PODER DECIR: “SED MIS IMITADORES, COMO LO SOY DE CRISTO”

Siempre la obligación de seguir las huellas de Jesucristo en nuestras personas: Meditaremos especialmente… en las virtudes de nuestro Señor Jesucristo, pues deben ser obvias en la vida de nuestros miembros.

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Las virtudes son las cualidades que dan sentido a nuestra vida, que nos dan “sal” y “luz” y nos ayudan a ser la “sal” y la “luz” para los demás.

La segunda Carta de Pedro explica lo que es una virtud “que la gracia y la paz abunden en ustedes por el conocimiento de Dios y de Jesús, Señor nuestro” (2 Pedro 1:2). Es el conocimiento de Dios. Es ver la vida, cualidades y actitudes de Jesús  –es permitirnos ser transformados por el que dice “Vengan y síganme.” Y ”Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.” (Juan 15, 14-15).

Así que Pablo puede decir “Sed mis imitadores, como lo soy de Cristo” (I Corintios 11,1) y esto es lo Eugenio quiere decirnos sobre que las virtudes “deben ser obvias en la vida de nuestros miembros.”

Posted in Uncategorized | Leave a comment

DIBUJANDO LA IMAGEN DE JESUCRISTO EN NOSOTROS

Eugenio enfatiza el lugar central de Jesucristo, al utilizar la imagen de dibujar: colocar un papel carbón sobre una imagen, trazando sus bordes.  Somos llamados a ser como ese papel carbón, dibujando a Jesús en nuestras vidas – y en las de los demás.

Siempre con la obligación de trazar a Jesucristo en nuestras personas: meditaremos de forma especial… en las virtudes de nuestro Señor Jesucristo, que deben ser obvias en la vida de nuestros miembros.

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Pensemos en quienes son nuestros modelos. Los admiramos por alguna característica particular.  Al encontrar ese atractivo, deseamos transformarnos en lo que admiramos. Eugenio nos invita a meditar en el presente, en Jesús en el Evangelio y en su presencia contínua de Resurrección, permitiéndole transformarnos.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

MUÉSTRANOS AL FRUTO BENDITO DE TU VIENTRE

 “Siempre la verán como madre” Eugenio había escrito al convertirnos oficialmente en Misioneros Oblatos de María Inmaculada, tras nuestra aprobación papal en 1826. Nos pidió tener una devoción “tierna y filial.” María lo acompañó a lo largo de toda su vida, debido a Regla que citamos en las notas de su retiro…

Eugenio falleció rezando el Salve Regina, durante estas palabras: “¡Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!”

También la devoción a María debe caracterizarnos: Al menos una vez al día visitarán al Santísimo Sacramento y a la Santísima Virgen, por quien los misioneros cultivarán una devoción especial y a quien siempre verán como su Madre.
A diario rezarán el rosario y harán todo para que los fieles sean fervientes y confiados devotos de la Virgen Inmaculada, la santísima Madre de Dios.

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Debido a esta cercanía de por vida a María, no hay duda de que le mostró el fruto de su vientre; Jesús.  Aprendamos a verla como madre y fiel compañera en nuestro trayecto cristiano, pera que se nos muestre el fruto de su vientre y su promesa, en nuestra muerte.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

CON NUESTRA SALVACIÓN EN MENTE

Recordemos el contexto particular de estas reflexiones diarias: Eugenio medita a diario sobre las Constituciones y Reglas durante su retiro anual en 1831.  Es el enfoque a través del cual analiza su vida y la de su familia religiosa misionera, que  “mantiene nuestra salvación en mente”.

Los Misioneros predican y guían a los demás por el camino de la salvación, aunque están en riesgo de llegar al agotamiento o perder el enfoque, a menos que utilicen la Regla para mantener su determinación. De la palabra en latín “regula,” la regularidad significa seguir el espíritu y las normas de la Regla.

No olvidemos nunca que la Regla de Reglas es el Evangelio – y las Constituciones y Reglas de cualquier congregación religiosa y sus asociados es nada menos que una reflexión particular y la aplicación del Evangelio. Eugenio dice respecto a la Regla, que cualquiera puede aplicar los mismos principios al leer el Evangelio.

Así, al tener en mente nuestra salvación y no desear correr el riesgo de ir a la deriva después de predicar a los demás, estaremos lejos de experimentar el menor disgusto de esta regularidad, que es la mejor forma de conservar la virtud en nuestras almas.

Una vida comunitaria sana ayuda a sus miembros a vivir la “regularidad” del Evangelio:

Será mejor lamentar que las tareas que se nos impongan por la caridad nos alejen tan frecuentemente y por tan largos períodos de la comunidad, donde reina la disciplina regular y que por gran parte de nuestra vida se nos prive, a nuestro pesar, de su buena influencia.  

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA CONEXIÓN AL ANCLA

El retiro de Eugenio acerca de la Regla le lleva a reflexionar en la observancia de la Regla misma.

Hay que fijarse bien en el N.B. del párrafo 1 del Capítulo  2. Ciertamente no dice: si alguno encuentra estas Reglas demasiado duras, se le dispensará, o se suavizarán en atención a su debilidad. ¡Por el contrario! 
La Regla insiste, explica su aparente rigor, lo motiva con razones definitivas y exige la ley, pues no caben concesiones con el deber: dice la Regla, si alguno fuera tentado a ver éstas y las futuras reglas como muy severas a la debilidad humana, le instamos a considerar:
1, que nuestro ministerio no tendrá nunca frutos, a menos que luchemos fervientemente por nuestro propio avance espiritual.
2, que nunca alcanzaremos la perfección a la que somos llamados, excepto por medio de la regularidad que ha sido reconocida como indispensable por todos los padres de la vida espiritual, y en especial por los santos fundadores de las órdenes religiosas.
3, puesto que las misiones y los ejercicios espirituales que les siguen nos fuerzan a pasar tres cuartos del año en el mundo, donde nos ocupamos principal y casi exclusivamente de la conversión de los pecadores, nos arriesgamos a estar en peligro de olvidar nuestras necesidades propias, de no volver a la regla de la disciplina estricta al menos en los breves intervalos de este arriesgado ministerio.

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Las Constituciones y Reglas son como el ancla unida a un barco por medio de una cadena o cuerda. El barco puede flotar y navegar, pero siempre debe ser sujetado cuando descansa. La Regla puede compararse a esa cadena o cuerda que une a los dos. Jesucristo es nuestra ancla. ¿Cuál es la cadena o cuerda que mantiene el barco de nuestras vidas conectado a Él, el Ancla?

Para los Oblatos, nuestras Constituciones y Reglas tienen esa función – ¿y para usted?

Posted in Uncategorized | 1 Comment

EL GRAN SILENCIO

Qué tan bien regulados estamos: en el momento en que hay silencio (como cuando despertamos por la mañana) estamos programados para sintonizar el ruido y así comenzar el día. La meditación de Eugenio le lleva a escribir:

El silencio…, siendo el medio más adecuado para la perfección, le estimaremos siempre, y será lo más estrictamente observado a partir de la oración nocturna, etc.

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Si deseamos tener una relación con Dios, en ocasiones debemos estar en silencio para poder escucharnos mutuamente. El silencio no es solo la ausencia de ruido – se refiere a un silencio interior, un desapego mental, el eliminar las distracciones, para enfocarse a la presencia de Dios.

Una de mis mejores maestras al respecto fue una Directora de Preparatoria en Soweto, cuyo ocupado día solo le permitía 30 minutos dos veces al día para alejarse del trabajo y los compromisos familiares. Este era su “tiempo en silencio” – en un ruidoso taxi con música estruendosa, e incluso conversaciones más altas a su alrededor. Era capaz de desconectarse en medio del ruido, y en su silencio interior, notar la presencia de Dios y rezar. ¡Qué maestra!

Eugenio se refiere a lo que llamamos “el gran silencio” del estilo de vida de las comunidades monásticas, de la oración nocturna hasta la mañana.

¿Cuál es el tiempo del “gran silencio” para usted y para mí?

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

HARÁN TODO EL ESFUERZO POSIBLE PARA CAMINAR EN LA PRESENCIA DE DIOS

Al continuar con la meditación de Eugenio sobre las Constituciones y Reglas, vemos su espiritualidad y las inspiraciones que le ayudaron a convertirse en santo. Comparte:

El segundo y tercer capítulos contienen principios que deben ser meditados. Solo de este modo llegaremos a comprender lo que debe ser un Oblato de María; unámoslos a los extractos de la primera parte y del prefacio de la Regla. La vida de los miembros de nuestra Sociedad debe ser por completo de continuo recogimiento (Art. 1, Acerca del Silencio, etc.).
Para lograrlo, antes que nada harán todo el esfuerzo posible para caminar siempre en la presencia de Dios y con frecuencia intentar decir pequeñas pero fervientes jaculatorias. (Art. 2, ibid.) …

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Eugenio y Jesús compartían una profunda amistad, y un amigo siempre desea estar en la presencia de su ser querido. Sus días estaban llenos de momentos de recogimiento, de pequeños estallidos de oración y expresiones de amor.

Se dice que Santa Teresa de Lisieux decía no sentirse feliz si no estaba ante la presencia de Jesús al menos cada tres minutos. Dorothy Day, siguiendo el ejemplo de Teresa, dijo: “Era su destino mostrar al mundo actual que la santidad es asequible a todos, que todos son llamados y que hay una forma sencilla de que todos la sigan”. Eugenio conoció “la forma sencilla” y desea que todos hagamos lo mismo.

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

PERMÍTANLES ALENTAR A LOS PENITENTES CON SU CALIDEZ Y MOSTRAR UN CORAZÓN COMPRENSIVO

Eugenio enfatiza las poderosas palabras a todos los que ejercen el ministerio como instrumentos de la misericordia de Dios. Se refiere principalmente a los confesores, aunque seguramente aplica además a cualquiera que trate con otras personas como oyente, consejero, mentor… al ejercer la “caridad inagotable”.

Después de reconocer la importancia de este ministerio, añade:  Por tanto, un misionero nunca rechazará la petición de quienes busquen confesarse, ya sea durante el período de las misiones o fuera de ellas.  (Art. 2).
No permitan que nadie encuentre excusa para eludir este servicio.  Por el contrario, permitan a cada uno ofrecerse generosamente a realizar tal ministerio y hagan lo posible para llevar al tribunal de penitencia a cualquiera que parezca inclinado a resistirse al llamado de la gracia.  En efecto, debido a la compasión misericordiosa, todos estén atentos a las palabras del Evangelio: “Hacedlos entrar”, debe intentarlo y serle posible doblegar a quienes se muestren obstinadamente renuentes. Existen muchos ejemplos de conversiones realizadas de esta forma y aún más: Para el resto, permitan a los misioneros estar siempre prestos a recibir a los pecadores con caridad inagotable. Permítanles alentar a los penitentes con su calidez y mostrar un corazón comprensivo. En una palabra, permítanles tratarlos como ellos mismos desearan ser tratados, si se encontraran en la misma penosa situación.  (Art. 3 y 12, ibid).

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LOS INFORTUNADOS PRISIONEROS TIENEN UN LEGÍTIMO RECLAMO HACIA NOSOTROS

Eugenio se recuerda a él mismo al meditar sobre la Regla Oblata:

De nuevo: No debemos olvidar nunca que uno de los fines principales de nuestro Instituto es ayudar a las almas más desamparadas. Es por ello, que los infortunados prisioneros tienen un legítimo reclamo a la caridad de la Sociedad. (Art. 1, En cuanto al ministerio en la prisión).

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Desde sus primeros días, los Oblatos han realizado ministerio en las prisiones y se ha extendido hasta la actualidad. Al escribir esta nota, me dio gusto saber que en Zambia se ha encomendado al cuidado de los Oblatos todo el ministerio en las prisiones: el cuidado pastoral de los prisioneros mismos, de sus familias y de los prisioneros al volver a la sociedad.  Una enorme responsabilidad, fortalecida por la intercesión de San Eugenio y todos los Oblatos en el cielo que realizaron este ministerio durante su vida.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

HAGAMOS EVIDENTE QUE LO QUE PREDICAMOS HA PENTRADO EN NOSOTROS Y QUE HEMOS COMENZADO A PRACTICARLO, ANTES DE INTENTAR INSTRUIR A LOS DEMÁS

Eugenio subraya otro pasaje de la Regla a la que considera importante hacer referencia constantemente:

… sin embargo, no lo lograremos (la conversión de las almas a través de la predicación), a menos que renunciemos a nuestra gloria personal y reprimamos en lo profundo de nuestros corazones las vanas alabanzas de la gente; en una palabra, que como el Apóstol prediquemos a Jesucristo y Él crucificado … no con un discurso pretencioso, sino en la demostración del Espíritu, es decir, que hagamos evidente que lo que predicamos ha penetrado en nosotros y que hemos comenzado a practicarlo, antes de intentar instruir a los demás (Art. 5, ibid.).

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Un importante recordatorio de que la gente ve justo a través de nuestras palabras, si  somos auténticos en nuestro testimonio y convicción.

Posted in Uncategorized | Leave a comment