ADORAR LOS DESIGNIOS DE DIOS, AUNQUE LO ENCUENTRE DIFÍCIL

Eugenio había permanecido en Niza, esperando recibir autorización para abrir misiones Oblatas en el reino de Cerdeña. Eventualmente se recibió la respuesta negativa, por lo que ahora se preparaba a volver a Marsella.

… El proyecto que le mencioné en mi última carta ha fracasado ante las nubes tempestuosas que cubren el horizonte. Así pues, ya no hay razón para prolongar mi estancia donde ya nada tengo que hacer. Es una lástima, pues un vasto campo se cierra a nuestro celo, y ¡Dios sabe cuánto necesitaban nuestro ministerio los que rehúsan la ayuda que la Providencia les ofrecía! No será nuestra culpa; he hecho todo cuanto dependía de mí; sólo lamento encontrar tanta dificultad para hacer el bien, donde tanta gente logra hacer el mal, y adorar los designios de Dios, aunque lo encuentre difícil.
He tratado de conservar tal disposición en la última desgracia que acaba de ocurrimos, pues he sentido vivamente la pérdida de nuestro querido P. Capmas.

Carta a Jean Baptiste Mille, Enero 24, 1831, EO VIII núm. 383

 

 

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

ADMIRO ESE HERMOSO SENTIMIENTO

Jean Baptiste Honorat había sido superior de la casa en Nimes, pero los sucesos después de la Revolución de 1830 habían obligado a cerrar la casa y la salida de la comunidad. El gobierno no permitía la predicación de misiones parroquiales, por lo que el P. Honorat propuso un ministerio distinto, desligado a las misiones parroquiales.

Según lo esperaba, me escribió Honorât, pero no pienso responderle, pues pienso usted tiene contacto con él. Así pues, hágale saber mi opinión sobre su petición. Lleno de celo por la salvación de las almas, desea predicar a los pobres de pueblo en pueblo, convencido de que su ministerio no sería infructuoso, buscando únicamente la gloria de Dios y contentándose solo con recibir como retribución el pan de cada día.
Admiro ese hermoso sentimiento y no me sorprende; ese santo sacerdote está a la altura de todas las virtudes de su estado y es capaz de cualquier sacrificio 

Carta a Henri Tempier, Enero 20, 1831, EO VIII núm. 382

Posted in Uncategorized | Leave a comment

ADORO SU CONMOCIÓN Y LÁGRIMAS ANTE LA TUMBA DE LÁZARO

Había sido un período difícil para Eugenio y ahora el P. Capmas, un Oblato a quien quería y admiraba, había sufrido una muerte dolorosa. Eugenio revela su pena y critica a quienes pretenden no necesitar expresar su dolor:

No presumo ciertamente de ser insensible a los golpes que a veces parece nos van a hundir…  Rechazaría esa clase de perfección si me la ofrecieran. Aún más: en cierto sentido, para mí es objeto de escándalo el verla exaltada en algunas historias atribuidas falsamente sin duda, a quienes se esfuerzan, no sin mentir, en situarse fuera de la naturaleza humana y quienes en mi opinión, se calumnian cruelmente.
 Jesucristo, nuestro único modelo, no nos dio ese ejemplo. Adoro su conmoción y lágrimas ante la tumba de Lázaro y, al mismo tiempo, desprecio y aborrezco el estoicismo, la insensibilidad y el egoísmo de todos aquellos que, al parecer, desearían superar a este modelo de toda perfección, que ha querido santificar todas las situaciones de nuestra triste peregrinación.

Carta a Henri Tempier, Enero 11, 1831, EO VII núm. 380

Esta es una de las frases de Eugenio que ha tenido un gran impacto en mí, convirtiéndolo en mi modelo.  Eugenio lloró, al igual que Jesús, y tal Él, podemos hacerlo nosotros, pues “Jesucristo es nuestro único modelo”.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

PIDAN A DIOS SU GRACIA PARA MÍ, DE UNA TOTAL RESIGNACIÓN A LOS DESIGNIOS DE LA DIVINA PROVIDENCIA

Quise detener mi carta para poder anunciarle con dolor que el Señor se ha llevado a nuestro querido P. Capmas el día 10 a las doce y media, después de una larga y penosa agonía. Me dicen, que al no poder hacerse comprender debido a su extrema debilidad, participaba sin embargo con mucha piedad en lo que le sugerían. Fue sepultado en el cementerio del seminario en San Justo. Les pido aplicar su sufragio con todo el fervor del que son capaces. Pidan a Dios su gracia para mí de una total resignación a los designios de la Divina Providencia. “Dominus dedit, Dominus abstullt”[ed. Job 1, 21] es deber nuestro añadir: “Sit nomen domini Benedlctum” [Bendito sea el nombre del Señor.]

Carta a Jean Baptiste Mille, Enero 10, 1831, EO VIII núm. 379

Comparte con su confidente, Henri Tempier, el sufrimiento al aceptar la voluntad de Dios:

Hay que confesar que la enfermedad y la muerte golpean con una desconcertante predilección a algunos hombres menos sumisos a la voluntad de Dios que nosotros.
No temo confesarlo, pues me parece estar habituado a conformarme con los designios impenetrables de la Divina Providencia, aunque no presumo ciertamente de ser insensible a los golpes que a veces parece nos van a hundir.

Carta a Henri Tempier, Enero 11, 1831, EO VII núm. 380

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¡PERO ES EL SEÑOR DE TODO Y DE TODOS!

Dios quiere llevarnos por el camino de las pruebas y tribulaciones: aceptemos todo de su mano. Necesitamos afianzarnos bien a esos grandes principios, pues en este mismo momento una gran desgracia nos amenaza.

La “gran desgracia” era la enfermedad terminal del P. José Capmas, de quien Yvon Beaudoin nos comenta: “El Padre Capmas había ingresado al noviciado a los 39 años de edad. Había sido maestro de novicios por algunos meses y luego misionero en los Alpes y finalmente capellán de los soldados enfermos en el hospital (el “Lazaret”) en Marsella.”

Tai vez a esta hora nuestro querido P. Capmas haya dejado de existir. Hoy recibí una carta anunciándome que está gravísimo. Sin embargo, al momento de salir el correo había recobrado el conocimiento, aunque esa pequeña mejoría me deja pocas esperanzas. Vea si puedo estar tranquilo. ¡Y tengo que esperar tres días para tener noticias! Esas grandes penas las siento hasta el fondo del alma. Conoce a quien me refiero y sabe como yo, qué pérdida será para la Congregación si el Señor se lo lleva, ¡Pero es el Señor de todo y de todos!

Carta Jean Baptiste Mille, Enero 10, 1831, EO VIII núm. 379

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EN LAS PRUEBAS Y TRIBULACIONES ACEPTEMOS TODO DE LA MANO DE DIOS

… El P. Grassi también me ha escrito sobre el mismo tema. (Ed: Alusión al Padre Grassi de Turín, con quien el Fundador tenía correspondencia  respecto a una fundación en Cerdeña).
Esperemos  con paciencia y resignación el momento del Señor, sin dejar de pedirle con insistencia  ser dignos de hacer su santa voluntad. Dios quiere llevarnos por el camino de las pruebas y tribulaciones: aceptemos todo de su mano. Necesitamos afianzarnos bien a esos grandes principios, pues en este mismo momento una gran desgracia nos amenaza.

Carta a Jean Baptiste Mille, Enero 10, 1831, EO VIII núm. 379

Posted in Uncategorized | Leave a comment

NO PUEDO HACERME A LA IDEA DE QUE CADA UNO NO ESTÉ CONVENCIDO DE PONERSE TOTALMENTE A LA ALTURA DE SUS DEBERES

Eugenio esperaba que todos los que vivieran de acuerdo a su espíritu Oblato proveniente de Dios, tuviera una vida de regularidad inspirada por el Evangelio. Le molestaba encontrar mediocridad al vivir este ideal.

Cuando hablo de regularidad, veo la fidelidad al adaptarse al espíritu y letra de las Reglas, que obligan a trabajar muy seriamente para ser hombres más perfectos y mucho más perfectos…
Me inquieta no poder recordarlo personalmente a todos aquellos que no lo comprenden y se imaginan haber cumplido, quedándose muy lejos de lo que deben ser. Cambio de tema sobre esto, pues me aflige demasiado. No puedo hacerme a la idea de que cada uno no esté convencido de ponerse totalmente a la altura de sus deberes.

Así Eugenio ve que la forma de lograr la regularidd es entregándose por completo al Ideal en obediencia, humildad y desapego.

Lo esencial es formarse en la obediencia y en indiferencia absoluta para tal o cual tarea, para tal o cual superior; sin ello no se logra nada.

Carta a Hippolyte Courtes, Enero 10, 1831, EO VIII núm. 378

¿Cuál es el ideal en mi vida y cómo vivo el Evangelio con regularidad

Posted in Uncategorized | Leave a comment

CUANDO HABLO DE REGULARIDAD, VEO LA FIDELIDAD AL ADAPTARSE AL ESPÍRITU Y LETRA DE LAS REGLAS

Eugenio seguía disfrutando de la alegría del tiempo pasado en Suiza con la comunidad de estudiantes Oblatos y su alegre entusiasmo por la vida religiosa y comunitaria.

No hubiese dejado Billens,

Hacía una comparación de su idealismo con el de algunos Oblatos mayores en Francia, que debieran ser incluso un mayor ejemplo para los jóvenes:

Un verdadero paraíso de la tierra, donde las virtudes y vida angélica de cuantos la habitan harían la felicidad de mi vida, consolándome de las imperfecciones y poca regularidad de tantos otros, que estarían obligados a darles ejemplo.

Después, Eugenio se refiere a una importante definición del concepto que utilizaba constantemente al describir el estilo de vida Oblato: regularidad:

Cuando hablo de regularidad, veo la fidelidad al adaptarse al espíritu y letra de las Reglas, que obligan a trabajar muy seriamente para ser hombres más perfectos y mucho más perfectos aún que el común de los eclesiásticos.

Carta a Hippolyte Courtes, Enero 10, 1831, EO VIII núm. 378

La Regla es nuestra forma de vivir el Evangelio, y la regularidad (de la palabra latina para Regla “regula”), significa vivir todos los aspectos de nuestra vida de acuerdo a los valores del Evangelio. “Regularidad” – una buena virtud que debemos buscar todos.

Posted in Uncategorized | 1 Comment

PIENSO QUE LA PEOR IGNORANCIA ES CREER SABER LO QUE SE IGNORA

Las dos reflexiones de Eugenio a los jóvenes escolásticos acerca de los estudios, eran un eco de su actitud personal como seminarista hacía 20 años:

Si quiero ser de alguna utilidad en el ministerio, debo estudiar mucho todavía y lo más seguro es que no podré hacer nada en mi estado actual, con perfecta seguridad.
Sé perfectamente que hay sacerdotes que tal vez saben menos que yo y van adelante, pero es una gran desgracia. Pienso que la peor ignorancia es creer saber lo que se ignora.

Carta a su madre, Octubre 14, 1811, EO XIV núm. 93

Posted in Uncategorized | Leave a comment

EL ENFOQUE DE LOS OBLATOS HACIA LOS ESTUDIOS

Al escribir al P. Mille y los escolásticos en Suiza, Eugenio subraya que todo tipo de estudio debe llevar al estudiante a un encuentro con Dios.

Pero no pierda nunca de vista que trabajan para Dios, que la gloria de Su santo nombre está implicada, que la Iglesia les exige ese servicio.
Es decirles que deben hacer que sus estudios sean excelsos, santificarlos con una gran intención de rectitud, dejando a un lado cualquier amor propio; así los autores profanos pueden elevarles hacia Dios tanto como los Padres de la Iglesia

Carta a Jean Baptiste Mille, Enero 3, 1831, EO VIII núm. 377

Posted in Uncategorized | Leave a comment