaba un humo tan malo que oscurecía la luz del día de la « trinchera » donde nosotros comíamos con gran entusiasmo la precaria porción puesta ante nosotros.  Esto  convenía mucho más a las disposiciones puestas por Dios en nuestros corazones que las pausadas comidas que mi madre nos habría servido con placer en su casa. No habíamos perdido nada de nuestra alegría ; por el contrario, ya que este estilo de vida contrastaba tan sorprendentemente con el que acababamos de dejar, esto, a menudo, nos provocaba ataques de risa.

“Memorias” citadas por Rambert, “La vida de Monseñor Carlos José Eugenio de Mazenod”, Tomo I, p. 177.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NUESTRO BICENTENARIO: EL ROSTRO HUMANO DE AQUELLOS QUE FUERON INVITADOS A UNIRSE A EUGENIO EN LA REALIZACIÓN DE SU SUEÑO

No todos a los Eugenio atraía tenían los mismos sentimientos que Henri Tempier. En esta carta a su amigo, Forbin Janson, Eugenio da rienda suelta a sus sentimientos en una franca, o más bien cómica descripción de las reacciones de algunos de sus futuros compañeros.

La casa está comprada desde hace tiempo; la Iglesia alquilada y reparada en parte; todo lo material está preparado, pero los sujetos son inseguros y en pequeño número.
Aquel sobre el cual contaba más se ha dejado frenar por la cháchara de los devotos de su parroquia; se convence que hace un gran bien en su agujero; duda en abandonarlo y me aflige con su indecisión.
Otro, que es excelente por la costumbre que tiene de anunciar al pueblo la palabra de Dios, siente sólo muy superficialmente la obra, convenciéndose que hace bastante el bien trabajando solo en las correrías que hace de pueblo en pueblo.
Un tercero, demasiado ardiente, se cansa de la lentitud de los demás y me amenaza con dejarme si no toman pronto una decisión.
Un cuarto, que es un ángel, que párete creado para hacer la felicidad de una comunidad, no puede lograr salir de su vicaría, aunque proteste que no puede aguantar allí y que no quiere trabajar sino en las misiones etc.
Yo, abrumado de preocupaciones y de fatigas, hago la güera a pesar mío, manteniéndome en medio de ese barullo, gracias a los puntos de vista sobrenaturales que me animan, pero que no me impiden sentir todo el peso de mi situación, tanto más penosa cuanto que no estoy ayudado por nadie, ni por el gusto ni por el atractivo, que son en mi totalmente opuestos al género de vida que abrazo. He aquí los elementos que Dios me pone en mano para emprender una cosa tan difícil.
¿Cómo esperar que un sacerdote que os ha dado su palabra en los términos de sacrificio más absoluto, venga luego a desdecirse porque su madre que ha estado separada de él, desde hace diez años, no puede vivir sin él, que se consideraría como un homicida si no le daba el consuelo de comer con ella y otras tonterías de esa especie?
… El que debía prestarnos los mayores servicios se ha desdecido; se queda en su parroquia, cuya sensibilidad ha excitado con una despedida ridicula, que ha empujado a esa gente a oponerse a su salida.

Carta a Forbin Janson, el 19 de diciembre 1815, E.O. VI, n 8

Tempier - house

El antiguo convento carmelita                                     Henri Tempier

¿Quiénes fueron los primeros misioneros de Provenza?

Eugenio de Mazenod tenía 33 años, y era aquel cuya visión desencadenó la nueva aventura misionera.

Los tres primeros de sus compañeros habían sido seminaristas en Aix en el tiempo en el que Eugenio fue director espiritual y confesor en el seminario desde 1812 en adelante:

Auguste Icard tenía 25 años, ordenado dos años antes en la diócesis de Aix, y había sido vicario parroquial en la parroquia de Lambesc, cerca de Aix.

Henri Tempier tenía 27 años, y llevaba dos años de sacerdote, trabajando como vicario parroquial en Arles.

Sébastien Deblieu tenía 27 años y había realizado tres años de ministerio sacerdotal, trabajando como vicario en la parroquia de san Juan, fuera de las murallas de Aix, y luego durante un año como párroco de Peynier. Vino a vivir al convento Carmelita unos pocos días después que los otros.

Emmanuel Maunier tenía 46 años, y era un viudo que había sido ordenado sacerdote hacía 18 años y trabajaba en Marsella. Aunque era un miembro fundacional y firmó el documento del 25 de Enero, él sólo pudo trasladarse a la comunidad en Marzo.

Pierre Mie tenía 47 años, y era sacerdote desde hacía 18 años, trabajando en varias parroquias y también predicando retiros y misiones. Aparece que él fue parte de la vida y misión de los Misioneros desde el comienzo, pero solo fue a vivir definitivamente a Aix mucho más tarde.

Los sacerdotes más mayores, Maunier y Mie, habían experimentado ser perseguidos como sacerdotes durante la Revolución,  y habían ejercido el ministerio clandestinamente para la gente, con riesgo para ellos mismos. Sus experiencias habrían hecho muy amplio el entendimiento de san Eugenio sobre el daño causado a la Iglesia por la Revolución –como está expresado especialmente en el Prefacio.

house

Posted in Uncategorized | Leave a comment

VOCACIÓN: LA VOLUNTAD Y EL CORAJE PARA CAMINAR SIGUIENDO LOS PASOS DE LOS APÓSTOLES

Si, como lo espero, queréis ser de los nuestros, no os encontraréis en país desconocido, tendréis cuatro compañeros;
hasta ahora no somos más numerosos: es que queremos elegir unos hombres que tengan la voluntad y la valentía de seguir las huellas de los Apóstoles.  Es necesario poner fundamentos sólidos

Carta a Henri Tempier, el 9 de octubre 1815, E.O. VI n 4

Para hacer posible la existencia de un grupo misionero, Eugenio usaba el ejemplo de Jesús y los apóstoles.

La vocación misionera iba a ser apostólica. En la primera Regla que escribió, lo expresó de este modo:

¿Qué hizo, en realidad, nuestro Señor Jesucristo cuando quiso convertir el mundo? Escogió a unos cuantos apóstoles y discípulos que él mismo formó en la piedad y llenó de su espíritu
y, una vez instruidos en su doctrina, los envió a la conquista del mundo que pronto habían de someter a su santa ley.

Nota Bene, Regla 1818

Apostles

El modelo apostólico: SER para HACER

Como Henri Tempier los miembros de la familia Mazenodiana deben querer seguir el ejemplo de los apóstoles y tener el valor de hacerlo sean cuales sean las consecuencias.

La respuesta de Henry Tempier a la invitación de Eugenio fue motivo de gran alegría para Eugenio. La carta de Tempier muestra el “un solo corazón y una sola alma” que marcó su relación con Eugenio:

Bendito sea Dios que le ha inspirado el proyecto de preparar para los pobres, para los habitantes de nuestros campos, para aquellos que más necesidad tienen de ser instruidos en religión, una casa de misioneros que irán a anunciar les las verdades de la salvación. Comparto plenamente sus ideas, mi querido compañero…

Comprendo, además, lo que busca por encima, de todo al escoger a sus colaboradores; quie¬re unos sacerdotes que no sigan una rutina y el camino trillado,… que estén dispuestos a seguir las huellas de los apóstoles, a trabajar por la salvación de las almas sin esperar más premio aquí en la tierra que muchas penas y fatigas Por la gracia de Dios, yo siento en mí ese deseo, y si no lo tengo, bien que ansío tenerlo, y con Vd. todo me será más fácil. Así que cuente por entero conmigo.

27 de octubre de 1815, Cf. REY I, p. 183

Eugenio propone su ideal apostólico en la versión original del Prefacio:

¿Qué fin más sublime que el de su Instituto?
Su fundador es Jesucristo, el mismo Hijo de Dios;
sus primeros padres, los Apóstoles.
Son llamados a ser los cooperadores del Salvador,
los corredentores del género humano;
y aunque por su escaso número actual y por las necesidades más apremiantes de los pueblos que los rodean, tengan que limitar de momento su celo a los pobres de nuestros campos y demás,
su ambición debe abarcar, en sus santos deseos, la inmensa extensión de la tierra entera.
La Iglesia, esa hermosa herencia del Salvador que él había adquirido con el precio de toda su sangre, ha sido devastada en nuestros días de manera cruel….

Nota Bene (Regla de 1818)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NUESTRO BICENTENARIO: VEN “SER” PARA “HACER”

Desde el principio Eugenio insiste en que sea cual sea el trabajo misionero que haga, su éxito depende de la calidad de vida de aquellos que la llevan a cabo. Es el ejemplo de estilo de vida del misionero  el que habla más alto que cualquier palabra. Esto es porque, para Eugenio, la comunidad y una norma de vida que sea comúnmente aceptada es un elemento no negociable de nuestra vocación.

En los 200 años de nuestra historia, los laicos se han unido a los Oblatos para vivir una vocación misionera y formar una comunidad, expresada de muchas maneras.

????????????????????????????????????

La Familia Mazenodiana en oración en la capilla oblata en Aix en Provenza

Los miembros de la familia Mazenodiana tienen la vocación de SER (tener una calidad de vida ejemplar) – para HACER (evangelizar y ayudar a las personas a encontrar el sentido de Jesucristo en sus vidas)’

Henri Tempier es invitado a participar en

…un establecimiento que proporcionará habitualmente a nuestras campiñas fervorosos misioneros.
Se ocuparán incesantemente en destruir el imperio del demonio al mismo tiempo que darán el ejemplo de una vida verdaderamente eclesiástica en la comunidad que formarán;
porque viviremos juntos en una misma casa que he comprado, bajo una regla que adoptaremos de común acuerdo.

Formar “un corazón y un alma” es un concepto muy querido por el Fundador. Como la magnitud de la Congregación iba creciendo, él insistía cada vez más en esta unidad. Para Eugenio, su familia misionera era la familia más hermosa del mundo y quería que fuese la más unida. Ese “un corazón” y “un alma”  fue formado por un equilibrio en el estilo de viday lLa constante llamada de Eugenio era para un mejor equilibrio: SER para HACER.

La felicidad nos espera en esta santa Sociedad que sólo tendrá un corazón y una sola alma; parte del año será empleada en la conversión de las almas, otra en el retiro, el estudio, en nuestra santificación particular; no os digo más de momento, esto basta para daros un anticipo de las delicias espirituales, que gozaremos juntos…
…  Todo depende de estos comienzos; hace falta unanimidad perfecta en los sentimientos, idéntica buena voluntad, idéntico desinterés, idéntico sacrificio en una palabra.

Carta a Henri Tempier, el 9 de octubre 1815, E.O. VI n 4

1

Posted in Uncategorized | Leave a comment