PAUSA

Por circunstancias imprevistas voy a estar fuera de San Antonio por un par de semanas, así que esta reflexión diaria será interrumpida hasta mi regreso.

Les recuerdo que todos los escritos del blog  están siempre en el sito – y que pueden buscar una palabra o un tema utilizando el “search” de la página de inicio.

Frank Santucci OMI

Oblate School of Theology, San Antonio, Texas

Posted in Uncategorized | 1 Comment

DESEO QUE EL SEÑOR INSPIRE A UNOS Y A OTROS LO QUE CONTRIBUYA MÁS A SU GLORIA

Convencido que el sacerdote en cuestión tenía una vocación genuina a la vida misionera de los Oblatos, Eugenio le recomienda ser paciente y no ser rechazado por oposición. La voluntad de Dios triunfaría a la larga.

En su caso particular, le diré que es imposible desconocer su vocación al estado religioso; que la atracción constante hacia las misiones indica la elección que debe hacer, y que conforme a eso, estaría dispuesto a admitirle en nuestro noviciado; que Mons. el Obispo de Digne, quien emplea constantemente a nuestra Sociedad en su diócesis, no debería negarle el permiso de unirse a nosotros; pero nos vemos obligados, a pesar del derecho que tiene de seguir su vocación y de nuestros privilegios para facilitarle el medio, a esperar a que Su Ilustrísima le conceda  permiso para realizar su proyecto. 

Eugenio veía de primordial importancia la unidad con el Pastor en jefe y pide que las partes involucradas lleguen a un acuerdo, para servicio de la gloria de Dios y las almas más abandonadas.  Es interesante que el obispo en cuestión, Miollis, sea identificado como el obispo inmortalizado por la literatura en “Les Miserables.” Eugenio y él se conocían de Aix, y fue él quien invitó a su compatriota provenzal a aceptar el santuario de Notre Dame du Laus.

Su Prelado es un santo obispo; debe por consiguiente, conocer las normas de la Iglesia, y no pensar poder oponerse a su vocación; pero le está permitido probarle; puede seguir lo difícil, y tener la idea de que su proyecto no es más que un fervor pasajero. Insista ante él, haga valer las razones de su vocación a un estado más perfecto; suplique, no se desanime ante las respuestas evasivas. No resistirá peticiones perseverantes, que probarán su verdadera vocación.
Sólo me queda esperar que el Señor inspire a unos y a otros lo que contribuya más a su gloria y al cumplimiento de sus designios misericordiosos, para las pobres almas más abandonadas, al servicio de las cuales se consagra especialmente nuestra Sociedad.

Carta a un sacerdote de la diócesis de Digne, Julio  22, 1827.,EO XIII núm. 61

 

“Una de las principales tareas de la teología es encontrar palabras que no dividan, sino unan, que no creen conflicto, sino unidad, que no hieran, sino que sanen.”   Henri Nouwen

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

PREOCUPADO POR MANTENER LA BUENA VOLUNTAD DE NUESTROS OBISPOS POR EL BIEN DE SUS REBAÑOS

La aprobación en Roma para los Oblatos significaba ser libres de aceptar a cualquier candidato, a pesar de la oposición de los obispos. Sin embargo, Eugenio creía importante actuar en unidad con el Obispo local y respetar su deseo.  En una carta dirigida a un sacerdote de la diócesis de Digne que deseaba unirse a los Oblatos, aclara su posición al respecto.

Nuestra Sociedad, aprobada por la Iglesia, goza de los mismos privilegios que la Compañía de Jesús; pero los utiliza con la misma reserva, por idénticos motivos. Con el deseo de conservar la benevolencia de nuestros Obispos para mayor bien de sus fieles, solo recibimos a los individuos que ellos nos concedan.
No me corresponde decidir si pueden oponerse a la vocación de quienes el Señor llama al estado religioso; los Soberanos Pontífices han decidido sobre eso; en cuanto a nosotros, nos sometemos con resignación a las negativas, hasta a las más inesperadas, pues dedicándonos sin descanso a la salvación y santificación de las almas en las diócesis, nos parece justo se nos proporcionen los medios para hacer el bien.

Carta a un sacerdote de la diócesis de Digne, Julio 22, 1827.,EO XIII núm. 61

 En vez de ejercer su derecho y hacer un lío, Eugenio actuó con base al principio de unidad con el pastor en jefe de la diócesis. Nuestro objetivo era y sigue siendo, servir a la Iglesia ayudando a sus ministros, dentro de nuestras posibilidades, a llegar a quienes las estructuras de la iglesia local no pueden. Lo que cuenta a largo plazo, no son nuestros sentimientos y orgullo, sino el bienestar de quienes servimos.

 

“En lo básico, unidad; en las diferencias, libertad; y en todas las cosas, caridad.”   Philipp Melanchthon

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

LA SOLICITUD DE UN OBISPO, QUE NO CORRESPONDE A NUESTRO CARISMA

Marius Suzanne, convaleciente de su grave enfermedad, había recibido la invitación del Obispo de Aix para ser su secretario. Eugenio sentía que ello no mantendría el espíritu de los Oblatos, por lo que escribió al P. Courtès, superior en Aix, donde se recuperaba el P. Suzanne

… Un palacio y los cuidados de un ilustre Prelado, es demasiado para un pobre religioso que después de su convalecencia necesitará volver pronto a la observancia de una vida regular, si no quiere correr el riesgo de condenarse. Sería uno digno de lástima si solo pudiera recuperarse por ese medio.

Carta a Hippolyte Courtès, Julio 15, 1827, EO VII núm. 272

Eugenio señaló su oposición al mismo Marius Suzanne, y cómo el Obispo no apreciaba el valor de la vocación de los misioneros en su diócesis.

Me proponen te envíe a San Antonino, con la convicción de que en ese puesto honorable, donde solo tendrías que hacer la oración de la mañana y de la tarde, celebrar la misa y acompañar al prelado, podrías recuperarte por completo… La propuesta es tan en serio que probablemente ocasione un disgusto cuando me la mencionen de nuevo.. ¿Estos ofrecimientos? no sólo por causa de Jesús. Creerás estar soñando cuando leas esto, sin embargo es así. ¿Es posible que conozcan tan poco la dignidad de nuestra profesión? Cada vez quedo más sorprendido. No la olvidemos, al menos nosotros mismos; y que la santidad de nuestra vida se imponga de forma que nos evite la humillación de ciertos favores.

Carta a Marius Suzanne, Julio 18, 1827, EO VII núm. 273

 Actualmente vemos esto como una invitación a discernir las solicitudes recibidas para nuestro ministerio: ¿cómo se conforman algunas de las exigencias de nuestro tiempo y energía al enfoque Oblato?

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

LOS OBISPOS Y EL CARISMA OBLATO: ¿CONFLICTO O COMUNIÓN?

Eugenio fundó a los Oblatos  para servir a la Iglesia y a su misión, con la visión carismática que nos es particular. Nuestra vocación se hace tangible en torno a la persona del Obispo, con quien servimos en comunión, a la Iglesia local. Al escribir al Obispo de Nimes, donde había una comunidad de Oblatos, Eugenio le asegura el deseo de una comunión misionera.

Sepa, Monseñor, que nuestra sociedad trabaja con gusto a sus órdenes. Cuando sea más numerosa, hará más todavía y cuanto usted disponga, pues la intención de todos nosotros, mientras estemos en su diócesis, será estar a su servicio y dar a su corazón paternal todo el consuelo que tiene derecho a esperar de sacerdotes que comprenden la solicitud y amplitud de su deber.

Carta al Obispo P.B. de Chaffoy de Nimes, EO XIII núm. 60

 

Sin embargo, no se trataba de una servidumbre ciega, sino de un servicio ofrecido dentro de los parámetros de nuestro particular enfoque carismático. Siempre que Eugenio se encontraba con obispos que solicitaban a los Oblatos realizar tareas que no concordaban con nuestra vocación específica, retiraba a los Oblatos de la diócesis o del trabajo.

Por coincidencia, al reflexionar en esta carta, dos de nuestros Oblatos han sido nombrados obispos con unos días de diferencia.  Por instinto, mi reacción ante cada anuncio fue de consternación, pues la Congregación Oblata “perdía” un buen hombre talentoso al servicio de nuestras propias necesidades misioneras. Sin embargo no es el caso, pues fuimos fundados para estar al servicio de los más abandonados, dentro de las necesidades de la Iglesia y nuestro espíritu misionero continúa a su servicio. El mismo Eugenio dio ejemplo al ser nombrado obispo, respondiendo a las necesidades urgentes y esenciales en la vida de la Iglesia en Marsella. Con su corazón y visión como Oblato, se convirtió en un agente de transformación – con una atención especial a los más abandonados en su diócesis.

 

“Estén atentos a que los candidatos a ser obispos sean pastores que sean cercanos a la gente, padres y hermanos que sean gentiles, pacientes y misericordiosos.”   Papa Francisco

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

LA PROPIEDAD ES LA MÁS SEGURA GARANTÍA DE  ESTABILIDAD

Al tiempo que guiaba el celo de los misioneros Oblatos hacia los más abandonados, Eugenio también debía tratar con los obispos locales para salvaguardar el status y situación de los Oblatos en las diócesis donde servían. Yvon Beaudoin explica la situación en Nimes, donde había un conflicto de intereses: “ Mons. Chaffoy quería que la casa de los Oblatos, para la cual habían colaborado los nimenses por medio de colectas, perteneciera a la diócesis. En 1825, los Oblatos se instalaron en una casa cerca del seminario. En 1826, adquirieron un inmueble con una habitación y dependencias. ” (Nota al calce de EO XIII n. 60)

Me disgusta consentir en disposiciones que hacen peligrar la existencia de nuestra pequeña Sociedad en su diócesis, en la que usted sin embargo ha puesto cierto interés para establecerla, movido por su benevolencia y la esperanza del bien que puede hacer a sus fieles. La propiedad es la más segura garantía de estabilidad; los inquilinos están expuestos a demasiados riesgos; no se acostumbran nunca, considerándose siempre extraños; pueden sentir la tentación de cambiar de lugar ante el menor disgusto o descontento; esa situación es esencialmente nociva para el bien, que no ve futuro ante sí. Parece que todos están de acuerdo en ello, pues ninguna sociedad acepta abrir establecimientos si no se le asegura al menos la propiedad de la casa que debe habitar

Carta al Obispo P.B. de Chaffoy de Nimes, EO XIII núm. 60

 Encontraremos en forma regular ejemplos de esta situación durante la vida de Eugenio. Este tipo de conflicto  ha estado presente a lo largo de nuestros 200 años de existencia – y continúa hoy en día en algunas partes del mundo.

 

“La propiedad tiene la intención de servir a la vida, y sin importar cuánto la rodeemos de derechos y respeto, no tiene esencia personal. Es parte de la tierra sobre la que camina el hombre. No es el hombre.”   Martin Luther King, Jr.

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

AQUÉLLOS QUE EXTIENDEN UNA MANO CÁLIDA Y TIERNA

Damos una rápida mirada al afecto de Eugenio en medio de sus muchas preocupaciones: la necesidad de expresar su apego y alegría al poder compartir en forma más profunda con algunos de sus hijos Oblatos. Este aspecto del carácter de Eugenio a lo largo de su vida, se refleja en su devoción por Lázaro, el amigo de Jesús, con quien según el Evangelio, Jesús pasaba tiempo.

Me explicaré de viva voz, cuando tenga el gusto de verte en Aix. Sabes con qué calma me gusta conversar con mis hijos que, como tú, merecen toda mi confianza y viven unidos tanto a mí como a la Sociedad, por un afecto que me es familiar…
Te abrazo de todo corazón y espero te recuperes pronto. Adiós.

Carta a Marius Suzanne, Mayo 9, 1827. EO VII núm. 270

 

“Cuando nos preguntamos en forma honesta quién tiene la mayor importancia en nuestra vida, a menudo encontramos que son aquéllos quienes en vez de dar consejo, soluciones o curas, eligieron compartir nuestro sufrimiento y tocar nuestras heridas con una mano cálida y tierna.”    Henri Nouwen

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

LO QUE MÁS NOS HA AGOTADO SIEMPRE EN MISIÓN ES LA FALTA DE SUEÑO

Aunque alegrándose por las conquistas que el grupo de Oblatos lograba en la misión del jubileo en Roquevaire, Eugenio mantenía los pies en la tierra y le preocupaba que los misioneros se estuvieran agotando y sacrificando el sueño a favor de la tarea. Había aprendido personalmente a través de sus excesos y se había vuelto sensible al querer que los Oblatos evitaran caer en las mismas trampas.

Me parece, mi querido P. Guibert, que fue recibido con los brazos abiertos por nuestros Padres de Roquevaire; la necesidad era extrema. Por eso, para evitar se agote, le envío un vicario de Notre Dame du Mont, quien le ayudará en las confesiones. Veo que necesita cuidarse más que en otras partes, pues el trabajo le agobia. Es absolutamente necesario que tome todas las precauciones posibles para dar al sueño el tiempo que nuestra naturaleza exige.
Estoy de acuerdo en que de verse obligados a comenzar el ejercicio de la mañana muy temprano, lo hagan, pues es necesario; pero entonces, que se reglamente que dos misioneros por turno descansen hasta las seis. El H. Hermitte puede acostarse un poco antes; cualquier otro puede tocar la campana a las diez, sin que tenga que velar para ello. Acostándose temprano, se levantará siempre para el servicio de la mañana, para poder hacer la oración matutina y las oraciones de la misa; otros dos misioneros se levantarán, uno para la instrucción y el otro para celebrar la santa misa; los otros dos descansarán. Con este método, no habrá fatiga en absoluto; confíen en mi experiencia; lo que más nos ha agotado siempre en misión es la falta de sueño; por eso, no dudo en darles el reglamento anterior, del cual no les será permitido apartarse, más que la víspera de las comuniones.

Carta a Hippolyte Guibert, Marzo 20, 1827, EO VII núm. 267

 

“El sueño es la cadena de oro que ata la salud a nuestros cuerpos.”    Thomas Dekker

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

INSPIRAR A TRAVÉS DEL EJEMPLO

Eugenio se deleita con las cartas recibidas de los Oblatos en Roquevaire, que comparten sus alegrías misioneras con él.

No necesito decir cuánto bendigo al Señor por todo lo que hace mediante su ministerio; estamos por completo llenos de alegría, como si fuera algo nuevo para nosotros. Leí la carta de nuestros Padres a la comunidad después de la explicación de la Regla; es propicia para animar a nuestros buenos novicios a trabajar en  adquirir las virtudes que deben ser la base de la vida de los Oblatos; me parece que se les hacía la boca agua. La misión continúa también en nuestra iglesia; harían falta diez confesores permanentes y solo somos tres mitades..

Carta a Hippolyte Guibert, Marzo 20, 1827, EO VII núm. 267

 Eugenio siempre compartía las cartas de los misioneros con la comunidad, especialmente con los jóvenes en formación. Escuchar las aventuras misioneras de sus hermanos Oblatos mayores, hacía que los jóvenes se impacientaran por salir y ser misioneros también. Encontramos aquí algo de la emoción de los Hechos de los Apóstoles y los primeros años de apostolado. En el futuro, cuando los misioneros Oblatos irían a Norteamérica, África y Asia, sus cartas serían un recurso constante de incentivo para que los nuevos miembros de la congregación Oblata quisieran hacerlo por igual. Actualmente, al reflexionar  en 200 años de vida misionera de los Oblatos, las vidas, generosidad y logros de miles de miembros de la familia Mazenodiana nos invitan a una respuesta entusiasta.

 

“No digas solo a tus hijos que estén activos, que salgan y jueguen. Se líder a través del ejemplo.” Summer Sanders

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

25 DE ENERO DE 1816: EL PRIMER DÍA DE VIDA COMUNITARIA.

El 25 de Enero de 1816 está considerado como el primer día de vida comunitaria para los Misioneros, con la llegada de los tres primeros miembros. Eugenio había comprado parte del un convento de Carmelitas, con un acuerdo en el que la vendedora, la señora Gontier, podría continuar usando gran parte del edificio para su internado para chicas. En sus memorias, Eugenio nos dice que ella

…nos dejó limitados a poco más que a las habitaciones que nos había concedido. Para llegar al último piso, el cual servía como biblioteca, teníamos que utilizar una pequeña escalera tendida por la parte de fuera de la casa ;  teníamos gran dificultad para apretarnos en esos cuartos. De este modo, dos de nuestro grupo dormían en la habitación que ahora se ha convertido en la biblioteca, mientras yo mismo dormía en el estrecho pasillo que conduce hasta allí.
Como teníamos muy pocos muebles en aquellos primeros días, colocamos una lámpara en el umbral de la puerta que conectaba los dos cuartos y nos servía a los tres a la hora de acostarnos.
El comedor, supuestamente temporal, permaneció pobremente amueblado por mucho tiempo. Nuestra improvisada mesa era, simplemente, una tabla sobre dos barriles, los cuales hacían de patas. La chimenea, donde nosotros cocinábamos, soltaba un humo tan malo que oscurecía la luz del día de la « trinchera » donde nosotros comíamos con gran entusiasmo la precaria porción puesta ante nosotros.  Esto  convenía mucho más a las disposiciones puestas por Dios en nuestros corazones que las pausadas comidas que mi madre nos habría servido con placer en su casa. No habíamos perdido nada de nuestra alegría ; por el contrario, ya que este estilo de vida contrastaba tan sorprendentemente con el que acababamos de dejar, esto, a menudo, nos provocaba ataques de risa.

“Memorias” citadas por Rambert, “La vida de Monseñor Carlos José Eugenio de Mazenod”, Tomo I, p. 177.

Aqui en la Escuela Oblata de Teología (OST) de San Antonio, Texas, estamos por iniciar un intenso año de preparación para  celebrar el bicentenario de nuestra Congregación. Este año será una oportunidad para apreciar con gratitud nuestra historia y nuestros logros, y también para permitir que nuestra historia de vivir el Carisma y el Espíritu de San Eugenio nos impulse aún más a ser creativos y valientes portadores de la luz  y la esperanza del evangelio a los que más lo necesitan.

El deseo es que cada miembro de la familia Mazenodiana en el mundo entero al recordar ese 25 de enero del 1816 re-enciendan más profundamente esa chispa que impulsó en aquel entonces a Eugenio a una acción transformadora.

Posted in escritos | Tagged , | Leave a comment