EL PÚBLICO TE MIMA A CAUSA DE TUS CUALIDADES, DE TU CELO Y TODO LO QUE LLAMA LA ATENCIÓN EN TI

El Padre Luis Toussaint Dassy era un Oblato inteligente y muy talentoso, de excelencia en todo lo que realizaba, tanto como predicador misionero y autor de libros, como estudioso de arqueología en su tiempo libre. Eugenio le escribe para aconsejarle asegurarse de confiar en Dios y no en su talento. 

No ceso de agradecer a Dios el bien logrado por tu ministerio, pero tú, hijo mío, y tus hermanos, tengan siempre en el corazón y en los labios las palabras del Apóstol: Somos siervos inútiles; hicimos lo que teníamos que hacer [Lucas 17, 10].
¿Quiénes somos para hacer milagros? Lo que debe sorprendernos, es no echar a perder con nuestros errores la obra que Dios nos ha confiado y que lo que ponemos de nuestro en ella, no desaparezca a nuestros ojos,

Advierte al Padre de 33 años: 

y cuidemos de no pedir nada a los hombres, no queremos más sus elogios, su admiración, etc. que su dinero. Tú, sobre todo, mi buen hijo, necesitas cuidarte porque el público te mima a causa de tus cualidades, de tu celo y todo lo que le llama la atención en ti.

Carta al Padre Luis Dassy, Julio 17, 1841, EO) IX núm. 733

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

DIOS ES TESTIGO DE CÓMO LES SIGO CON MI AFECTO EN LA TERNURA DE CRISTO

Como San Pablo, Eugenio era el padre de la familia misionera Oblata y expresaba su afecto a la comunidad que partía hacia Canadá. 

En cuanto a mí, doy gracias a Dios cada vez que pienso en ustedes, en todas mis oraciones, pidiéndole con alegría por todos respecto a su comunión en el Evangelio; confiando también en que aquel que ha iniciado con ustedes una buena obra, la llevará a término, hasta el día de Cristo Jesús; justo es que yo se los diga, pues les llevo en el corazón. Dios es testigo de cómo les sigo con mi afecto en la ternura de Cristo; y pido que su caridad abunde cada vez más en el conocimiento y en el amor por Jesucristo, para la gloria y alabanza de Dios.

Se dice que al salir de una plática con Eugenio, el Obispo Berteaud de Tulle exclamó: “¡Señores, acabo de conocer a Pablo!” Si dichas palabras fueron ciertas o no, sí reconocen el espíritu con el que Eugenio veía las misiones de sus Oblatos en el extranjero. 

Emprendan pues su viaje con un corazón alegre. Que Dios mismo, nuestro Padre y nuestro Señor Jesucristo dirijan sus pasos; que esté sobre ustedes la benevolente protección de la Santísima Virgen María, y la guarda atenta del santo Ángel de Dios.
Dado en Marsella con nuestra firma y sello y la del Secretario de la Congregación, en el año del Señor mil ochocientos cuarenta y uno, el vigésimo día de septiembre.

Carta de Obediencia a los primeros Misioneros Oblatos en ir a Canadá, Septiembre 29, 1841, EO I núm. 8

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PARA QUE SUS COMPAÑEROS INTENTEN ÁVIDAMENTE SEGUIRLE PASO A PASO, IMITÁNDOLE EN TODO

El mandato misionero de Eugenio a la primera comunidad de Oblatos en ir a Canadá, recalcaba la importancia de apoyarse uno a otro.

“Por eso, anímense mutuamente a edificarse. Estén unidos en un mismo espíritu, colaborando con la fe en el Evangelio.”

Luego, dirigiéndose al Padre Jean Baptiste Honorat, superior de la comunidad, le dice:

Usted en especial, a quien hemos propuesto para la dirección de sus hermanos, sobresalga a través del mérito y la virtud, antes que por su cargo; dedíquese a atraer el corazón de sus subalternos por la caridad y mansedumbre, más que a conducirlos de forma autoritaria. Esfuércese en observar nuestras Reglas y en mostrar la práctica de la piedad de Dios, para que sus compañeros intenten ávidamente seguirle paso a paso, imitándole en todo.

Al resto de la comunidad se les pide ser un apoyo:

Y ustedes, a quienes nuestro Salvador se ha dignado llamar con sus hermanos para una obra tan grande, dedíquense con toda su fuerza a responder a la santa vocación de Dios, velando por otra parte en aliviar la carga impuesta a su Superior, con la humildad, la mortificación, el celo por la perfección, la asiduidad en la oración, un verdadero respeto hacia él por Dios, una alegre obediencia, y sobre todo, con un amor sincero.

Carta de Obediencia a los primeros Misioneros Oblatos en ir a Canadá, Septiembre 29, 1841, EO I núm. 8

Publicado en Uncategorized | 1 comentario

CONFÍEN EN EL SEÑOR Y EN LA FUERZA DE SU PODER

Citando a San Pablo, Eugenio envió a sus misioneros con un arrojo evangélico. 

Por lo demás, hermanos, confíen en el Señor y en la fuerza de su poder. Porten la armadura de Dios, manténganse erguidos llevando la verdad en su interior con la coraza de la justicia y sus pies listos para la evangelización, para que el Señor les permita anunciar la palabra con gran firmeza, para liberar del pecado a los hijos de la Iglesia y llevarles de nuevo a la santidad; y que por su boca de a conocer el misterio del Evangelio a quienes lo ignoran.

Carta de Obediencia a los primeros Misioneros Oblatos en ir a Canadá, Septiembre 29, 1841, EO I núm. 8


En las dificultades actuales, recordemos que las palabras de Pablo siguen vigentes para nosotros y nos invitan a llenarnos de valor:

Por lo demás, que el Señor los conforte con su fuerza poderosa.
Revístanse de las armas que les ofrece Dios para que puedan resistir a las acechanzas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra adversarios de carne y hueso, sino contra los poderes, contra las potestades, contra los que dominan este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que tienen su morada en las alturas.
Por eso deben empuñar las armas que Dios les ofrece, para que puedan resistir en los momentos adversos y superar todas las dificultades sin ceder terreno.
Manténganse pues, en pie rodeada su cintura con la verdad, protegidos con la coraza de la rectitud, bien calzados sus pies para anunciar el evangelio de la paz. Tengan en todo momento en la mano el escudo de la fe con el que pueden detener las flechas encendidas del maligno; usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

(Efesios 6:10-17)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

AHORA SE ABRE UN CAMINO MÁS LEJANO Y SE ABRE UN CAMPO MÁS AMPLIO, SE NOS ABRE UNA PUERTA DE PAR EN PAR

Eugenio de Mazenod, como Superior General, entrega a los Misioneros Oblatos que salieron a  Canadá una carta formal con el mandato de su misión. 

DIOS Y PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, que nos ha elegido y predestinado para alabanza de la gloria de su gracia, nos ha establecido para que fuésemos y repartiésemos fruto, y que nuestro fruto perdure.

Eugenio enfatizó que la existencia de los Oblatos se dio a través de la intervención de Dios y no por un esfuerzo humano, recordando la fundación y su fruto evangelizador en Provenza: 

Saben que desde que fuimos enviados por el Padre de familia a trabajar en su viña, nosotros, un pequeño rebaño, hemos dado con nuestro modesto trabajo fruto abundante; y que después de comenzar a anunciar su palabra, aunque indignos de ello, hemos realizado grandes cosas y muchos extraviados han vuelto al buen camino a nuestro paso por las regiones que nos rodean.

Al igual que Dios había bendecido su humilde comienzo, seguiría bendiciendo a los Oblatos en el nuevo y vasto campo que se abría en Canadá.

 Sin embargo, ahora se abre un camino más lejano y se abre un campo más amplio, se nos abre una puerta de par en par; somos enviados no solo a quienes están cercanos y son hermanos en la fe, sino también a los que están lejos y fuera de ella; por razón de nuestro pequeño número, estábamos en inferioridad para recoger la abundante mies que se extiende ante nosotros.

Carta de Obediencia a los primeros Misioneros Oblatos en ir a Canadá, Septiembre 29, 1841, EO I núm. 8

En nuestros días, el mismo espíritu lleva a la Familia Mazenodiana a ser misioneros en cualquier situación en la que nos encontremos. Dios nunca nos abandonará.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ESTA TARDE CONVIVIMOS CON NUESTROS QUERIDOS MISIONEROS QUE PARTEN MAÑANA A CANADÁ

El momento de que partieran los seis misioneros Oblatos al fin había llegado, y se reunieron en Marsella para su despedida. Eugenio expresa en su diario, lleno de admiración por su generosidad y espíritu de oblación:

Esta tarde convivimos con nuestros queridos misioneros que parten mañana a Canadá. Nada más edificante que lo que les anima: van llenos de celo y una dedicación sin límites, sacrificando con generosidad los afectos personales, sin que pase por su pensamiento valerse de ello para recibir agradecimiento. Hay que decirlo porque es verdad: han sido perfectos, Dios se los tendrá en cuenta.

Diario de Eugenio de Mazenod, Septiembre 28,1841, EO XX

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ME AGRADECERÁ, MI QUERIDO HIJO, QUE LE SEA SINCERO ACERCA DE MIS PENSAMIENTOS

La elección de los primeros misioneros en ir a Canadá requería discernimiento de parte de Eugenio y su consejo Oblato. 

“Le aseguro, mi muy querido hijo, que atribuí a un buen motivo el ofrecimiento que me hizo para ser elegido para fundar nuestro primer establecimiento en Canadá. Agradezco al Señor la disposición que la gracia le inspiró, pero dudé, recordando la carta que me escribió al anunciarle que había sido destinado para formar parte de la comunidad de Lumiéres…

Después de recordar las dificultades ocasionadas por la actitud del P. Bermond, Eugenio continúa: 

“Comprenderá que para una misión lejana como la de Canadá, hay que estar bien preparado; hay  que contar con la solidez de las virtudes religiosas de quienes estarán a miles de kilómetros de mí. ¿Quién puede prever las dificultades que se presentarán, por parte de los hombres o de los acontecimientos?.
Hay que haberse fortalecido en la práctica de la humildad, de la abnegación, ahondar en la obediencia, que es el fundamento de todo el edificio religioso, estar dispuesto a sobrellevar las imperfecciones de los demás y sobre todo, renunciar a la voluntad propia, para someterse a la del Superior, sin esfuerzo, sin tristeza, sin el menor murmullo.”

Así, Eugenio concluye:

Me agradecerá, mi querido hijo, que le sea sincero acerca de mis pensamientos. Tranquilíceme y será parte de una segunda colonia.”
Le abrazo y le bendigo.

Carta a Francois Bermond, Agosto 19, 1841, EO I núm. 4

«Eso es motivo de alegría para ustedes, aunque durante un tiempo tengan que soportar muchas dificultades que los entristezcan. Tales dificultades serán una gran prueba de su fe, y se pueden comparar con el fuego que prueba la pureza del oro. Pero su fe es más valiosa que el oro, porque el oro no dura para siempre. En cambio, la fe que sale aprobada de la prueba dará alabanza, gloria y honor a Jesucristo cuando él regrese.»
(I Pedro 1: 6-7)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LE HE ELEGIDO PARA FORMAR PARTE DE LA COMUNIDAD QUE VA A PLANTAR EL ESTANDARTE DE LA CONGREGACIÓN, QUE ES EL DE LA CRUZ, EN OTRA PARTE DEL MUNDO

Eugenio había consultado con cada miembro de la congregación Oblata antes de aceptar la misión en Canadá. La mayoría de ellos le había expresado su deseo de ir, lo que dificultó la elección. Aquí leemos la carta a uno de ellos, que fue elegido. 

“Mi querido Padre Luciano, dé gracias a Dios. Escuché su deseo y le he elegido para formar parte de la comunidad que va a plantar el estandarte de la Congregación, que es el de la cruz, en otra parte del mundo. Confío plenamente en que usted y sus compañeros serán dignos de su vocación, que harán mucho bien y que honrarán a la Congregación con su abnegación, su celo y su regularidad.”

Ellos fueron los primeros misioneros Oblatos en llegar a un nuevo país.  Las primeras impresiones son las que cuentan y todas las invitaciones misioneras en el futuro dependerían de ello.

“Dependerá de la opinión que den el propagar la familia, no sólo en todo Canadá, sino en otros países de misión listos para la evangelización y a los que solo les faltan los obreros para anunciarles la buena nueva de la salvación.
Serán los primeros en abrir el camino que otros seguirán. Me será difícil consolar a más de uno que esperaba formar parte de la primera colonia. Adiós, sólo tengo el tiempo de abrazarle y bendecirle.
+ C. J. Eugenio, Obispo de Marsella.”

Carta a Lucien Lagier, Agosto 28, 1841, EO I núm. 5

«No se enciende una lámpara para ponerla debajo de un cesto, sino sobre el candelero para que ilumine a todos en la casa. Asimismo, ustedes deben ser luz para los demás, de tal manera que todos puedan ver sus buenas obras y adoren a su Padre que está en los cielos.» (Mateo 5:15-16)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

QUERER ACEPTAR UNA GRAN MISIÓN NO LO ES TODO, TAMBIÉN HAY QUE SABER ENFRENTAR LAS CONSECUENCIAS DE ESA DECISIÓN

Hemos visto cómo los Oblatos dan la bienvenida a la invitación de la Providencia para enviar misioneros a Canadá. Eugenio le envía al P. Courtès las noticias más recientes:

“La respuesta a la cuestión planteada ha sido unánime. Recibí además un gran número de cartas expresándome la inclinación particular hacia esa misión. Sólo me queda preocuparme por la elección por hacer. Enviaré cuatro misioneros y dos hermanos para formar nuestro establecimiento en Montreal…

Así, mi querido, son los detalles que puedo darte sobre esta importante misión. Espero que Dios la bendecirá y pienso como todos ustedes, que será ventajosa para la Congregación.”

Así, Eugenio pregunta a quién elegir para ir. 

“Ahora lo difícil será formar esta nueva comunidad. Los elegidos deben ser hombres capaces de anunciar la palabra de Dios y buenos para ser presentados al clero de Montreal, que no carece de mérito. Tendremos que imponer sacrificios a otras comunidades. Querer aceptar una gran misión no lo es todo, también hay que saber enfrentar las consecuencias de esa decisión.”

Carta a Hippolyte Courtès, Agosto 11, 1841, EO I núm. 3

Un recordatorio de las palabras de Jesús:

«Si alguien no carga la cruz que se le entrega al seguirme, entonces no puede ser mi seguidor. Cuando alguien va a construir una torre, se sienta primero a hacer un plan, ¿verdad? Tiene que ver si tiene el dinero para hacer el trabajo. 29 Si no hace primero un plan, empezará a construir el edificio pero no lo podrá terminar y todos se burlarán de él.» (Lucas 14:27-29)

Contar con entusiasmo y celo no es suficiente para ver realizados nuestros buenos proyectos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SERÁ UNA HERMOSA PÁGINA EN NUESTRA HISTORIA

Leemos en el Diario de Eugenio:

“Respuestas de nuestras casas sobre la cuestión que les presenté. Habría que registrarlas todas, son tan edificantes…   Será una hermosa página en nuestra historia. Se verá el espíritu que anima a esta congregación y la abnegación de quienes la componen. Desafío a las órdenes que merecidamente gozan de estimación en la Iglesia, a presentar un ejemplo más bello.”

Eugenio continúa:  “Que se lean las cartas de…” dando 13 nombres de Oblatos:

“… y se juzgue si el espíritu de Dios les anima, si comprenden el patrimonio común de nuestra querida familia, que es la dedicación a la Iglesia y el amor a la congregación.”

Diario de Eugenio de Mazenod, Julio 24, 1841, EO XX

Algunos días después exclama con entusiasmo:

“Ellos honrarán a nuestra pequeña y humilde congregación, que despliega su estandarte por vez primera fuera de los límites de su cuna, y atraerán con su santidad y el esfuerzo de su celo la bendición de Dios, no solo sobre la tarea que emprenden, sino sobre toda la congregación, en cuyo nombre van a luchar.”

Diario de Eugenio de Mazenod, Agosto 6, 1841, EO XX

¡Ese pequeño paso fue un salto enorme para la Familia Mazenodiana!  Espero que a Neil Armstrong no le moleste que utilice sus palabras, pero esa aceptación llevó a un cambio importante en el paradigma para nosotros y miles de personas, enriquecidos por los misioneros Mazenodianos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario