PAUSA POR EL VERANO

Tendremos una pausa hasta el 13 de agosto.

Les recuerdo que todas las 1788 meditaciones sobre los escritos de San Eugenio están siempre en el sito  http://www.eugenedemazenod.net/esp/ – y que pueden investigar una palabra o un tema utilizando el “search” de la página de inicio.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

 LOS MIEMBROS VIVOS DE CRISTO TIENEN PREFERENCIA SOBRE LOS LADRILLOS DE UNA IGLESIA

Siguiendo el ejemplo del rey y su gobierno, la municipalidad de Marsella mostraba también hostilidad hacia la Iglesia. En 1832 cancelaron los estipendios y la propiedad de los Hermanos Cristianos, que dirigían una escuela para los pobres. Como Vicario General de Marsella, Eugenio salió de inmediato en ayuda de los Hermanos.

… Espero que la colecta de nuestra escuela sea suficiente. Tenía diez mil francos, pero hará falta más del doble. Sólo el alquiler de la casa costará más de cuatro mil.

Eugenio había estado recaudando fondos para construir una nueva iglesia en un área donde no había culto. Sin embargo, las necesidades de los alumnos que habían sido desalojados eran más importantes (por muy meritoria que fuera la construcción de una iglesia tan necesaria).

La Providencia vendrá en nuestra ayuda, pero ¡qué golpe para nuestra Iglesia de San Lázaro! Cuando concebimos el proyecto no esperábamos el infortunio de los Hermanos. No importa, no perdemos el ánimo, les hemos dado preferencia, porque los miembros vivos de Jesucristo, como todos esos niños abandonados, debían tener preferencia sobre el templo mismo de Jesucristo. El buen Señor, que nos inspira y juzga nuestras intenciones, no nos abandonará. Estoy comprometido con treinta mil francos. Antes que ser defraudados en nuestra confianza, caerá una lluvia de oro.

A Bruno Guigues, Marzo 23, 1832, EO VIII núm. 419

¿Cuáles son las prioridades con las que nos bombardean a diario en los periódicos y noticias por televisión? Estructura, eficiencia, administración fluida, corrección política – o respuesta a las necesidades humanas y espirituales de la gente en desamparo…?

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¿NO SE HA HECHO MONS. REY EL INSTRUMENTO DE UN GOBIERNO ENEMIGO DE LA IGLESIA?

La segunda consecuencia de la Revolución de 1830 fue encontrada en la solicitud de que el Padre Courtès se convirtiera en el Vicario General del recién nombrado Obispo Rey, quien había apoyado abiertamente al rey, a pesar de la hostilidad pública de éste hacia la Iglesia.

… La propuesta que te ha hecho Mons. Rey tendría sin duda mi agradecimiento, si sólo fuera un testimonio de estimación. Me impresiona menos al considerar su posición y las ventajas que esperaba obtener por tu servicio. Has comprendido perfectamente que lo propuesto es inaceptable. En primer lugar, debido a tu salud… No encuentro menos dificultades en la parte moral. Mons. Rey fue instituido por el Sumo Pontífice, pero ¿quién desconoce que esa institución ha sido arrancada por la violencia? ¿No se ha hecho Mons. Rey el instrumento de un Gobierno enemigo de la Iglesia? Asociarse a él seria ante todos una confesión formal de complicidad. La sola idea me horroriza…

A Hippolyte Courtès, Marzo 11, 1832, EO VIII núm. 417

Por siglos, ha estado presente la colaboración con gobernantes injustos – no solo en la acción, sino en ocasiones, de silencio ante la injusticia.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

PERFIDIA INDIGNANTE

Las consecuencias de la Revolución de Julio de 1830 continuaban afectando a Francia en 1832. Al escribir al Padre Courtès, Eugenio menciona una de ellas.

La tarde del día del consistorio llegó un correo anunciando la toma de Ancona por los franceses. Los detalles que recibimos son terribles; hay que remontarse a los siglos de barbarie para encontrar ejemplos de tan baja traición, o más bien de perfidia tan indignante.

A Hippolyte Courtès, Marzo 11, 1832, EO VIII núm. 417

Yvon Beaudoin explica: “Después de 1830 había revueltas revolucionarias por todo Europa: Bélgica, Polonia, Alemania, Suiza y los Estados Papales. Intentando ayudar al Papa, habían llegado tropas austriacas a la Romagna a principios de 1832. Como respuesta a la intervención, Louis-Philippe ordenó la ocupación de Ancona, en contra de los deseos del Sumo Pontífice.”

Francia siempre había sido considerada como la “Hija Mayor de la Iglesia”, por lo que Eugenio encontraba esta orden del rey francés como un acto de traición hacia el Papa.

Actualmente, ¿cuál es mi reacción al encontrar hostilidad hacia la Iglesia y los valores del Reino de Dios?

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NUESTRAS ACCIONES Y SERVICIO SOLO TIENEN VALOR AL HACER LO QUE EL SEÑOR NOS PIDE

Es solo al observar nuestras aspiraciones a la luz de la Palabra de Dios, que encontraremos paz y daremos fruto.

Nada hay tan común como encontrar grandes pecadores entre los predicadores, los confesores y todos esos ministros entregados a los caprichos de su voluntad. Los santos se dan entre los obedientes que reciben modestamente su misión en otras condiciones. En nombre de Dios, reflexiona sobre estos pensamientos.
Quien quiera que seamos, somos servidores inútiles de la causa del Padre de familia. Nuestras acciones y servicio sólo tienen valor al hacer lo que el Señor nos pide.
¡Ay de aquel que desprecie los servicios pequeños por creerse apto para los más elevados! Su cuenta pronto quedará cancelada. Aun más, pronto cambiará de Señor: Lucifer por Jesucristo. Confía en mi experiencia.

A Jean Baptiste Mille, Mayo 30, 1832, EO VIII núm. 423

Posted in Uncategorized | Leave a comment

HACE FALTA ABANDONO EN EL SERVICIO DE DIOS

No existe actividad que sea insignificante en nuestro servicio al Reino de Dios – sin importar qué tan dotados, intelectuales o importantes nos consideremos.

El superior no puede estar sujeto a ninguna condición. Puede necesitar a una persona para abrir la puerta o para barrer, y la persona debe estar convencida de que se agrada más a Dios abriendo la puerta y barriendo que, si por voluntad propia, predica o confiesa. San Antonio de Padua pasó varios años en la cocina y ni en sueños formuló una queja.
Hace falta abandono en el servicio de Dios.

A Jean Baptiste Mille, Mayo 30, 1832, EO VIII núm. 423

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NADA PUEDE SER MÁS LEGÍTIMO QUE EXPRESAR NUESTRO DESEO, SIN EMBARGO…

Jean Antoine Bernard, de 24 años, había concluido su formación Oblata en Billens, siendo ordenado sacerdote 5 meses antes. Parece que se le había pedido realizar un ministerio en particular y expresado su reserva al respecto a su superior local, el P. Mille, quien era joven e inexperto. El P. Mille no supo cómo manejar a alguien que no mostrara una “obediencia ciega”, a lo que Eugenio responde:

Las observaciones del P. Bernard no me han parecido fuera de lugar, si no han cruzado los límites señalados en tu carta. Nada más justo que manifestar su opinión, pero también es deber respetar la prudencia que Dios da a los superiores.
Seria un gran desorden fomentar tal apego exclusivo a un ministerio determinado, del que no fuera posible separarse ni siquiera momentáneamente, sin causar dificultad.

A Jean Baptiste Mille, Mayo 30, 1832, EO VIII núm. 423

Eugenio menciona la cuestión del discernimiento de la voluntad de Dios en el ministerio: la importancia de la interacción entre el deseo personal y la visión global de la situación que tiene el responsable de la comunidad. El discernimiento no significa una obediencia ciega, sino escuchar todas las posibilidades, a la luz de la Palabra de Dios.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

DECLARAR LA GUERRA AL TONO BURLÓN QUE NO TIENE LUGAR ENTRE HOMBRES COMO NOSOTROS

Una de las mejores formas que tenía Eugenio para mantener el espíritu misionero entre los Oblatos, era la correspondencia continua con los superiores. De esta forma, guiaba la dirección de las comunidades en general, alentándolas y también corrigiéndolas. Aquí tenemos un ejemplo, escrito al P. Courtès, superior de Aix, en el que se refiere a los problemas que el orgullo puede ocasionar en una comunidad.

… Si no supiera por experiencia que las comunidades más santas y fervorosas no están libres de algunas dificultades, me sorprendería se puedan dar entre nosotros encontronazos de amor propio, aunque sean pasajeros. Desgraciadamente, es triste la condición de esta naturaleza, tan difícil de controlar por completo.  Sobre esto, harás bien en inculcar el respeto mutuo que deben guardar y declararás la guerra a ese tono burlón, que no tiene lugar entre hombres como nosotros …

Después, Eugenio comenta noticias de otras comunidades de la Congregación:

… La comunidad del Calvario es excelente, imposible mejorar el trabajo de esos buenos Padres. Billens sigue siempre a las mil maravillas y Ntra. Sra. de Laus está también en primera línea de regularidad. Esta casa ha adquirido gran importancia. El P. Guibert está a la altura del puesto que, gracias a cierto Prelado (Mons. Arbaud. obispo de Gap), es muy difícil.

Carta a Hippolyte Courtès, Junio 12, 1832, EO VIII núm. 424

Posted in Uncategorized | Leave a comment

DESEANDO UNA MISIÓN EN ÁFRICA

Francia había conquistado Argelia el 4 de julio de 1830. Al enterarse Eugenio, vio la oportunidad para una misión con los más abandonados, y de inmediato ofreció enviar ahí a los Misioneros Oblatos.

Desde que Argelia fue conquistada por el rey Carlos X (4 de julio de 1830), me he dedicado a ofrecer a los católicos de la colonia los auxilios de nuestra religión, abrigando además en mi corazón, la esperanza de algún día ver a muchos infieles abrir los ojos a la luz de la fe. Escribí al obispo de Marsella, mi tío, rogándole escribir al Primer Ministro de entonces y al cardenal Gran Capellán para obtener ayuda y protección para tal fin. El proyecto fue de su agrado y  me contestaron se daría atención cuanto antes a ese asunto tan importante, dando a nuestra Congregación la ayuda y protección solicitadas.

El Gobierno estaba complacido con la idea y justo cuando Eugenio iba a escribir solicitando la autorización del Papa, estalló la Revolución de Julio, dejando el proyecto sin realizar.

Mientras tanto, me disponía a escribir al Sumo Pontífice, nuestro protector siempre magnánimo y querido (León XII), cuando se abatió sobre nosotros la infortunada revolución (julio 1830). Esperamos ver lo que ocurriría, si Francia mantendría o no su conquista.

Dos años después continuaba la gran necesidad, por lo que Eugenio retomó el proyecto de poder enviar a los Oblatos.

Las noticias que recibimos más tarde revelaron la carencia, dado el número de católicos que acudían a esas regiones, de los auxilios que podían prestarles algunos sacerdotes, poco habituados al ministerio. Fue así cuando despertó en mi corazón el deseo de atenderles, ofreciendo de nuevo la ayuda de nuestra Congregación, pero esta vez ya no al Gobierno que no tiene el mismo celo por la fe, sino a Roma, que por derecho y por amor, tiene siempre “la solicitud por todas las Iglesias”…
Como sea, si Su Eminencia deseara ampliar esa misión, le ofrezco de nuevo nuestra muy pequeña Congregación.

Carta al Cardenal Pedicini, Prefecto de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide,  Abril 10, 1832, EO V núm. 1

Yvon Beaudoin concluye en una nota al calce: “El Cardenal Pedicini tomó muy seriamente su carta, puesto que escribió al Nuncio en París sobre el particular. Este último respondió el 29 de junio de 1832, que el Gobierno no aceptaría a los Oblatos, pues la Congregación no tenía reconocimiento oficial y porque el P. de Mazenod y sus misioneros no contaban con simpatías.”

Posted in Uncategorized | Leave a comment

FORMADORES: TENDRÁN UNA DOBLE PARTICIPACIÓN EN TODAS SUS OBRAS, QUE RECOMPENSARÁ AMPLIAMENTE EL SACRIFICIO QUE HACEN POR ELLOS

Eugenio estaba plenamente consciente de que el joven Padre Mille de 25 años, encontraba muy pesada la carga de ser formador, al igual que la mayoría de los misioneros Oblatos en las casas de formación.

De una vez por todas comprende bien que no te envié a Suiza para ejercer el ministerio exterior, sino para dirigir, instruir y cuidar constantemente a la comunidad que te ha sido confiada; eso te ha sido repetido y explicado muchas veces, como para dudar sobre lo que debes hacer. Pon todo tu esfuerzo en edificar con tu regularidad a quienes debes hacer perfectos.

Luego dirige unas hermosas palabras de aliento al Padre Mille:

Te devolverán lo que hayas hecho por ellos, cuando al término de sus estudios, comiencen a trabajar en la viña del Padre de familia; es entonces cuando recogerás lo sembrado ahora; la doble participación que tendrás en todas sus obras te compensará ampliamente el sacrificio que haces, y Dios te recompensará precisamente por lo que dejas, mejor dicho, por lo que haces por la santa obediencia, única que puede dar valor a todas tus acciones…

Carta a Jean-Baptiste Mille, Abril 21, 1832, EO VIII núm. 420

He repetido estas palabras una y otra vez a los Oblatos que participan en la formación de nuestros nuevos miembros: son misioneros a través de la misión de quienes han acompañado en su viaje de formación. Al encontrarse en el campo misionero “tendrán una doble participación en todas sus obras, que recompensará ampliamente el sacrificio que hacen por ellos”.

Posted in Uncategorized | Leave a comment