TRÁTELOS CON CONFIANZA Y DELICADEZA

Al llegar Henri Tempier en visita oficial a la comunidad de Laus a nombre de Eugenio, se le aconseja cómo tratar a dos Oblatos muy sensibles y con problemas. El primero era Alexandre Dupuy, quien dejaría a los Oblatos un año después.

Debe tratar al P. Dupuy con confianza y delicadeza, para disipar los injustos prejuicios que se la formado

(YENVEUX, VII, 97). Citada como nota al calce en EO VII núm. 333

Respecto al superior local de Laus, recomiéndele como algo proveniente de usted con la suavidad requerida, ser menos susceptible de lo que es; parece que es un defecto que todavía no ha reconocido.

Carta a Henri Tempier, Julio 16, 1829, EO VII núm. 333

El segundo que requería ser tratado con confianza y delicadeza era André Sumien, quien era una persona difícil con quien Eugenio había tenido desacuerdos en el pasado acerca de su comportamiento. El gesto de Eugenio había tenido la intención de tranquilizarlo.

No esperaré a su visita para nombrar segundo asesor al P. Sumien. Me alegra que le llegue directamente de mí, como muestra de haberle devuelto mi confianza, que él estaba convencido de haber perdido.

Carta a Henri Tempier, Julio 16, 1829, EO VII núm. 333

Posted in Uncategorized | Leave a comment

UNA PAUSA DE UNA SEMANA

 

Estaré involucrado en un retiro para sacerdotes en un lugar sin acceso a Internet.

Durante este tiempo, ¿puedo invitarle a visitar algunas de las entradas de San Eugenio habla en www.eugenedemazenod.net/esp/

Posted in Uncategorized | Leave a comment

17 FEBRERO 1826: LA IGLESIA RECONOCE QUE LA FUNDACIÓN DE EUGENIO ES UN CARISMA DE DIOS

Eugenio escribe desde Roma para compartir la buena nueva a los Oblatos:

Mis queridos hermanos: ayer tarde, 17 de febrero de 1826, el Sumo Pontífice León XII confirmó la decisión de la congregación de cardenales y aprobó específicamente el Instituto, las Reglas y las Constituciones de los Misioneros Oblatos de la Santísima e Inmaculada Virgen María…
La conclusión que tenemos que sacar, mis queridos amigos, mis hermanos buenos, es que debemos trabajar con renovado ardor y con una abnegación más radical todavía, para dar a Dios toda la gloria que esté en nuestras manos, y llevar la salvación a las pobres almas de nuestro prójimo por todos los medios a nuestro alcance; es adherirnos de corazón y de alma a nuestras Reglas y cumplir con la mayor exactitud cuanto nos prescriben…
En el nombre de Dios, seamos santos.

Eugenio de Mazenod, febrero 1826, E.O. VII, n. 226

Hoy:

El 7 de octubre de 2016, en el encuentro de los miembros del Capítulo con el Santo Padre, el mensaje que nos entregó y su presencia con nosotros hicieron del mismo un encuentro santo. Experimentamos la efusión del Espíritu Santo. Todos nos sentimos invadidos por un inmenso amor por la Congregación y por gran alegría y esperanza por nuestro futuro. Esa visita con el Papa Francisco me hizo revivir las palabras de nuestro Fundador componía el 15 de agosto de 1822 refiriéndose a “…nuestra querida Sociedad. Me parecía estar viendo palpablemente que llevaba el germen de muy grandes virtudes, que podría realizar un bien infinito; la encontraba buena; todo me gustaba en ella, amaba sus Reglas, sus estatutos; me parecía sublime su ministerio, como lo es, en efecto. Veía en su seno unos medios de salvación seguros, incluso infalibles, tal como aparecían ante mí” (Selección de Textos Oblatos nº 98). Estas palabras de San Eugenio nos bendicen hoy.”

Louis Lougen OMI. Superior general

Posted in Uncategorized | 1 Comment

UN TOQUE DE REALISMO

 

Más instrucciones al P. Tempier para su visita. El Padre Albini era profesor en el seminario y fue enviado en verano al campo, tanto para que tuviera descanso físico, como para alejarlo un poco del Padre Mie, su compañero con un gran celo, que parecía no saber cómo descansar.

Creo ha enviado al P. Albini al campo; esto no solo es útil para su salud, sino que también será un medio eficaz de alejarlo de la compañía del P. Mie, que lo volvería loco.

Al hablar de la casa en Aix, Eugenio muestra un toque de realismo y de humor.

No se preocupe de momento si la cocinera de mi madre no acata la clausura; hay una razón mayor para aguantarla, y es que tiene que enseñar a cocinar al Hno. Gibert; encomiende a éste tener con ella las debidas consideraciones.

Carta a Henri Tempier, Julio 16, 1829, EO VII núm. 333

¡La cocinera debe haber sido formidable, para hacer notar su presencia en la casa! Al pobre Hermano Gibert se le aconseja mantener la calma

Posted in Uncategorized | Leave a comment

HÁGALE SABER SUS DEBERES, CON BONDAD PERO CON FIRMEZA

Continuando su consejo a Henri Tempier durante su visita con todos los Oblatos a nombre de Eugenio, trata con dos personas difíciles. En ambos casos busca el bien y la posibilidad de desarrollo en cada uno, al igual que la corrección necesaria para lograrlo.

 No puedo más que recomendar al Hno. Ricard; es un buen muchacho, pero creo no estudia nada, y usted sabe lo ignorante que es. Hágale conocer sus deberes con bondad, pero con firmeza.

De nuevo, mostrarle que se le quiere, pero también asegurarse que observe la Regla:

 Si puede persuadir a Biallez para que vaya algún tiempo al noviciado a prepararse para su oblación, creo que aún podríamos sacarle partido. No le trate en la visita como extraño, pues esa actitud le incomoda…. Infórmeme detalladamente de cómo va, dígale de mi parte que le queremos como hermano, pero que no puedo menos que exigirle observar la Regla.

Carta a Henri Tempier, Julio 16, 1829, EO VII núm. 333

Posted in Uncategorized | Leave a comment

QUIERO DEMASIADO A ESE HERMANO, A QUIEN TENGO SIEMPRE PRESENTE EN MI ESPÍRITU

Las instrucciones de Eugenio a Tempier, quien salió en visita a los Oblatos, estaban respaldadas con una carta personal, en la que explica sus preocupaciones.

Al escribir acerca de uno de los jóvenes Oblatos en formación, vemos la cariñosa preocupación de Eugenio por el bienestar y desarrollo del escolástico, pero también por las áreas prácticas que necesitan corrección, para que se convierta en un santo misionero.

Le recomiendo que abrevie sus sesiones en la sacristía, en el taller de la costurera y en el locutorio. Creo no le es provechoso ver tanto a su madre, que solo le habla de cosas inútiles; una vez por semana me parecería suficiente; de otro modo, no adquirirá nunca el espíritu religioso.
Quiero demasiado a ese hermano, a quien tengo siempre presente en mi espíritu, para no preocuparme realmente por él, obligado como estoy a vivir lejos. Desearía que estudiara más, como es nuestro deber, en la medida que su estado lo permita. En una palabra, insístale en todos los puntos esenciales para que se santifique conforme a su vocación.

Carta a Henri Tempier, Julio 16, 1829, EO VII núm. 333

El objetivo de Eugenio para todos los Oblatos: santificarse conforme a su vocación, a través de todo lo que hace.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EUGENIO SIGUIÓ CUIDANDO A SU FAMILIA OBLATA, A PESAR DE SU CONVALECENCIA

Me repongo con mucha dificultad, fue un gran golpe. Estoy en la quinta semana de convalecencia, y apenas hoy me atreví a ofrecer el santo Sacrificio, aun cuando he deseado grandemente esta dicha …

Carta a M. Antoine Garnier, superior general de St. Sulpice, Julio 26, 1829, EO XV núm. 160

En su convalecencia Eugenio continuó haciéndose cargo del bienestar de los Oblatos y su misión. Imposibilitado de hacerlo en persona, envió al Padre Tempier a pasar algún tiempo con cada uno de los Oblatos como su representante y portavoz, en preparación para su visita canónica oficial.

El P. Jeancard, quien estuvo con Eugenio en su convalecencia, escribió al P. Tempier para comunicarle sus instrucciones. El ejemplo siguiente muestra la preocupación de Eugenio por equilibrar ser respetuoso no siendo invasivo, pero al mismo tiempo no ignorar cualquier corrección a los aspectos prácticos de las misiones.

“El Muy Rev. Padre me pide solicitarle:

1’ – que su visita a las casas de la Sociedad debe ser general, sin exceptuar la del noviciado;
2’   que debe informar con varios días de anticipación de su llegada a quienes habitan en ellas;
3’ – elaborar pocas reglas o ninguna en absoluto;
4’ –  ser estricto respecto a las finanzas…

(YENVEUX, VII, 97). Citada como nota al calce en EO VII núm. 333

Posted in Uncategorized | Leave a comment

SE PUEDE CAMBIAR AL MUNDO CON ALGUNAS PERSONAS BONDADOSAS

Inicialmente, al ser fundados por Eugenio en 1816, éramos un grupo de sacerdotes misioneros. Dos años después, discernió que Dios nos llamaba a ser una sociedad de misioneros religiosos con votos. Esto significaba que como religiosos, seríamos hermanos y sacerdotes. Algunos jóvenes sintieron el llamado de Dios a ser misioneros como hermanos y no como sacerdotes (cf. http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=2646 ). El primero en hacer su oblación como Hermano fue Jean-Bernard Ferrand, quien tenía 23 años al hacer su compromiso.

Eugenio escribió acerca de él al estar gravemente enfermo. La primera vez recordaría el hábito de sueño del Hermano Ferrand con un irónico sentido del humor:

 Todo eso hizo falta para despertar al buen hermano Ferrand, que dormía en la pieza que precede a mi pequeña habitación; en vano lo había llamado, silbado y golpeado la pared; subió para pedirle preparar un poco de té de tila como el médico había ordenado; pero como mientras tanto el dolor se hizo más soportable, pensé aguantar para no perder la dicha de celebrar la santa misa. El dolor se disipó después y volví a dormir.

Carta a Henri Tempier, Mayo 15, EO VII n. 330

 Cuando eventualmente Eugenio se recuperó de su grave enfermedad, expresó su gratitud por el cuidado prodigado por el Hermano Ferrand. Rey nos comenta:

Entre los últimos estaba el Hermano Ferrand, quien había dado al Fundador demostraciones de una total devoción, cuidando de él día y noche y ofreciendo su vida en vez de la suya. En el punto más alto de la crisis que casi triunfó, el Fundador se vio en un sueño, como casi descender a la tumba: al parecer que desaparecía, creyó que los brazos del Hermano Ferrand lo levantaban con fuerza.  Un poderoso esfuerzo dirigido y secundado por la Santísima Virgen, lo devolvió de la tumba en completa salud. El Fundador gustaba de recordar su sueño con el Hermano Ferrand y atribuir su recuperación a los innumerables rosarios que había rezado por él, pidiendo la gracia de su curación.”  Rey 1 pág. 471

Al mirar atrás a los 200 años de existencia, encontramos que en cada página de nuestra historia misionera está  la poderosa presencia de los Hermanos, cuyo celo y cuidado trajo la calidez de la oración y cercanía a la gente, que los sacerdotes solos nunca habrían podido.

“Nunca creas que unas cuantas personas bondadosas no pueden cambiar al mundo, pues en realidad, son los únicos que lo han hecho”. — Margaret Mead

Posted in Uncategorized | Leave a comment

TENGO LA DICHA DE COMULGAR TODOS LOS DÍAS; ESTO ES LO QUE ME CONSUELA EN MI LARGA Y PENOSA ENFERMEDAD 

Una reflexión acerca de dónde encontrar fortaleza y consuelo en tiempos de enfermedad y   dificultad.

 La convalecencia requería calma, tranquilidad y descanso. El Fundador no podía tenerlo ni en Aix ni Marsella. Las órdenes de los doctores y del Padre Tempier le obligaron a ir a Grans, a la casa de su tío, M. Joannis, el jansenista converso. El Padre Jeancard acompañó al venerable paciente, cuya debilidad era extrema. No pudo celebrar Misa por varias semanas, por lo que el Padre Jeancard era su capellán, celebrando la Misa en su presencia y dándole la Comunión.    Rey 1 pág. 473

 ¿Debo hablarle de mi salud? Voy mejorando lentamente, y en la imposibilidad de ofrecer el santo sacrificio por causa de mi debilidad, tengo la dicha de comulgar todos los días; esto es lo que me consuela en mi larga y penosa enfermedad.

Carta a Henri Tempier, Julio 16, 1829, EO VI núm. 333

 En éste y muchos escritos, Eugenio se refiere al ancla y fuente de fortaleza en su vida diaria: la Eucaristía.

El punto de mayor importancia de su día era el momento de estar física y espiritualmente unido con su Salvador en la Misa diaria y en la comunión íntima de su oración en silencio por la tarde (oraison). Esta reflexión continúa en nuestra Regla de Vida actual:

La Eucaristía, fuente y cumbre de la vida de la Iglesia, es el centro de nuestra vida y de nuestra acción. Viviremos de modo que podamos celebrarla dignamente todos los días. Participando en ella con todo nuestro ser, nos ofrecemos nosotros mismos con Cristo Salvador; nos renovamos en el misterio de nuestra cooperación con Él”   CC&RR Constitución 33

Posted in Uncategorized | Leave a comment

UNA DURA SACUDIDA QUE ME LLEVÓ A LA PUERTA DE LA MUERTE

 

“Sin embargo, el Fundador creyendo que había llegado al final de su vida, había tomado todas las medidas que las circunstancias del momento dictaban. Había elaborado su testamento, revisado la Regla en cuanto a la elección de su sucesor, hablado con el P. Tempier acerca del noviciado, el escolasticado y juniorado. Solo esperaba el momento de su muerte, con la calma y serenidad de un alma predestinada.

La hora de la Providencia no llegó aún. El 16 de junio, no se presentaron los ataques de sofocación y la fiebre comenzó a ceder. Algunos días después comenzó el período de convalecencia sin que el Fundador tuviera que llorar la muerte de ninguna de las muchas víctimas que habían ofrecido sus vidas para que recuperara la salud. Dios estuvo satisfecho con su buena voluntad y con la admirable sumisión de su devoto siervo. ”   Rey 1 pág. 471

Así fue la segunda experiencia de frente a la muerte que experimentó Eugenio. La primera había sido en 1814, al contraer tifo de los prisioneros austriacos. Al salir airosos de un enfrentamiento con la muerte, todo parece y es visto en forma diferente. En 1814 su recuperación le enfocó a ver la derrota de Napoleón y la restauración de la monarquía como una invitación a una respuesta religiosa: la posibilidad de fundar a los Misioneros. Ahora, quince años después, se vio invitado a enfocarse con una nueva perspectiva a la situación política: el sentimiento anti-religioso en el país que llevaría a la revolución en 1830 y un período de profundo sufrimiento para Eugenio.

Posted in Uncategorized | Leave a comment