PAUSA POR NAVIDAD

cowboy

San Eugenio nos hablara de nuevo el miercoles 07 de enero 2015.

Les recuerdo que todos los escritos del blog (son 1190) están siempre en el sito – y que pueden buscar una palabra o un tema utilizando el “search” de la página de inicio.

Frank Santucci OMI
Oblate School of Theology, San Antonio, Texas

 ¡Feliz Navidad!

Posted in Uncategorized | Leave a comment

HIJOS E HIJAS DE MARÍA INMACULADA

Invoco para eso la protección de la Santísima e Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, atreviéndome a recordarle, con toda humildad pero también con consuelo, la devoción filial de toda mi vida y el deseo que siempre he tenido de procurar que fuera conocida y amada y de propagar su culto en todas partes por el ministerio de aquellos que la Iglesia me ha dado como hijos y que se han asociado a mis planes

Testamento de Eugenio de Mazenod, el 1 de agosto 1854, E.O. XV n. 191

Posted in escritos | Leave a comment

AQUÉL A QUIEN TÚ QUIERES ESTÁ ENFERMO

El gran pesar de Eugenio por la enfermedad de Marius Suzanne es evidente en este pasaje. La profunda amistad entre Jesús y Lázaro fue la inspiración de Eugenio y modelo para su relación de amor con Jesús y se convierte en el tema de su oración por el Oblato gravemente enfermo.

La salud de mi querido Suzanne me parece algo tan precioso, que hay que hacer una santa amonestación al Señor. En misa ayer y hoy, llevé las súplicas hasta casi la profanación, si es que un Señor tan bueno puede ver mal que uno se deje llevar por el sentimiento de la confianza: “Ecce quem amas infirmatur” [ed. Juan 11, 3: “Señor, aquél a quien tú quieres, está enfermo”] dije más de treinta veces al momento de la comunión. Magdalena no estaba más cerca de él cuando con su hermana le pidió la curación de Lázaro. En cuanto a nosotros, no podemos contar con la resurrección y debemos insistir para que se recupere. Creo que estoy delirando. Adiós. Un abrazo a ti y a mi pobre Suzanne. Me consumo de tristeza. Adiós.

Carta a Hippolyte Courtès, Febrero 16, 1827, EO VII núm. 262

“Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.”   Juan 11:5

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

LA ORACIÓN COMO UN ACTO DE AMOR POR LOS DEMÁS

Hasta la época en que los Oblatos comenzaron a recibir nuevos miembros en las misiones extranjeras a fines de los 1840, Eugenio tenía una relación personal con cada uno de sus hijos misioneros. En su correspondencia constantemente vemos cómo les amaba y cuidaba, con cariño paternal. Cuando alguno de ellos contraía alguna enfermedad que podía ser mortal, Eugenio dejaba sus actividades para pasar el mayor tiempo posible a su lado y en vigilia. En caso de que se tratara de alguno de los jóvenes a quienes había conocido y guiado desde su adolescencia, tenía un lazo más profundo, que abarcaba varios años. Marius Suzanne era uno de los que eran especiales para él. No pudiendo estar con él al comienzo de su grave enfermedad, Eugenio le escribe a Hippolyte Courtès:

Voy a aliviar mi corazón, al no poder estar ahí y junto al lecho de nuestro enfermo para cuidarlo. No pienso más que en él  y lo hago con una pena mayor que cuando lo veo.
Rezo y hago rezar, pero necesitaría ante todo pedir y obtener la resignación. Esta no me cuesta nada al tratarse de mí, pero respecto a ustedes y a lo que les concierne, es otra cosa.

Carta a Hippolyte Courtès, Febrero 16, 1827, EO VII núm. 262

 Luchando por abandonarse y aceptar la situación, invita a los demás a rezar con él.

 

“La oración es un acto de amor; las palabras no son necesarias. Aun cuando la enfermedad distrae los pensamientos, todo lo que se necesita es la voluntad de amar.”   Santa Teresa de Ávila

Posted in cartas | Tagged , , | Leave a comment

LOS PARTEAGUAS SON PUNTOS DE INICIO PARA EL SIGUIENTE PASO

Había pasado un año exacto desde la aprobación de la Iglesia de nuestra familia religiosa y la Regla, en 1826. Eugenio escribe a la comunidad de Aix para recordarles de la fecha y de la necesidad de dar gracias. El celebrar las ocasiones especiales no es solo estar agradecidos por el pasado, sino a través de revivir la gracia del evento en la oración, estar preparados para dar respuesta a la invitación permanente de Dios a avanzar.

No olvides que mañana es el aniversario de la aprobación y confirmación de nuestro Instituto. Cantaremos la misa solemne en la capilla interior ante el Santísimo Sacramento expuesto, y el Te Deum antes de la bendición. Al dar gracias por los beneficios recibidos, no olvidaremos pedir por el presente y por el futuro.

Carta a Hippolyte Courtès, Febrero 16, 1827, EO VII núm. 262

 

“Un gran logro no debería ser el final del camino, sino el punto de inicio para el siguiente paso.”   Harvey Mackay

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

CENTRO DE MISIÓN: CADA QUIEN CUMPLE SU TAREA POR LA GLORIA DE DIOS

Seis años después del establecimiento de la comunidad Oblata en Marsella en 1821, la comunidad del Calvario era un centro de misión en expansión. Desde este centro de vida religiosa misionera, los Oblatos realizaban tarea pastoral en toda la ciudad y salían a las áreas rurales para predicar misiones. Los novicios se habían mudado de Aix el año anterior para ser parte de la comunidad mayor, y en enero de 1827, habían llegado también a Marsella cinco escolásticos que se preparaban para la ordenación sacerdotal. Es acerca de ellos que escribe Eugenio

… Les aseguro que trabajan, muy a gusto y con mucho éxito.

En este punto había doce sacerdotes, cinco escolásticos y once novicios en la casa. Al ver cómo cada Oblato realiza su papel específico en la comunidad, Eugenio exclama:

 Así es como toda la Sociedad cumple su tarea por la gloria de Dios.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Enero 24, 1827, EO VII núm. 260

 Este ideal de Eugenio es la inspiración tras la iniciativa actual de los Oblatos de los EUA, de establecer varios centros de misión en el país:

“Un Centro de Misión se define como “una comunidad apostólica de aproximadamente  4- 8 Oblatos responsables de una institución en particular,  (parroquia, Santuario, centro de retiros, etc.) que también, a través del discernimiento y el consenso de la comunidad, va más allá de la institución al servir en varios otros ministerios (por ejemplo: campus, prisión, juventud, indigentes, grupos de inmigrantes, predicación itinerante de misión, educación, organización comunitaria, JPIC, vocación, colaboración e interconexión con otras organizaciones, capellanías, etc.).” Esta idea continuará evolucionando, sin dejar de enfatizar la importancia de una auténtica vida comunitaria al cumplir este concepto.” (Renewing the Province Mission – USA OMI )

 

“Recordemos todos esto: no se puede proclamar el Evangelio de Jesús sin el testimonio tangible de la vida de cada quien.”   Papa Francisco

Posted in cartas | Tagged , | Leave a comment

CON TODAS ESAS ATENCIONES A LOS PARIENTES, EN MENOS DE OCHO DÍAS PODRÍAMOS VERNOS OBLIGADOS A VACIAR UNA CASA, O A DESMANTELAR UNA O VARIAS  MISIONES

La solicitud del P. Honorat de visitar a su tía, fue la ocasión para que Eugenio explicara por qué no permitía a los Oblatos visitar a sus parientes indiscriminadamente.

Eres lo bastante fuerte, mi querido Honorat, para soportar un rechazo; por eso no ando con rodeos al dar una negativa a tu petición de ir a Calpentras para ver a tu tía religiosa. No creo que sus superioras le permitieran devolverte la visita. Por ello, déjala tranquila en su claustro y prosigue tu carrera con un mayor espíritu de desprendimiento de los parientes.
Basado en los mismos principios, acabo de rehusar que el P. Martin fuera a ver a su hermana en Gap. Todo el clero de esa diócesis se inmiscuyó en el asunto, pero en una Sociedad hay que considerar siempre las consecuencias, y así rehusé a los parientes del P. Martin, lo mismo que a los del P. Telmon, a los del P. Jeancard y a los del P. Sumien. Con todas esas atenciones a los parientes, en menos de ocho días podríamos vemos obligados a vaciar una casa, o a desmantelar una o varias misiones.
Me cuesta mucho mantener la regularidad a este precio, pero el deber está por encima de todo. Adiós, muy querido Padre, un abrazo a ti y al querido P. Albini.

Carta a Jean Baptiste Honorat, Enero 24, 1827, EO VII núm. 260

 

En esta carta, los parientes mencionados no eran los padres de los Oblatos – al tratarse  de los padres y madres de los Oblatos, Eugenio no mostraba preocupación y permitía que sus hijos les visitaran, en caso de alguna necesidad apremiante. Es importante recordar que la práctica en la vida religiosa hasta hace poco, era de un descanso para visitar a los familiares. La costumbre más reciente de las vacaciones anuales para visitar a los parientes, era por completo inimaginable en esa época para las hermanas religiosas, los hermanos y los sacerdotes. Cuando los Oblatos (y todos los demás religiosos) comenzaron a salir hacia las misiones en el extranjero en 1841, todos estaban totalmente conscientes de que dejarían Francia y a su familia para siempre, sin volver nunca.

Habiendo dicho esto, veremos cómo la relación de Eugenio con su familia fue muy cercana en los años posteriores.

 

“La religión mantuvo a algunos de mis parientes con vida, pues era todo lo que tenían. De no haber tenido esperanza en el cielo en compañía de Jesús, probablemente se habrían suicidado, debido a lo terrible de sus vidas.”   Octavia Butler

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment

UN PREDICADOR QUE LLEGABA A LOS POBRES

Durante la predicación del jubileo en Marsella, Rey describe un incidente revelador:

“Un suceso inesperado da una base de comparación entre la predicación del misionero de los pobres y un nivel más elevado de elocuencia. El P. Enfantin llegó a Marsella y se presentó con el Fundador, ofreciéndose a predicar. El Fundador le pidió tomar su lugar en el púlpito del Calvario, quedándose solamente con el ejercicio matutino, que deseaba continuar en provenzal. El Padre Enfantin debía predicar a las 11 am y por la tarde, en el horario habitual. Unos cuantos días fueron suficientes para mostrar el importante cambio en la audiencia, que disminuía. El estilo del Padre Enfantin era por completo diferente a la del misionero. Sus palabras tenían una pureza impecable de dicción, pero el contenido era tal vez muy substancial y conciso para su comprensión. No atraía la atención de sus oyentes, ni lograba su interés, en especial los de la clase media de la sociedad. No superó el reto, y ya fuera que realmente cayera enfermo o que se diera cuenta que el entusiasmo de la audiencia se evaporaba, comentó su enfermedad e interrumpió la predicación.

El Padre de Mazenod retomó la predicación y continuó sus atrayentes reuniones, hasta el cierre del Jubileo en Navidad. Su salud, que aún era muy débil, resintió el cansancio del apostolado. El número de conversiones superó toda expectativa.”

REY

 “Cuando puedes acercarte a alguien a nivel emocional, estás logrando una conexión real.”   Casey Kasem

Posted in Uncategorized | Tagged , | Leave a comment

HACIENDO LO QUE MÁS AMABA

El año de 1826 concluyó con la participación de Eugenio y los Oblatos en el año especial del jubileo de renovación de las misiones en todo Marsella. Le encontramos en pleno auge de lo que más disfrutaba: predicar en la misión y llevar a la gente a la conversión y renovación. El biógrafo Rey, describe:

“Una vez que los misioneros volvieron a Marsella de Digne, comenzó la predicación de la misión del Jubileo, siendo inaugurada con una procesión general el 3 de diciembre, primer domingo de Adviento, en que los Oblatos de María, de acuerdo con las instrucciones de su regla, no participarían. La misma tarde, el Fundador celebró la apertura de los ejercicios en la Capilla del Calvario, que era muy pequeña para dar cabida a la muchedumbre que llegó para participar.

A pesar de sus importantes ocupaciones en la administración de la diócesis y de la Congregación, predicó dos veces al día. Por las mañanas, explicaba el “Padre Nuestro” en lengua provenzal. Por las tardes predicaba en francés, acerca de los artículos principales de la doctrina cristiana sobre el dogma y los sacramentos. Lo hacía con una sencillez conmovedora, manteniendo el interés constante de la congregación, que admiraba su capacidad de simplificar la elevada doctrina a las necesidades de los oyentes, para que fuera sencillo y al mismo tiempo fuerte.

El éxito era extraordinario; la muchedumbre inundaba la iglesia por las mañanas para escuchar la Palabra de Dios, arrodillándose después en los confesionarios, donde los misioneros pasaban la mayor parte del día. El Padre de Mazenod nunca rehusó la buena voluntad de quienes deseaban reconciliarse con Dios.”

REY, Volumen 1

 

“Cuando descubres tu misión, sientes su exigencia. Te llena con entusiasmo y un ardiente deseo de realizarla.”     W. Clement Stone

Posted in Uncategorized | Tagged , | Leave a comment

NUNCA PONGAN EN PELIGRO LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

Poco después de la misión de los Oblatos en Digne, Eugenio escribe acerca de una   confrontación con el Obispo de Gap, la diócesis vecina, en donde se localizaba el santuario de Laus. Evidentemente, Eugenio, cuya vida había cambiado a los pies de la Cruz, al experimentar personalmente la misericordia de Dios, nunca pondría en riesgo el guiar a los demás a la misma experiencia de misericordia, aun si ello ocasionara una ruptura con las autoridades locales.

El obispo de Gap se niega descortésmente a proporcionarnos un candidato.
Me envió cinco proposiciones de moral sobre las cuales me pide una respuesta categórica, diciéndome que queda en riesgo su responsabilidad. Le escribí una epístola que bien podría provocar una ruptura..

Carta a Hippolyte Courtes, Enero 31, 1827, EO VII núm. 261

En un pie de nota a esta carta, el Padre Beaudoin nos presenta un antecedente. “El Obispo Arbaud había escrito al Fundador, el 22 de enero, para quejarse en especial acerca del P. Touche. El P. de Mazenod respondió que los Oblatos seguían la enseñanza moral del Beato Alfonso de Liguori. En septiembre, escribió nuevamente al Prelado, esta vez no para defenderse, sino para atacar: ‘En persona y al dirigirse a mí, está lleno de bondad, pero al escribirme, uno pensaría que su tintero contiene amargura’…”

 

“Cambia tus opiniones, mantén tus principios; cambia tus hojas, mantén intactas tus raíces.”    Víctor Hugo

Posted in cartas | Tagged | Leave a comment