LA UNCIÓN QUE SOLO SE  DA  A  QUIENES  ANUNCIAN A JESUCRISTO CRUCIFICADO

Eugenio era un predicador talentoso y de éxito. El objetivo al fundar a los Misioneros Oblatos era predicar el Evangelio a los más abandonados. En muchos de sus escritos hemos encontrado textos insistiendo en que los misioneros se ocupen en forma especial de este ministerio y se aseguren de que fluya de su relación personal y comunitaria con Dios.

En su diario, que era privado, comenta con regularidad sobre algunos de los oradores que llegaban a Marsella como predicadores itinerantes, para sermones ocasionales. Los estándares de predicación de Eugenio eran altos y no tenía tiempo para las trivialidades que a veces se presentaban. 

Por la tarde fui a escuchar al  Sr. Dufêtre en San Martín. Predicó un sermón sobre la religión que no tuvo nada de notable.  Sería comprensible que con su voz sonora y fuerte pudiera cumplir su promesa de predicar dos veces  al día sin necesidad de sacrificar su vida, como anunció estar dispuesto a hacer por los buenos marselleses, que ahora deberán acostumbrarse a oír halagos de parte de todos los predicadores que suben al púlpito en Marsella.

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 12, 1837, EO XVIII

Una semana después encontramos un comentario sobre otro predicador itinerante

Fui al sermón del Sr. Clerc en San Cannat que trató sobre el respeto humano, más filosófico que cristiano y no pudo ser comprendido por su auditorio compuesto de buenas mujeres y de un pequeño número de hombres, sin instrucción. Dios impida que todos los predicadores hagan lo mismo. A éste no le falta talento ni lógica, sino la unción que sólo se da a quienes anuncian a Jesucristo et «hunc crucifixumæ», de otro modo, los retóricos lo hubiesen hecho en la Roma pagana o en Atenas.

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 19, 1837, EO XVIII

¿Qué dice la gente acerca de nuestra predicación y obras de caridad? ¿Nos ven diciendo y haciendo cosas a través de los ojos del Salvador crucificado?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ORAISON: ORANDO CON LA FAMILIA MAZENODIANA EN ENERO 

“En la oración silenciosa y prolongada de cada día, nos dejamos modelar por el Señor y encontramos en él inspiración para nuestra conducta”  (Regla de Vida OMI, 33).

La práctica de Oraison formaba  formaba una parte importante en la oración diaria de San Eugenio durante la cual entraba en comunión con los miembros de su familia misionera. Mientras que ellos se encontraban en Francia, se les hacía fácil juntarse en oración alrededor del mismo horario. Cuando los misioneros Oblatos comenzaron a ser enviados a los varios continentes ya no les era posible orar al mismo tiempo. Sin embargo, cada día había un tiempo cuando se detenían para orar en unión uno con el otro—aunque no fuera al mismo tiempo.
Esta es una práctica que Eugenio quería que su familia religiosa mantuviera. Por eso les invitamos a formar parte de esta práctica de Oraison n el domingo, 19 de enero, 2020, conmemorando el aniversario de la fundación de los Oblatos (para ese tiempo conocidos como los Misioneros de Provenza) el 25 de enero.

Los tan importantes primeros días de vida comunitaria para los Misioneros eran, obviamente, una historia repetida a menudo con todo detalle. En sus memorias, el P. Tempier, lo describe como: “Este memorable día no lo olvidaré a lo largo de mi vida”. Él narra la historia de los comienzos de su familia religiosa, y extrae una conclusión unida con el voto de pobreza y la llamada a la sencillez.

Carta a Jean-Baptiste Mille et a los novicios et escolásticos, el 24 de enero 1831, E.O. VIII n. 383:

Mañana celebro en aniversario del día en que, hace dieciséis años, dejé la casa materna para ir a vivir en la misión. El P. Tempier había tomado posesión de ella unos días antes. Nuestro alojamiento no era tan magnífico como el castillo de Billens y, por desprovistos que estéis de cosas, más los estábamos nosotros. Mi catre estaba en el pequeño pasillo que lleva a la biblioteca, que entonces era una sala grande que servía de dormitorio al P. Tempier y al otro que ya no se halla entre nosotros. Era también nuestra sala de comunidad. Una lámpara era todo nuestro alumbrado y, cuando nos acostábamos se la colocaba en el umbral de la puerta para que nos sirviera a los tres.
La mesa que adornaba nuestro refectorio la formaban dos tablas, colocadas sobre dos viejos toneles. Nunca hemos tenido la dicha de ser tan pobres desde que hicimos voto de serlo. Sin saberlo, aquello eran los preludios del estado perfecto en el que vivimos tan imperfectamente. Adrede apunto esta especie de indigencia muy voluntaria, ya que hubiera sido fácil acabar con ella trayendo lo que hiciera falta de la casa de mi madre, para deducir que Dios nos dirigía desde entonces y muy atinadamente, sin que pensáramos todavía en los consejos evangélicos que íbamos a profesar más tarde. Practicándolos es como hemos conocido su valor.
Les aseguro que no perdíamos nada de nuestra alegría; al contrario, como ese nuevo modo de vivir contrataba tan al vivo con el que acabábamos de dejar, nos reíamos con gana a menudo. Debía este buen recuerdo al santo aniversario de nuestro primer día común. ¡Qué feliz sería si lo continuara con ustedes!

Algunos textos para reflexionar en oración:

Hechos de los Apóstoles 4:32-33

La multitud de los fieles tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba como propios sus bienes, sino que todo lo tenían en común. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran poder, y aquél era para todos un tiempo de gracia excepcional.

Mateo 28: 19-20

Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia.

El atículo 3 de las Constituciones y Reglas se puede aplicar  a la Familia Mazenodiana entera:

La comunidad de los Apóstoles con Jesús es el modelo de su vida. Él reunió en torno suyo a los Doce para que fueran sus compañeros y sus enviados (cf. Mc 3, 14). El llamamiento y la presencia del Señor en medio de los Oblatos hoy los unen en la caridad y la obediencia, haciéndoles revivir la unidad de los Apóstoles con Él, y la común misión en su Espíritu.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

FELIZ AÑO NUEVO

Estas reflexiones diarias se reanudarán el lunes 20 de enero.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CON MARÍA INMACULADA DURANTE LA PAUSA

Tendremos una pausa hasta el 13 de enero.

Les deseo a todos una feliz celebración del 8 de diciembre, un fructífero Adviento y todas las bendiciones de la Navidad.

Le pedimos a María Inmaculada que nos acompañe durante este período.

María Inmaculada es la patrona de la Congregación. Dócil al Espíritu, se consagró enteramente, como sierva humilde, a la persona y a la obra del Salvador. 
En la Virgen que recibe a Cristo para darlo al mundo del que es única esperanza, los Oblatos reconocen el modelo de la fe de la Iglesia y de la suya propia.
La tienen siempre por Madre. Viven sus alegrías y sufrimientos de misioneros en íntima unión con ella, Madre de misericordia. 
Y dondequiera que los lleve su ministerio, tratan de promover una devoción auténtica a la Virgen Inmaculada, que prefigura la victoria definitiva de Dios sobre el mal.

Regla de Vida   CC&RR  Constitución  10

Les recuerdo que todas las 2086 meditaciones sobre los escritos de San Eugenio están siempre en el sito  http://www.eugenedemazenod.net/esp/ – y que pueden investigar una palabra o un tema utilizando el “buscar” de la página de inicio.

Cada día los invito, tambien a leer “Inspiraciones Diarias”: https://www.omiworld.org/es/inspiraciones-diarias/

¡Feliz Navidad!

Frank Santucci OMI

Cátedra Kusenberger de Estudios Oblatos
Oblate School of Theology San Antonio, Texas

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA INMACULADA CONCEPCIÓN: LA MADONNA OBLATA

En medio de todas sus preocupaciones, Eugenio celebró la fiesta de la Asunción. Se trató de un día que dejaría un recuerdo permanente en la historia de nuestra familia Mazenodiana – por lo que es importante explorar el suceso. Achille Rey, quien conocía bien a Eugenio, escribió en su biografía:

«El 15 de agosto de 1822 se celebró la festividad en la Iglesia de la misión de Aix. El P. de Mazenod bendijo, en presencia de una gran congregación de sus jóvenes y otros fieles, una estatua de la Santísima Virgen, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción. Es esta estatua la misma a la que recurrimos para largas y frecuentes oraciones: se ha convertido en uno de los objetos más preciados de los orígenes de la familia.» (Rey I, pág. 280)

Las cartas de Eugenio de 1822 han mostrado las muchas preocupaciones y dificultades que experimentaba. No menos importante entre ellas estaba su preocupación por la sobrevivencia y el futuro de su pequeño grupo de Misioneros. Fue en este espíritu que bendijo la nueva estatua en la capilla, la cual se convirtió en la oportunidad de una fuerte percepción dadora de vida. De inmediato escribió a Henri Tempier, quien se encontraba en Laus.

Creo también deberle un sentimiento particular que he sentido hoy, no digo precisamente más que nunca, pero ciertamente más que de ordinario.

Eugenio normalmente era reservado y no comentaba sus experiencias espirituales profundas. Su experiencia “más que de ordinario” estaba conectada con la vida de los Misioneros de Provenza, quienes atravesaban dificultades externas y cuya existencia en el futuro pendía de un hilo.

No lo definiré bien porque encierra varias cosas que se refieren sin embargo todas a un solo objetivo, nuestra querida Sociedad.

Luego describe la confirmación recibida de que la fundación de los Misioneros había provenido de Dios y Dios le había asegurado un futuro sólido para su grupo.

Me parecía ver, tocar con el dedo,
que encerraba el germen de muy grandes virtudes,
que podría hacer un bien infinito;
la encontraba buena,
todo me gustaba en ella,
amaba sus reglas, sus estatutos;
su ministerio me parecía sublime, como lo es en efecto.
Encontraba en su seno unos medios de salvación asegurados, hasta infalibles, del modo como se me presentaban a mí.

Carta a Henri Tempier, Agosto 15, 1822, EO VI n. 86

Esta fue la gracia que la Madonna Oblata había conseguido para Eugenio: la seguridad proveniente de Dios de que iba por el camino correcto y necesitaba perseverar, a pesar de todas las tormentas a su alrededor, que parecían amenazar la existencia de los Misioneros.

Doscientos años después, continuamos cosechando el fruto de esta confianza con que nuestra Madonna Oblata nos “sonrió”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA  SENSIBILIDAD  QUE  SOLO  SE  DA  A  QUIENES  PROCLAMAN  A JESUCRISTO CRUCIFICADO 

Eugenio era un predicador talentoso y de éxito.  Con la fundación de los Misioneros Oblatos buscaba predicar el Evangelio a los más abandonados. En muchos de sus escritos encontramos textos en los que se insiste a los misioneros cuidar de forma especial este ministerio y asegurar que fluya de su relación personal y comunitaria con Dios.

En su diario privado, a menudo hace comentarios críticos sobre algunos de los oradores que llegaban a Marsella como predicadores itinerantes para sermones ocasionales. Los estándares de predicación de Eugenio eran altos y no tenía tiempo para las trivialidades que a veces se expresaban. 

Por la tarde, fui a escuchar el sermón del Sr. Dufêtre en San Martin. Su predicación sobre la religión no tuvo nada de notable. Se ve que con su voz sonora podrá cumplir lo prometido de predicar dos veces  al día sin necesidad de sacrificar su vida como anunció, por los buenos marselleses, que ahora deberán acostumbrarse a oír halagos de parte de todos los predicadores que suben al púlpito en Marsella.

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 12, 1837, EO XVIII

Una semana después comenta nuevamente sobre otro predicador itinerante: 

Fui al sermón del Sr. Clerc en San Cannat, que trató sobre el respeto humano, más filosófico que cristiano y no fue comprendido por su auditorio compuesto de buenas mujeres y un pequeño número de hombres sin instrucción. Dios impida a los predicadores ser todos así. A éste no le falta talento ni lógica, sino la sensibilidad que solo se da a quienes proclaman a Jesucristo et hunc crucifixum. 

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 19, 1837, EO XVIII

¿Qué dice la gente acerca de nuestra predicación y obras de caridad? ¿Pueden vernos decir y hacer cosas a través de los ojos del Salvador crucificado?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL  TEATRO, CONSIDERADO  ENTRE  NOSOTROS  COMO  TEMPLO  DEL DEMONIO 

Hace doscientos años, cuando no había electricidad ni televisión, el entretenimiento estaba en los teatros y la ópera. En realidad, los valores morales presentados en la mayoría de esos espectáculos no estaba de acuerdo con los del Evangelio ni con la fidelidad marital, y la inmoralidad lideraba la lista. Por ello, los obispos franceses nunca iban a los teatros. En esta entrada de su diario, Eugenio menciona conocer al afamado compositor y músico  Niccolo Paganini, y de rehusar una invitación al teatro donde se presentaría. 

Para no disgustar al buen Billon, Párroco de San Víctor, me arriesgué a asistir pontificalmente en la misa cantada en su iglesia, que fue la de Cherubini; los artistas se empeñaron al máximo, pues tenían como testigo y juez de su habilidad al famoso Paganini. El célebre hombre había dado dos conciertos en la ciudad, atrayéndole los aplausos que está acostumbrado a recibir  dondequiera hace oír su violín verdaderamente mágico. Vino personalmente a invitarme. Me agradó mucho saludar a un maestro tan extraordinario, pero me vi obligado a mi negativa, motivada no solo por mi estado de salud, sino también por la severidad de nuestros usos franceses que no permiten que un obispo aparezca ni siquiera para un concierto inocente en una sala de espectáculos, considerada entre nosotros como templo del demonio.

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 5, 1837, EO XVIII

Puede que por nuestros estándares hoy en día veamos a Eugenio como intransigente, pero tal vez este texto nos invite a reflexionar en nuestra actitud y reacción personal a los valores del Evangelio que los medios de comunicación masiva nos presentan

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA  CONVENIENCIA,  MÁS  IMPORTANTE  QUE  LA  CEREMONIA  RELIGIOSA  

El Obispo Eugenio reflexiona en su diario:

Funeral del conde Pagano, cónsul general de Cerdeña, caballero de San Mauricio. Su calidad de cónsul de Cerdeña y caballero de San Mauricio, junto con las atenciones que tuvo conmigo durante su vida, me hicieron decidir asistir a su funeral para rezar el responso. Avisé a la familia con una carta muy cortés.
Grande fue mi sorpresa al llegar a San Carlos, parroquia del difunto, y enterarme que no habría misa solemne en el  funeral, aunque el difunto había dispuesto lo contrario. Se lo reproché a quien vino a disculparse a nombre de la familia, que se había comprometido a no retener mucho tiempo en la iglesia a la comitiva. Expresé mi reprobación por una complacencia tan contraria al espíritu de la Iglesia y les notifiqué no saldría para el responso, como me había propuesto.
 Espero que con esto el señor cura aprendiera también que no es conveniente prestarse a los caprichos poco religiosos de las familias. Era el tercer ejemplo consecutivo de esa especie en la parroquia de San Carlos. 

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 4, 1837, EO XVIII

¡Puede que no haya cambiado! ¿Con qué frecuencia nos piden sacrificar una verdadera celebración sacramental en favor de la recepción nupcial o a la conveniencia de los directores de funeral?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ORAISON: ORANDO CON LA FAMILIA MAZENODIANA EN DICIEMBRE  

“En la oración silenciosa y prolongada de cada día, nos dejamos modelar por el Señor y encontramos en él inspiración para nuestra conducta,” (Regla de Vida OMI, 33).

La práctica de oraison  formaba una parte importante en la oración diaria de San Eugenio durante la cual entraba en comunión con los miembros de su familia misionera. Mientras que ellos se encontraban en Francia, se les hacía fácil juntarse en oración alrededor del mismo horario. Cuando los misioneros Oblatos comenzaron a ser enviados a los varios continentes ya no les era posible orar al mismo tiempo. Sin embargo, cada día había un tiempo cuando se detenían para orar en unión uno con el otro—aunque no fuera al mismo tiempo.

Esta es una práctica que Eugenio quería que su familia religiosa mantuviera. Por eso les invitamos a formar parte de esta práctica de Oraison el domingo, 15 de diciembre, 2019, conmemorando la fiesta de los seis Mártires Oblatos de Laos y un catequista Oblato el 16 de diciembre.

 

Tomado de Oración Oblata pg. 168-169:

Durante la guerra de Indochina, en Laos, entre los años 1954 y 1970, diecisiete discípulos de Cristo sufrieron el martirio por el amor a su nombre. Entre ellos hubieron seis Oblatos de María Inmaculada quienes ofrecieron sus vidas para que el Evangelio pudiera ser oído: P. Mario Borzaga OMI, P. Louis Leroy OMI, P. Michel Coquelet OMI, P. Vincent L’Hénoret OMI, P. Jean Wauthier OMI, P. Joseph Boissel OMI, y uno de sus catequistas, Paul Thoj Xyooj. La Iglesia de Laos reconoce en estos bienaventurados a sus padres fundadores.

Juan 12, 24-26:

“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida la destruye; y el que desprecia su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Y al que me sirve, el Padre le dará un puesto de honor.”

Beato Louis Leroy OMI:

El 28 de abril, 1961, el P. Louis Leroy estaba orando en su iglesia sencilla. Un equipo de guerilleros lo fueron a buscar. Según los residentes del pueblo, él sabía que era su ultima despedida: les pidio permiso para ponerse su sotana, ponerse su cruz y con su breviaro debajo el brazo se despidió. Sin sombrero y descalzo siguió a los soldados. En el bosque, algunos disparos y se acabó…Su sueño de niño de ser testigo de Cristo, aún en el martirio, se le concedió.

Le había escrito al Superior General de los Oblatos: “Antes de conocer a los Oblatos las misiones en Asia me atraían, y quise dejar mi trabajo de agricultor para ir a esas misiones…Las dificultades que ha tenido la misión en Laos, y que quizás seguirá teniendo, han solo aumentado mi deseo por este país…Estaría muy contento recibir mi primera obediencia para el Laos si lo cree bueno enviarme…”

Beato Mario Borzaga OMI:

“En mi oración, no le pido a Jesús gozo ni fortaleza; solo le pido me permita amarlo más y más–amarlo como los santos y los mártires lo amaban.”

San Eugenio de Mazenod:

¡Qué felices son al poder sacrificarse por las almas de sus hermanos a los que santifican, a los que salvan, a los que ponen en la gloria, al precio de su vida, como nuestro divino Maestro que murió para la salvación de los hombres! ¡Qué admirables son! Pero también, ¡qué felices son esos queridos mártires de la caridad! ¡Qué hermosa página para la historia de nuestra Congregación! (Carta a Bruno Guigues, 1o de agosto 1835, EO VIII n. 529)

Como recurso adicional, recomendamos este artículo en el sitio de Internet de OMIWORLD: https://www.omiworld.org/es/nuestro-carisma/nuestros-santos/causas-oblatas/6-beatos-martires-oblatos-de-laos/55814-2/ 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ESCUCHANDO  EL  LLAMADO   DE   LOS MÁS  ABANDONADOS  EN CÓRCEGA   

Al enviar misioneros a Córcega, Eugenio respondía a lo que había discernido como la necesidad de los más abandonados.

En primer lugar, muchos de los sacerdotes en Córcega habían recibido mala capacitación pastoral y sus feligreses se veían afectados por el resultado. Los Oblatos fueron enviados a Ajaccio para cambiar la situación, primero estableciendo un seminario menor para asegurar una formación sólida para los futuros sacerdotes.

El recién nombrado Obispo de Ajaccio aprovechó la oportunidad para insistir en que algunos sacerdotes volvieran al seminario para recibir la formación adecuada. En su diario personal, Eugenio reflexiona en cómo los Oblatos ayudan en ello: 

Carta del P. Moreau, de Ajaccio. Noticias muy satisfactorias del seminario mayor de esa diócesis. Es excesivo el trabajo para los directores a causa del gran número de alumnos, pero su conducta  perfecta  anima y compensa a los profesores.

El segundo grupo que clamaba una respuesta era los habitantes pobres en las aldeas de Córcega. Los Oblatos se establecieron en Vico, haciendo de su comunidad apostólica un centro de misión, desde el cual trabajaban con la población y partían a predicar misiones en las aldeas remotas. Los Oblatos que trabajaban en el seminario se unían a la comunidad de Vico para participar en las misiones durante sus recesos del seminario. 

Siguen con el proyecto de dar la misión en Ajaccio en francés y en italiano. Participarán todos nuestros padres.

Una tercer respuesta provenía de la ordenación próxima de dos jóvenes Oblatos destinados a ser buenos misioneros el resto de sus vidas, uno de ellos en Córcega. Ambos no tenían la edad canónica para la ordenación y debieron solicitar dispensas para ello. 

Carta de Roma. Dispensa de edad para nuestros hermanos Rolleri y Bellon. 

Diario de Eugenio de Mazenod, Enero 31, 1837, EO XVIII

En la actualidad, la Familia Mazenodiana continúa con el espíritu de escuchar el llamado de los “nuevos pobres” en nuestro mundo siempre cambiante.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario