25 DE ENERO DE 1816: EL PRIMER DÍA DE VIDA COMUNITARIA.

El 25 de Enero de 1816 está considerado como el primer día de vida comunitaria para los Misioneros, con la llegada de los tres primeros miembros. Eugenio había comprado parte del un convento de Carmelitas, con un acuerdo en el que la vendedora, la señora Gontier, podría continuar usando gran parte del edificio para su internado para chicas. En sus memorias, Eugenio nos dice que ella

…nos dejó limitados a poco más que a las habitaciones que nos había concedido. Para llegar al último piso, el cual servía como biblioteca, teníamos que utilizar una pequeña escalera tendida por la parte de fuera de la casa ;  teníamos gran dificultad para apretarnos en esos cuartos. De este modo, dos de nuestro grupo dormían en la habitación que ahora se ha convertido en la biblioteca, mientras yo mismo dormía en el estrecho pasillo que conduce hasta allí.
Como teníamos muy pocos muebles en aquellos primeros días, colocamos una lámpara en el umbral de la puerta que conectaba los dos cuartos y nos servía a los tres a la hora de acostarnos.
El comedor, supuestamente temporal, permaneció pobremente amueblado por mucho tiempo. Nuestra improvisada mesa era, simplemente, una tabla sobre dos barriles, los cuales hacían de patas. La chimenea, donde nosotros cocinábamos, soltaba un humo tan malo que oscurecía la luz del día de la « trinchera » donde nosotros comíamos con gran entusiasmo la precaria porción puesta ante nosotros.  Esto  convenía mucho más a las disposiciones puestas por Dios en nuestros corazones que las pausadas comidas que mi madre nos habría servido con placer en su casa. No habíamos perdido nada de nuestra alegría ; por el contrario, ya que este estilo de vida contrastaba tan sorprendentemente con el que acababamos de dejar, esto, a menudo, nos provocaba ataques de risa.

“Memorias” citadas por Rambert, “La vida de Monseñor Carlos José Eugenio de Mazenod”, Tomo I, p. 177.

Aqui en la Escuela Oblata de Teología (OST) de San Antonio, Texas, estamos por iniciar un intenso año de preparación para  celebrar el bicentenario de nuestra Congregación. Este año será una oportunidad para apreciar con gratitud nuestra historia y nuestros logros, y también para permitir que nuestra historia de vivir el Carisma y el Espíritu de San Eugenio nos impulse aún más a ser creativos y valientes portadores de la luz  y la esperanza del evangelio a los que más lo necesitan.

El deseo es que cada miembro de la familia Mazenodiana en el mundo entero al recordar ese 25 de enero del 1816 re-enciendan más profundamente esa chispa que impulsó en aquel entonces a Eugenio a una acción transformadora.

Posted in escritos | Tagged , | Leave a comment

TODOS SE RINDEN COMO CORDEROS DESPUÉS DE HABER JURADO BURLARSE DE TODOS LOS ESFUERZOS DE NUESTROS PADRES

Recordando que la persecución de la Revolución Francesa a la Iglesia había terminado solo 11 años antes, podemos comprender la importancia del ministerio de la misión parroquial de los Oblatos, en un mundo que estaba lejos de ser religioso. Un grupo de Oblatos se encontraba evangelizando en el pueblo de Roquevaire, superando las más severas críticas

Me vi obligado a mandar al P. Guibert a Roquevaire, y acabo de encargar a un vicario de la ciudad ayudarles a confesar. El párroco llora continuamente al ver lo que se realiza ante él: los terroristas, los radicales, los libertinos, todos se rinden como corderos, después de haber jurado burlarse de todos los esfuerzos de nuestros Padres…

Carta a Marius Suzanne, Marzo 20, 1827, EO VII núm. 268

 El secreto del éxito de los Oblatos no era lo brillante de su predicación ni la persuasión intelectual (la mayoría era bastante pobre en este aspecto), sino el ejemplo dado por la calidad de su vida como personas, comprometidas por completo a Dios y su cercanía con la gente a la que servían.  Era su “ser” para “hacer” lo que transformaba a sus críticos en corderos

 

“Ganamos con ternura. Conquistamos a través del perdón.”   Frederick William Robertson

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

¿QUIÉN, SIENDO AMADO, ES POBRE?

“Mirando al mundo a través de los ojos de Cristo, el Salvador” Eugenio y los Oblatos habían tenido una sensibilidad especial para llegar a quienes la estructura de la Iglesia no había llevado la atención adecuada. En algunos casos se debía al idioma, pues la predicación y las ceremonias se realizaban en latín y francés. Los incultos, por consecuencia generalmente los pobres, quienes sólo hablaban provenzal, estaban al margen del ministerio. En el puerto de Marsella, los numerosos pescadores y sus esposas, quedaban en esta categoría, al igual que los muchos trabajadores italianos del muelle. El amor de los Oblatos daba una respuesta constante a sus necesidades en el santuario del Calvaire en la ciudad, en especial durante la misión del jubileo:

Llevo dos días sin casi salir de la Iglesia, que no se desaloja. Si fuéramos diez confesores, todos tendríamos qué hacer.
El domingo 11 de marzo dimos tres veces la bendición: por la mañana, tras la instrucción en provenzal, a las diez y media para la salida de nuestros misioneros de Roquevaire, y por la tarde; la última vez no había suficientes lugares.
Todos los días hay mucha gente, y sobre todo hay un tropel de pobres pescadores junto a los confesionarios. El servicio se hace bien; todo avanza…

Carta a Marius Suzanne, Marzo 20, 1827, EO VII núm. 268

 

“¿Quién, siendo amado, es pobre?”     Oscar Wilde

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

SER MISIONERO SIN IR A LAS MISIONES

Eugenio vivía en la comunidad Oblata del Calvaire en Marsella, siendo el superior  cuando el P. Marius Suzanne se encontraba fuera. A pesar de sus responsabilidades en la diócesis, continuaba participando en las actividades pastorales de la comunidad Oblata en el centro de misión. En una carta a Hippolyte Courtès en Aix, le comenta:

Al hacerte esta confidencia, te explico por qué ha disminuido un poco nuestra correspondencia. Me hace falta tiempo. La dirección de la casa, independientemente de la confesión de sus habitantes me ocupa mucho también, y el obispado me agota; ahora comprenderás. 

Como misionero perpetuo en todo su ser, Eugenio veía cualquier oportunidad de ministerio como una invitación a la misión de los Oblatos, que son buenas noticias para los Oblatos y asociados, que por salud u otras circunstancias no participan en forma directa en las actividades misioneras. Alguien con un corazón misionero, encuentra la forma de serlo en cualquier situación, aun desde un escritorio ejecutivo, estando enfermo o en silla de ruedas.

Me he impuesto, mi querido amigo, no rechazar a nadie en el confesionario; de ahí que me resulta una extraordinaria sobrecarga de trabajo, pero no me echo atrás pues sé que por ese medio ejerzo mi ministerio de misionero sin ir a las misiones. Aprovecho así mi posición y como los resultados son los mismos, aunque los medios sean algo diferentes, me consuelo ante la imposibilidad de hacer lo que están haciendo nuestros Padres.

Carta a Hippolyte Courtès, Marzo 8, 1827, EO VII núm. 265

 

“Antiguamente, los misioneros iban a países distantes con el mensaje del evangelio – con grandes penurias y a menudo a costa de su vida. En contraste, podemos llegar a millones en forma  instantánea desde la comodidad de nuestra casa, solamente con pulsar el botón ‘enviar’ en nuestras computadoras, iPads, o teléfonos.”   Ray Comfort

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

QUÉ IMPORTA SI LOS POLÍTICOS ESTÁN MOLESTOS O NO

Eugenio era Vicario General de su tío Fortuné, Obispo de Marsella, y se involucraba de cerca en el envío de sus cartas pastorales. Los de Mazenod nunca se intimidaron al tratarse de defender los derechos de la Iglesia frente a las autoridades civiles. Eugenio se refiere a uno de esos incidentes en su carta al P. Suzanne. Al escribir esta reflexión nos encontramos en período de elecciones en los E.U. y el mensaje de Eugenio nos sigue desafiando en nuestras opciones políticas, acerca de a quienes deseamos complacer.

Me sorprende que la pastoral no te inspirara otra reflexión más que la observación sobre el descontento del Prefecto. Aquí la gente que piensa tiene un juicio distinto, y en el seminario estuvieron a punto de aplaudir, lo que te probará que aún tienen el sentido de la conveniencia.
Es deber de un obispo aplicar la solución de acuerdo al problema; no importa que los Prefectos se molesten por ello; tanto peor para ellos si están agusanados. San Ambrosio y San Juan Crisóstomo hacían poco caso de ese tipo de inconvenientes.

Carta a Marius Suzanne, Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

 Yvon Beaudoin, en una nota al pie de esta carta, comenta sobre el antecedente. En años posteriores veremos mucho más acerca de los conflictos entre el gobierno francés y  Eugenio. “Una alusión a la pastoral de Cuaresma de 1827.  El Abad de la Bruyère, sacerdote de la diócesis de Viviers, predicó en Marsella con bastante éxito, hasta ser vetado por el Obispo, quien tenía serios motivos para actuar de esa forma y que prefería no hacer públicos. Muchos sacerdotes y laicos de Marsella hablaron en favor del Abad. En su carta pastoral del 11 de febrero, Fortuné les hizo serios reproches: “. . . El deber de los fieles en relación a su Obispo, tan claramente mostrada en los períodos apostólicos, ha sido nuevamente ignorada recientemente por algunos hombres obstinados, para el mayor escándalo de nuestro rebaño..”. Las autoridades civiles juzgaron esta intervención pública como demasiado severa, incluso más cuando ya nadie se refería al asunto. “Los múltiples errores [del Obispo], aunque ocasionados por los más puros principios, le alejan de quienes podrían apoyar su episcopado y son un obstáculo para los servidores públicos”, escribió el Procurador, General La Boulie, al Ministro. El 3 de marzo de 1827. “Como yo, el Prefecto [Villeneuve-Bargemont] se queja de los errores del buen Obispo .”  Archivo Nacional, París, BB 18 1294.”

 

“La separación de la iglesia y el estado tuvo la intención de proteger a la iglesia del estado; un estado que declara que la religión está más allá de la vida pública, es un estado que se declara supremo sobre todos los valores religiosos.” Ben Shapiro

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

RELACIONES QUE DEFINEN

Continuando en la reflexión acerca del premio recibido por Eugenio, dos aspectos le alegran.

Veo en ello una esperanza de utilidad para la Sociedad ( ). Lo que me gusta es que el rey reconoce precisamente como motivo, el bien que he hecho con las misiones, a sus súbditos. Podría haber mencionado otros que de nada me habrían servido o que, por lo menos, yo no habría podido mencionar en caso de que algún día necesitáramos realizar alguna gestión.

 Carta a Marius Suzanne, Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

El primero se refiere al reconocimiento del buen trabajo realizado por las misiones Oblatas y la esperanza de que el premio abriera la puerta al establecimiento de una ubicación misionera en Piedmont. El segundo proviene de una carta sobre el tema, recibida  de Louis de Collegno, amigo de siempre de Eugenio, desde sus días de estudiante en el Colegio de Nobles en Turín. En ella menciona a San Lázaro, que el Evangelio considera tradicionalmente como amigo de Jesús y primer obispo de Marsella. La “Sede de Lázaro” fue uno de los motivos por los que Eugenio lucharía incansablemente en el futuro para evitar que el gobierno francés suprimiera esta diócesis. Rey explica:

“Se trata del mismo punto de vista, son los mismos sentimientos expresados por un amigo del Fundador, el conde Louis de Collegno, quien le escribiera de Turín el 30 de marzo de 1827: ‘Con gran regocijo supe del nuevo vínculo establecido entre nosotros por tu incorporación a la orden religiosa y militar de los Santos Mauricio y Lázaro: quienes se convierten ahora en nuestros protectores comunes, uno que trajera la fe a Provenza, el otro que la llevara a Piedmont con su ejército, antes de ir a Valais. Así que tú y yo, tenemos la obligación mutua ante estos dos santos: asísteme por favor en mi tarea de gratitud a uno, así como yo he de realizar mi mejor esfuerzo contigo por el otro.

Deseo grandemente y no pierdo la esperanza, que tu meta de permitirnos participar en el bien que haces en Francia, pueda realizarse aquí algún día. Se carece incluso de lo ordinario en la tarea de Dios, semillas de oposición que podrían ser menos favorables en algunos aspectos, muy propensas a alarmar a la distancia, aun cuando sea para su bien. Verte bien contribuirá en mucho a la elección que hagamos para cubrir la localidad de Chambéry …’

En la misma carta, M. Collegno habla del oficio que los caballeros de los Santos Mauricio y Lázaro deben decir diariamente: es obligatorio para quienes han hecho votos y profesado. El oficio es muy antiguo y aporta evidencia valiosa del martirio de San Lázaro, primer Obispo de Marsella.

Pronto encontraremos al nuevo caballero utilizando su título para tratar de establecer una casa Oblata en Chambéry; aunque no tendrá éxito, pues el rey de Cerdeña dio su autorización para ello a otra Congregación, con el nombre de Oblatos de María.” (Rey I  pág. 264 – 265)

 

“Tus relaciones con todo lo que te rodea definen literalmente quien eres.”   Aaron D. O’Connell

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

EL RECONOCIMIENTO A LAS MISIONES OBLATAS

Eugenio había recibido el honor de ser nombrado caballero de la Órden Religiosa y Militar de los Santos Mauricio y Lázaro. El historiador Oblato, Rey, quien conocía bien a Eugenio, da introducción a esta carta diciendo: “nos muestra el punto de vista que utiliza para juzgar su reconocimiento honorífico, cuyo espíritu religioso no le permitía ilusión alguna respecto a su valor intrínseco: vemos cómo el mismo calificativo se utiliza para todos los honores que recibiría el Fundador de los Oblatos.”

…  Realmente creo que te burlas de mí en lo que dices respecto a mi caballería.
Veo en ello una esperanza de utilidad para la Sociedad ( ). Lo que me gusta es que el rey reconoce precisamente como motivo, el bien que he hecho con las misiones, a sus súbditos. Podría haber mencionado otros que de nada me habrían servido o que, por lo menos, yo no habría podido mencionar en caso de que algún día necesitáramos realizar alguna gestión.

Carta a Marius Suzanne,  Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

Rey continúa: “Todo se relaciona a la salvación de las almas a través de su amada familia religiosa: un honor recibido por el celo, que podría abrir nuevas regiones para  evangelizar – un motivo suficiente para darle el valor que nada más puede quitarle.” Rey I pág. 425

Eugenio aceptó dicho honor sólo debido a su utilidad. Daba reconocimiento al valor del trabajo misionero de los Oblatos y en segundo lugar, esperaba que pudiera abrir la posibilidad de establecer una misión en el reino de Cerdeña. Muchos retratos oficiales de Eugenio muestran al Obispo llevando esta condecoración.

 

“Ninguna persona ha sido honrada por lo que haya recibido. El honor fue la recompensa a lo que dieron.”   Calvin Coolidge

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

RECONOCIMIENTO AL MINISTERIO CON LOS INMIGRANTES

Marius Suzanne parecía haberse burlado de Eugenio acerca de un honor cívico que acababa de recibir del rey de Cerdeña:

Realmente creo que te burlas de mí en lo que dices respecto a mi caballería.

Carta a Marius Suzanne, Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

 El historiador Rey nos da el antecedente

Por mucho tiempo,  Marsella, al igual que todas las ciudades a las orillas del Mediterráneo, formaba una colonia italiana representada por: los sardos, los genoveses, los sicilianos. Este era un grupo fluctuante de inmigrantes bastante grande de la población, que generalmente no contaba con atención religiosa. El fundador decidió hacerse cargo de ellos. Su celo, apoyado en su conocimiento del idioma italiano, le permitió lograr resultados inesperados.

 

Poco después de su llegada a Marsella como vicario general de la diócesis en 1823, Eugenio había notado el gran número de inmigrantes italianos que se encontraban abandonados en su necesidad de ayuda espiritual, pues la iglesia era incapaz de realizar ministerio en su idioma. Dio respuesta de inmediato, invitándoles a reunirse en el santuario y la iglesia del Calvario, de los que eran responsables los Oblatos.

El Cónsul italiano dio cuenta de ello en sus informes a la Corte de Cerdeña. El rey Carlos Félix, profundamente religioso, supo con gran satisfacción del éxito logrado por el Vicario General de la Diócesis de Marsella, cuyos sermones en Niza habían tenido un gran impacto, llegando incluso al palacio real. A través del cónsul de Cerdeña, Su Majestad envió al Padre de Mazenod la nominación y condecoración como Caballero de la Órden Religiosa y Militar de los Santos Mauricio y Lázaro, un honor tenido en alta estima en la época y merecedora de reconocimiento.

REY I pág. 425

En 1836, el rey Carlos Alberto le invistió con el título de comandante; y en veinte años el rey Víctor Emanuel II le concedió el título de gran oficial – siempre en reconocimiento del ministerio con los trabajadores italianos de los muelles y sus familias.

En la actualidad, los Misioneros Oblatos continúan llevando el Evangelio a los inmigrantes en todo el mundo.

 

“La dignidad no consiste en poseer honores, sino en merecerlos.”   Aristóteles

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

COMPARTIR EL PAN DE LA AMISTAD, LA FE, LA REFLEXIÓN Y LA ORACIÓN

El celo misionero era practicado no solo fuera de la comunidad en la predicación y la celebración de los sacramentos, sino también en la casa, cuando la gente acudía a estar un rato y a celebrar el sacramento de la reconciliación.

…  hay que saber cerrar la puerta cuando es tiempo de hacerlo. En cuanto a la Congregación de que me hablas, estoy de acuerdo que le prestes atención, pero es un abuso no ser dueño en la propia casa. Que hombres vengan a confesarse en casa, está bien, pero que vengan a todas horas y, sobre todo, que se queden durante nuestros recreos, no puede ser. No habría nunca recogimiento entre nosotros, ninguna libertad. ¡Oh, no, no más! Hemos reconocido el abuso, no volvamos a caer en él.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Marzo 13, 1827, EO VII núm. 266

En muchos lugares del mundo Oblato, nuestros asociados tienen un sentido de pertenencia a nuestras comunidades y vienen a visitarnos regularmente para rezar con nosotros, compartir nuestra fe y algo de comer. Siempre que he experimentado este tipo de relación, el tiempo juntos me ha enriquecido. Eugenio también da una advertencia en cuanto al ritmo de cada quien y la necesidad de respeto a la privacidad. La comunidad Oblata, como cualquier otra familia, necesita tener tiempo para la interacción en privado.

En nuestra Regla de Vida:

“Nuestras casas y nuestros corazones están abiertos a cuantos necesitan ayuda y consejo. Acogeremos gustosos a los sacerdotes, a los religiosos y demás obreros del Evangelio que desean compartir con nosotros el pan de la amistad, la vida de oración y las reflexiones a la luz de la fe. Al mismo tiempo, la comunidad respetará las necesidades y el derecho a la vida privada de cada uno de sus miembros.”   CC&RR, Regla 41a

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

HAY QUE SABER CERRAR LA PUERTA CUANDO ES TIEMPO DE HACERLO

La mayoría no sabemos cómo cerrar nuestras puertas en forma razonable y evaluar las exigencias de nuestro tiempo y energía.

Después del cansancio de una dura misión ¿no es natural que exija que descanses? ¿Y cómo no voy a estar contrariado al ver que te has comprometido a un trabajo arduo,  y aún más al verte dispuesto a aceptar más? No hay consideración que valga. 

Para ayudarles, Eugenio deseaba que las solicitudes de ministerio llegaran a él, siendo quien les protegiera, si se tratara de demasiada exigencia para los Oblatos.

Hubiera querido que rehusaras todo lo que te proponían y les pidieras que recurriesen a mí. Tienes permiso para el jubileo de los niños, que te cansará más de lo que piensas, pero nada más. Quiero absolutamente que descanses y estudies; hay que saber cerrar la puerta cuando es tiempo de hacerlo.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Marzo 13, 1827, EO VII núm. 266

 El descanso se refiere al físico, pero también a la necesidad de estudiar y rezar, para tener un regocijo valioso en la predicación. La invitación de nuestra Regla de Vida:

“Por encima de todo, asimilarán en la oración lo que estudian y vivirán lo que aprenden, para hacerse así testigos fidedignos del mensaje que van a predicar.”  CC&RR 66c

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment