EL RECONOCIMIENTO A LAS MISIONES OBLATAS

Eugenio había recibido el honor de ser nombrado caballero de la Órden Religiosa y Militar de los Santos Mauricio y Lázaro. El historiador Oblato, Rey, quien conocía bien a Eugenio, da introducción a esta carta diciendo: “nos muestra el punto de vista que utiliza para juzgar su reconocimiento honorífico, cuyo espíritu religioso no le permitía ilusión alguna respecto a su valor intrínseco: vemos cómo el mismo calificativo se utiliza para todos los honores que recibiría el Fundador de los Oblatos.”

…  Realmente creo que te burlas de mí en lo que dices respecto a mi caballería.
Veo en ello una esperanza de utilidad para la Sociedad ( ). Lo que me gusta es que el rey reconoce precisamente como motivo, el bien que he hecho con las misiones, a sus súbditos. Podría haber mencionado otros que de nada me habrían servido o que, por lo menos, yo no habría podido mencionar en caso de que algún día necesitáramos realizar alguna gestión.

Carta a Marius Suzanne,  Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

Rey continúa: “Todo se relaciona a la salvación de las almas a través de su amada familia religiosa: un honor recibido por el celo, que podría abrir nuevas regiones para  evangelizar – un motivo suficiente para darle el valor que nada más puede quitarle.” Rey I pág. 425

Eugenio aceptó dicho honor sólo debido a su utilidad. Daba reconocimiento al valor del trabajo misionero de los Oblatos y en segundo lugar, esperaba que pudiera abrir la posibilidad de establecer una misión en el reino de Cerdeña. Muchos retratos oficiales de Eugenio muestran al Obispo llevando esta condecoración.

 

“Ninguna persona ha sido honrada por lo que haya recibido. El honor fue la recompensa a lo que dieron.”   Calvin Coolidge

Deja un comentario

LOS MISIONEROS EXHAUSTOS HAMBRIENTOS POR LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS

Los Oblatos se encontraban realizando una misión entre “los pobres montañeses abandonados,” y el grupo quería extender su estadía con ellos. Reconociendo su  generosidad, incluso les exige no prolongar la misión más allá del tiempo necesario para el descanso.

Sabía bien que tendrían dificultad para salir de Cévennes. Esa comarca es atrayente para misioneros hambrientos de la salvación de las almas, pero en los proyectos que me propone, no veo que se tome en cuenta el descanso. Sin embargo, es tan necesario como el trabajo. Prefiero sin duda que empleen su celo en favor de los pobres montañeses abandonados, antes que perder el tiempo con los altivos habitantes de las ciudades desdeñosas. Pero, una vez más, no puedo dispensarles del descanso que les es debido por derecho natural.

Carta a Pierre Mie, Septiembre 7, 1826., EO VII núm. 253

 

“Si algún hombre siempre insistiera en la seriedad, sin nunca permitirse un momento de diversión y descanso, se volvería loco o inestable, sin saberlo.”      Herodoto

Deja un comentario

LA GENTE EXHAUSTA SE VUELVE INÚTIL

El celo excesivo de los misioneros Oblatos tendía a utilizar toda su energía física – llevándoles a consecuencias desagradables. Un misionero exhausto es un misionero inútil. De nuevo Eugenio expresa su preocupación por el bienestar de sus hermanos y por quienes están encomendados a su cuidado.

 … Por querer hacer demasiado, uno se vuelve inútil, y entonces ¡qué detrimento experimenta el espíritu! Se ve uno obligado a vivir de modo totalmente terreno, ocupándose sólo de su cuerpo, nada de Regla y muy poca regularidad: eso es lo que se gana. Los superiores observan esta ruina y no se atreven a decir nada por temor a agravar el mal, dando un simple aviso que puede contrariar al individuo, exponerlo a la murmuración y perjudicar así a la vez al alma y al cuerpo. Dios libre, pues, a nuestros hermanos de todo malestar; y que ellos, al menos, no lo atraigan

Carta a Jean Baptiste Honorat, Agosto 26, 1826, EO VI núm. 252

 

“Todo las partes del cuerpo humano experimentan cansancio eventualmente – a excepción de la lengua.”   Konrad Adenauer

Deja un comentario

EL AMOR POR DIOS Y EL PRÓJIMO LE LLEVARON A HACER MARAVILLAS

En el aniversario del fallecimiento del P. Marcou, Eugenio evoca el recuerdo de su ministerio sacerdotal

Apenas ordenado sacerdote, lo dedicaron a las misiones en las que su amor por Dios y el prójimo le llevaron a hacer maravillas, y también debo decirlo, imprudencias. Se agotó pronto debido al intenso trabajo en la diócesis de Nîmes, donde mi vigilancia no podía moderar su celo, que era animado más que contenido por el ejemplo del superior que yo le había asignado, cuya prudencia, no obstante, iguala su piedad y talento. Pero al ver el estado deplorable de esos pobres católicos, expuestos a todas las seducciones del protestantismo, y las bendiciones que el Señor derramaba sobre su ministerio, fueron llevados más allá de los límites de la moderación.  Su trabajo fue en verdad excesivo y la salud del P. Marcou se resintió. Para mayor desgracia, el descuido de los enfermeros del seminario de Nîmes, adonde fue para que lo curaran, determinó su muerte. Lo envenenaron dándole una  poción de leche y ese accidente le empeoró hasta el punto de hacerlo incurable.

Diario del 20 de Agosto de 1838, E.O. XIX

 

En el Diccionario Histórico Oblato encontramos más detalles:

El P. Courtès escribió una breve nota sobre el P. Marcou. Completa esos pocos detalles sobre la vida y la enfermedad del Padre. “No tenía, escribe, más que recursos ordinarios, pero lleno de humildad y abnegación, era capaz de prestar los mayores servicios. Desempeñó, con un espíritu muy edificante de regularidad y de obediencia, las funciones que estábamos obligados a cumplir en el hospital general de Aix. Asistió a varias misiones… El P.Marcou no había hecho estudios muy extensos, pero tenía la elocuencia del corazón. Deseando ser útil a la Iglesia y a nosotros, se agotó en un retiro que dio en Nîmes, y la expectoración de sangre que le sobrevino, complicada con  irritación estomacal causada por una especie de envenenamiento involuntario porque alguien le había servido una poción en la que había cardenillo, lo condujo a la tumba…”Yvon Beaudoin, “Marcou, Jacques Joseph” en el Diccionario Histórico

 

“Nunca permitas que tu celo sobrepase a tu caridad. El primero es solo humano, mientras que el segundo es divino.”   Hosea Ballou

Deja un comentario

ATREVIÉNDOSE A CRUZAR FRONTERAS

Desde el inicio mismo, el espíritu de expansión de Eugenio vio más allá de sus fronteras hacia otras áreas de alcance misionero a los “más abandonados”. En 1818 había escrito en la primer Regla de Vida:

y aunque por su escaso número actual y por las necesidades más apremiantes de los pueblos que los rodean,
tengan que limitar de momento su celo a los pobres de nuestros campos y demás, su ambición debe abarcar, en sus santos deseos,
la inmensa extensión de la tierra entera

Regla de 1818 Capítulo primero, §3. Nota Bene. Missions, 78 (1951) pág. 15

Seis años después, hemos visto cómo escuchó y quiso responder al llamado de los abandonados más allá de la frontera francesa, en la diócesis de Niza.

Haz rezar todos los días para que Dios dirija las oposiciones que el demonio ha debido suscitar contra el establecimiento propuesto que debe ser tan ventajoso para nuestra Sociedad y tan nocivo al infierno, porque no podríais creer la necesidad que este país tiene de nosotros.

Carta a Hippolyte Courtès, Julio 24, 1824, EO VI núm. 147

Desafortunadamente, el gobierno de Cerdeña tenía sospechas de los misioneros extranjeros en su territorio, por lo que el proyecto de un centro de misión en Niza nunca se materializó.

 

“La duda inicia sólo en la última frontera de lo posible.” Ambrose Bierce

Deja un comentario

EL CELO ES EL CARÁCTER DISTINTIVO DEL DIACONADO

El padre de la familia Oblata se regocija, pues uno de sus miembros más jóvenes ha sido ordenado diácono – como paso final previo a la ordenación sacerdotal. Eugenio subraya al escolástico la importancia de una espiritualidad coherente, que dará fruto en su servicio como diácono. Para él se trata siempre de “ser” para “hacer.”

Te felicito de todo corazón mi querido hijo, por la gran gracia que Dios acaba de concederte, y veo con consuelo que sabes apreciarla. No tengo necesidad de recordarte cuáles son las virtudes en las que debes ejercitarte más en particular para practicar; deben hacerse todas familiares, has sido elevado a una gran dignidad en la Iglesia, no puedes defender su honor sino trabajando en ser cada días más santo;

Eugenio se refiere a algunas de las funciones litúrgicas del nuevo diácono y la actitud correspondiente que debe tener

formar parte de la jerarquía y tus augustas funciones te llevan todos los días a la puerta del sagrario, acercándote al Cordero sin mancha, en el cual puedes fijar amorosamente tus miradas, que puedes llevar en tus manos, tocar casi. Que tu corazón actúe en esos momentos felices, que se inflame, que se purifique. El celo es el carácter distintivo del diaconado, has recibido el espíritu de fuerza, para tí mismo primero, tu propia santificación y la perfección de tu alma, luego para combatir a los enemigos de Dios y rechazar al demonio con ese vigor sobrenatural que viene de arriba.

Carta a Barthélemy Bernard, Abril 8, 1824. EO VI núm. 133

 

“Nunca permitas que tu celo sobrepase a tu caridad. El primero es sólo humano, lo segundo es divino.”       Hosea Ballou

Deja un comentario

ME LLENO DE ALEGRÍA Y ORGULLO DE TENERLES COMO HIJOS

El padre de la familia Oblata expresa su regocijo por los jóvenes que se preparan para ser Misioneros. Su alegría es debido a su evidente generosidad, su celo misionero y deseo de la perfección religiosa.

Lo sabéis, sois la esperanza de nuestra Sociedad; juzgad pues de mi dicha cuando os considero, siguiendo los caminos del Señor, llenos de ardor para el bien, con un celo devorador por la salvación de las almas, dedicados a la Iglesia, despreciando y hollando todo cuanto aparte de la perfección y comprometa la salvación.
Entonces es cuando sobreabundo de alegría y me felicito de teneros por hijos.

Carta a André Sumien y los Escolásticos en Aix, Marzo 18, 1823, EO VI núm.96

 

Es algo increíble comprender la magnitud del hecho de que lo que una persona sueña e imagina puede hacerse realidad.” Vanna Bonta

Deja un comentario

UNA ENERGÍA Y CONVICCIÓN MISIONERA RENOVADA

La experiencia del 15 de Agosto de 1822, había confirmado a Eugenio en su comprensión de la vocación y propósito de la Sociedad Misionera que había traído a la vida siete años antes. A pesar de las dificultades a su alrededor, encontramos en él una energía y fuerza misionera renovada. Su primer biógrafo, Rey, describe algo de ello.

Al finalizar la misión, el P. De Mazenod se presentó rápidamente en N.D. du Laus y, tomando al P. Tempier como compañero de camino, se dirigió a la diócesis de Nimes, donde el obispo le había invitado a fundar en N.D. Rochefort, un santuario en honor de la Santísima Virgen abandonado casi totalmente. La apariencia del lugar, pero especialmente la escasez de miembros, no permitió al fundador llevar a cabo la propuesta del Prelado. Al final del año de 1822 la pequeña Sociedad tenía solamente 12 sacerdotes para mantener tres casas, y esto habría sido tentar a la Providencia.

Rey narra como Eugenio regresó más tarde no habiendo aceptado el santuario para utilizarlo como noviciado y un centro de retiro. Estaba claro que Laus no era el lugar ideal para los novicios tuvieran su formación –especialmente cuando Henry Tempier se sentía agobiado por la carga de demasiadas responsabilidades. Rey incluso describe como Eugenio estuvo tentado algún tiempo de comprar a Isla de Lerins, en la costa de Cannes, para usarla como noviciado. Este antigua isla monástica estaba en venta en aquel momento.

El proyecto no se materializó pero podría ser considerado como una de las provocaciones de la Divina Providencia, invitando al Fundador a expandir sus fundaciones a partir de dichas oportunidades. Su misión parecía aparecer con mayor claridad y evidencia. Él lucho con más coraje y, decidido en sus convicciones, persiguió enérgicamente su meta de tener un compromiso total de hombres apostólicos quienes se darían a sí mismos por la salvación de las almas más abandonadas, sin tener en cuenta el coste personal. Él intentó ser merecedor de marchar a su cabeza siendo un modelo misionero.

Rey 1 p. 284

“Un líder tiene la visión y la convicción de que se puede conseguir un sueño. Él inspira el poder y la energía para realizarlo” Ralph Nader

Deja un comentario