LA ORACIÓN CAMBIA A LAS PERSONAS Y ELLOS CAMBIAN LAS SITUACIONES

Al leer la lista de las prácticas religiosas a las que los congregados debían comprometerse, debemos recordar que no se trataba de monjes, sino de jóvenes estudiantes – en su mayoría adolescentes. El hecho de que cerca de 300 se comprometieran libremente a ellas, muestra el sentido que encontraban en dichas prácticas y una fuente de fortaleza para vivir sus compromisos bautismales.

Eugenio fundó la Congregación de Jóvenes para hacer de sus miembros una fuerza transformadora entre la juventud de Aix. Si sus oraciones lograban un cambio en ellos, ellos a su vez podrían modificar las situaciones en las que vivían.

ARTÍCULO PRIMERO. Todos los congregantes, no importa la clase a que pertenezcan, están obligados a observar puntualmente el reglamento particular de la Congregación, por consiguiente, deben todos, entre otras cosas :
Art. 2. 1º Oír la Santa Misa todos los días ;
2º hacer todos los días, por lo menos, un cuarto de hora de lectura espiritual ;
3º visitar todos los días a Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento ;
4º decir todas las semanas el rosario de la Santísima Virgen ;
5º confesarse cada quince días.

Statuts, Chapitre XIII – Obligations spirituelles des congréganistes

 

La oración no cambia a Dios, sino a quien ora. Soren Kierkegaard

Esta entrada fue publicada en Regla y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *