PROFESAMOS TODOS UNA DEVOCIÓN MUY ESPECIAL A LA MADRE DE DIOS

El obispo local había expresado su desaprobación al enfoque pastoral de los Oblatos en el centro de misión del Santuario de Nuestra Señora de Laus. La respuesta de Eugenio al Obispo fue la oportunidad para expresar nuestra relación con María Inmaculada.

Siempre le he comentado lo mismo en relación a Ntra. Sra. de Laus. Ese santuario tiene el afecto de toda la Sociedad, pues profesamos todos una devoción especial a la Madre de Dios.

Continúa, citando el mandato del Papa León XII el 26 de marzo de 1826, al firmar el decreto de aprobación a nuestra Congregación:

La Iglesia nos ha impuesto el deber sin duda muy grato, pero deber igualmente, de propagar su culto: “Esperamos que los miembros de esta familia que, bajo el cuidado de algunas leyes tan aptas por otra parte para formar los corazones en la piedad, se han dedicado al ministerio del Verbo divino, y reconocen como patrona a la Madre de Dios, la Virgen Inmaculada, se entreguen con toda su fuerza a devolver a la misericordia de María a los hombres que Jesucristo desde lo alto de la cruz quiso darle por hijos”. Son palabras de la Bula de aprobación. No abandonaremos nunca el santuario, a no ser obligados y forzados.

Carta al Obispo Arbaud de Gap, Marzo 10, 1828, EO XIII núm. 64

Tenemos un extracto de la respuesta del obispo Arbaud a la carta del 10 de marzo: “Quedé muy satisfecho con su última misiva. La ligera neblina que había cubierto nuestra relación por algún tiempo se ha disipado para siempre. De haber estado en su lugar, habría estado dolido por mis cartas, de haber estado usted en el mío, habría hecho lo mismo que yo.” Abril 10, cf. Missions OM1, 1897, pág.367.

 “Para tener éxito en su misión, debe tener una devoción decidida hacia su meta.”   A. Kalam

Posted in Uncategorized | Tagged | Leave a comment

LA PACIENCIA ES UNA TORMENTA QUE NO PUEDE SER  CONTROLADA

El Santuario Mariano en Laus fue la segunda comunidad Oblata establecida en Francia, y se convirtió en un centro de misión exitoso con los peregrinos en los meses cálidos y la base de los misioneros que partían a las aldeas durante los meses invernales. Desafortunadamente, el Obispo de Gap y algunos sacerdotes  veían que los Oblatos eran muy “liberales.” La diócesis era seriamente Jansenista y condenaba su enfoque pastoral, mientras los Oblatos seguían la teología moral de Alfonso de Liguori, que subrayaba la misericordia y la compasión de Dios. Esta fue la fuente de fricción constante durante la siguiente década.

La carta del Obispo el 30 de enero a Eugenio no ha sido localizada, pero el Padre Simonin la resume en estas palabras: “El Obispo marca en ella los principios aceptados en su diócesis para la administración de los sacramentos, principios, con los que de acuerdo a los  pastores, los misioneros estaban en desacuerdo. La situación no puede continuar así y quienes trabajen en la diócesis, deberán comprometerse a seguir nuestros principios.” Misiones OM1, 1897, pág. 366

Dándose cuenta de que la cooperación con el Obispo local era esencial para continuar su ministerio en Laus,  Eugenio respondió en forma tal que no se cerrara la puerta. De ninguna forma renunció a los principios de los Oblatos, sin embargo, los misioneros continuaron en forma discreta su enfoque pastoral en el confesionario.

Mi intención era contestar la carta que me hizo el honor de escribir el 30 de enero, al regreso de nuestros misioneros. No pude hacerlo cuando partieron y habría querido tener un poco de tiempo, que no he tenido, para contestar a los penosos comentarios que contiene su carta. Casi me alegro, pues cuando está uno vivamente ofuscado, es difícil no se escape alguna expresión que puede ser mal interpretada, y me dolería muchísimo ofender, cuando mi intención sólo es expresar una queja. Me alegro mucho que usted y nuestros padres Mie y Touche, hayan congeniado y me atrevo a esperar lo mismo con cuantos le agrade o juzgue conveniente emplear en su diócesis; a nadie enviaré que no sea de su agrado, y si desafortunadamente alguien le desagradara, basta con que me lo comunique para que se abstuviera de cualquier ministerio exterior en su diócesis; pero no tengo gran preocupación al respecto.

Carta al Obispo Arbaud de Gap, Marzo 10, 1828, EO XIII núm. 64

 

“He tenido muchas tormentas en mi vida. La mayoría me tomaron por sorpresa,  así que tuve que aprender muy rápidamente  a ver más allá y comprender que no soy capaz de controlar el clima, ejercer el arte de la paciencia y respetar la furia de la naturaleza.”   Paulo Coelho

Posted in Uncategorized | Tagged , | Leave a comment

EL 2 DE AGOSTO: ANIVERSARIO DE BAUTISMO

La declaración de Eugenio sobre la importancia del aniversario de su bautismo no era una exageración. A lo largo de su vida celebró solemnemente este aniversario de su vida en Jesucristo.

El Sr. Director recordó a los congregantes que mañana era el aniversario de su nacimiento, pero que ese recuerdo no tiene ningún valor para él. Lo que para él es infinitamente más precioso es el aniversario de su bautismo que tuvo lugar el 2 de agosto de 1782. Pidió a todos los congregantes que le ayudaran a agradecer a Dios tan grande gracia que confiesa no poder en absoluto agradecer por sí mismo, y les conjuró que unieran sus oraciones a las de él que necesitan ese apoyo para brindarle la esperanza de verlas escuchadas por Dios.

Diario de la Congregación de la Juventud, el 31 de julio 1814, E.O. XVI

El siguiente extracto de su diario hace referencia a este evento:

Varios congregantes creyeron no poder entrar mejor en los planes del Sr. Director que asistiendo y uniéndose al Santo Sacrificio que ofreció esta mañana en la capilla de la Congregación.

Diario de la Congregación de la Juventud, el 2 de agosto 1814, E.O. XVI

Posted in Uncategorized | Leave a comment

1 AGOSTO: ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE EUGENIO

Los textos que tenemos sobre los cumpleaños de Eugenio son siempre una ocasión por él de reflexionar sobre la dirección de su vida. Un ejemplo:

1 de agosto: Un año más que añadir a los 58 ya vividos. Entro al menos hoy en mis 59 años, de ellos 25 pasados en el mundo, y 25 en el estado eclesiástico desde la tonsura hasta el sacerdocio, y pronto 8 años en el episcopado. Sacerdote a los 28 años cumplidos y 5 meses, obispo a los 49 cumplidos y 3 meses. Todos estos cálculos prueban primero que no soy joven ni mucho menos, y me explican suficientemente el disgusto que siento por todas las cosas de aquí abajo. Me recuerdan también los beneficios de Dios; ojalá que no me reprocharan mi poca correspondencia a la gracia de mi triple vocación.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

SAN EUGENIO REANUDARÁ HABLÁNDONOS CADA DÍA DE 1 DE AGOSTO

Inmediatamente después del período de vacaciones, los preparativos inmediatos para el Congreso internacional del carisma oblato comenzaron aquí en Oblate School of Theology (uno de los 8 centros para el evento simultáneo en todo el mundo OMI). El congreso ha sido un éxito increíble, tanto a nivel de Internet (1000 participantes en vivo con streaming) durante tres horas por día, y en el ámbito local por la región durante el resto del día.

Después del congreso estaré haciendo un período de animación sobre el carisma y el Fundador para los miembros de nuestra familia Mazenodiana. Es durante este tiempo que voy a preparar la nueva serie de “San Eugenio nos habla” reflexiones para publicar.

Unidos en nuestro camino con San Eugenio hacia nuestro bicentenario a través de estas reflexiones.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

INTERRUPCIÓN

El 24 de abril 2013, escribe:

La preocupación de Eugenio por sus Oblatos era holística – incluía cada aspecto de sus vidas. Él quería que fuesen todo para Dios, grandes santos, miembros de comunidad dedicados y misioneros celosos preparados para dar sus vidas por sus ideales. Para llevar esto a cabo, sin embargo, necesitaban cuidar su salud. Eran jóvenes y enérgicos y en su generosidad y celo misionero sobrepasaban los límites de sus capacidades humanas. Eugenio tuvo que frenarles:

¡Pues bien!, ¿por qué te conduces de modo a abreviar tus días? ¡Cómo después de las fatigas y los sufrimientos de esa misión de Lauzet y del trabajo forzado en la misión de Tallard, en las que teníais que luchar contra el infierno y contra todos los elementos reunidos, la intemperie de una estación tan rigurosa que apenas las gentes del país podían aguantar, vuelves a Trallard, y para descansar predicas de nuevo dos veces por día y te olvidas del cuidado de tu conservación hasta confesar treinta horas seguidas!
¿Y desearías hijo mío que no estuviera descontento de tal conducta?
Por mucho que me digas que no te has cansado en absoluto, que comes y que duermes bien todo eso no me basta para tranquilizarme, tales excesos arruinan tu existencia. No quiero que te expongas a las consecuencias que podían haber ocurrido. He ahí algo que está claro para siempre.

Carta a Marius Suzanne, 23 Abril 1823, EO VI n 102

Eugenio insistió con este mensaje continuamente para los Oblatos. Hoy en día, estoy consciente de que tengo que aplicarlo a mí mismo. Los últimos cinco meses han sido excepcionalmente exigentes. Ha llegado el momento de poner en práctica lo que Eugenio predicaba.

Voy a estar de vacaciones por unas semanas – acampando en una tienda de campaña en unas zonas rurales, donde no hay posibilidad de acceso a Internet. Así Eugenio no tiene más remedio que interrumpir su discurso cotidiano con nosotros otra vez. Pero él habló con nosotros a través de este sitio por exactamente cinco años, así que hay un montón de material para que usted pueda volver a leer

 

“Es nuestro mejor trabajo lo que Dios quiere, no las sobras de nuestro cansancio. Creo que Dios prefiere la calidad a la cantidad.”       George MacDonald

Posted in Uncategorized | Leave a comment

RECONOCER AL CRISTO CRUCIFICADO EN LAS SITUACIONES DIFÍCILES

“Un pastor de la diócesis de Fréjus solicitó una misión en su parroquia y el Padre de  Mazenod modificó todo su plan apostólico para poder responder al buen pastor. Escribió al Obispo de Fréjus, solicitando los poderes necesarios. No había mucho tiempo; la respuesta demoró en llegar y cuando llegó, fue abrumadora para el Reverendo Padre de Mazenod. El Obispo había rehusado concederlos, en términos muy severos.” Yenveux V. 68

Quince años antes, el joven Padre Eugenio habría explotado y enviado comentarios al Obispo. Ahora encontramos a Eugenio más maduro, con una reacción diferente.

Al recibir su carta me he callado; y Dios me ha dado la gracia de no tardar ni un segundo en poner a los pies de la cruz de Jesucristo todo lo que tenía de amarga esa prueba. Sólo lo comento con usted, ya que temería perder el mérito de esa prueba. Se sabe en Aix, en Gap, en Nimes y en Marsella, que un párroco de su diócesis llamó a nuestros Señores, siendo rechazados por el Obispo..

Carta al Obispo C.A. de Richery de Fréjus, Enero 26, 1828, EO XIII, núm. 63

 

 

“Fuera de la cruz de Jesucristo, no hay esperanza en este mundo. La cruz y resurrección en el centro del Evangelio, es la única esperanza de la humanidad. Doquiera que vayas, pide a Dios la sabiduría para aceptar el Evangelio, aún en las situaciones más difíciles de la vida.”   Ravi  Zacharias

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

PREPARACIÓN PARA EXPERIMENTAR EL AMOR DEL PADRE EN JESÚS

Nuestra Regla de Vida describe el objetivo del año de noviciado para quienes se preparan para convertirse en Oblatos: “La etapa del noviciado concluye con el compromiso libre e impregnado de fe en la Congregación. Tras haber experimentado el amor del Padre en Jesús, el novicio consagra su vida a manifestar ese amor. Confía su fidelidad a aquél cuya cruz comparte y en cuyas promesas espera” CC&RR, Constitución 59

Eugenio luego enlista algunas de las cualidades que los novicios necesitan acrecentar, para poder lograr la meta

El deseo ardiente de la perfección, un verdadero gozo de verse situado en una posición tan favorable para alcanzarla, la entrega al servicio de la Iglesia, el celo por la salvación de las almas y un profundo afecto a la familia, deben caracterizar a todos nuestros novicios; amor, estima y fidelidad a las Reglas, pobreza, obediencia, respeto a los superiores, etc.; ayudémonos todos para lograr estos resultados…

Carta a Henri Tempier, Junio 18, 1828, EO VII núm. 302

¿Cuáles de mis cualidades se ven mejor para lograr mis metas hacia el Reino?

 

“El fracaso llega solo cuando olvidamos nuestros ideales, objetivos y principios.”   Jawaharlal Nehru

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

VENGAN Y VEAN

Nuestra Regla de Vida nos indica: “Nuestras casas acogerán de buen grado a aquellos que desean venir a ver y experimentar nuestra vida. Los ayudaremos fraternalmente a discernir lo que el Señor espera de ellos y la gracia especial que les ofrece en su Iglesia..” CC&RR, Constitución 53

El origen de esta práctica se remonta hasta los primeros  días de nuestra casa Oblata en Aix, que proveía alojamiento a estudiantes, daba la bienvenida a los miembros de la congregación de los jóvenes y también fungía como período de preparación para quienes consideraban la posibilidad de una vocación como Oblato.

El P. Martin me ha hablado de dos jóvenes que frecuentan mucho nuestra misión; los describe como modelos de virtud; pero ¿tienen talento? No podemos en adelante recibir a nadie que no esté provisto de él, pues nuestro ministerio lo exige. Que se apresuren a terminar los estudios que han iniciado…

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 9, 1828, EO VII núm. 300

 

“Nada se convierte en realidad sino hasta que se experimenta.”   John Keats

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

UNA MADUREZ DE AMOR QUE FLORECE EN EL AUTO-SACRIFICIO

Los Oblatos en la época de Eugenio (y aun hoy en día) eran misioneros deseosos de utilizar todo su tiempo y energía en la evangelización. Ninguno de ellos quería estar en la administración, formar novicios ni escolásticos. El Padre Guibert era un buen ejemplo. Realizó una excelente labor como maestro de novicios, pero la vida sedentaria le enfermó. Para recuperarse, fue enviado a participar en las misiones parroquiales y su salud volvió. Este patrón sucedió más de una vez.

La Providencia nos había dado en el P. Guibert un maestro de novicios que me parecía totalmente apropiado para ocupar ese importantísimo puesto. Se entregó a la obra con todo el corazón al comienzo. Su salud, que nunca ha sido buena, se alteró, y hubo que hacerle cambiar de aires y descargarlo de la tarea. Esta es, sin embargo, la más importante en la Sociedad; sin noviciado, se acabó la sociedad. 

Así que Eugenio designó al P. Honorat como maestro de novicios.  Recientemente comentamos algunas de las cartas que Eugenio le escribió para tratar de calmar su celo misionero.  Ahora se le pedía dejar el trabajo misionero que tanto amaba y en el que era tan exitoso, por un ministerio esencial dentro de los Oblatos.

… Así pues, es necesario que nuestro noviciado interior esté bien acondicionado, y para ello hace falta un maestro de novicios. Ese maestro de novicios eres tú, mi querido Honorat, que a la lealtad inviolable con la Sociedad unes el amor del orden y la regularidad. Todas mis reflexiones están hechas. Hubiera deseado encontrar a alguien más para dejarte en Nimes, donde estás haciéndolo bien, pero no tengo a nadie más en la Sociedad, y nadie verá mal que prefiera este servicio a otro cualquiera, sobre todo cuando se trata de formar a los miembros que deben impedir su extinción.
Empieza en cuanto recibas mi carta, a conversar con el P. Guibert sobre este asunto; pide te  comunique el resultado del estudio que hizo para cumplir bien su cargo; hablen mucho del tema y a fondo. Lee algunos libros relacionados con esa nueva ocupación.

Eugenio invita a Honorat a reconocer el valor del auto-sacrificio que se le pide, por el bien del futuro de los Oblatos.

Espero mi querido Honorat, que hayas reflexionado suficiente sobre la excelencia de las virtudes religiosas, para encontrarte actualmente en todo a lo que nos llama la obediencia. El Señor bendice esta disposición con los éxitos más inesperados…
Dios proveerá para lo demás, pues sé que las misiones se verán afectadas, pero no importa, todo debe sacrificarse por el noviciado, porque de ahí depende todo el bien que la Sociedad podrá hacer después, y debo reconocer que si algunos hubiesen hecho un buen noviciado, serían mucho menos imperfectos de lo que son.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Mayo 4, 1828, EO VII núm. 299

 

“En Cristo vemos una madurez de amor que florece en el auto-sacrificio y el perdón; una madurez de poder que nunca se desvía del ideal del servicio; una madurez de bondad que se sobrepone a cualquier tentación, y por supuesto, vemos la victoria definitiva de la vida sobre la muerte misma.”   Vincent Nichols

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment