EL RECONOCIMIENTO A LAS MISIONES OBLATAS

Eugenio había recibido el honor de ser nombrado caballero de la Órden Religiosa y Militar de los Santos Mauricio y Lázaro. El historiador Oblato, Rey, quien conocía bien a Eugenio, da introducción a esta carta diciendo: “nos muestra el punto de vista que utiliza para juzgar su reconocimiento honorífico, cuyo espíritu religioso no le permitía ilusión alguna respecto a su valor intrínseco: vemos cómo el mismo calificativo se utiliza para todos los honores que recibiría el Fundador de los Oblatos.”

…  Realmente creo que te burlas de mí en lo que dices respecto a mi caballería.
Veo en ello una esperanza de utilidad para la Sociedad ( ). Lo que me gusta es que el rey reconoce precisamente como motivo, el bien que he hecho con las misiones, a sus súbditos. Podría haber mencionado otros que de nada me habrían servido o que, por lo menos, yo no habría podido mencionar en caso de que algún día necesitáramos realizar alguna gestión.

Carta a Marius Suzanne,  Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

Rey continúa: “Todo se relaciona a la salvación de las almas a través de su amada familia religiosa: un honor recibido por el celo, que podría abrir nuevas regiones para  evangelizar – un motivo suficiente para darle el valor que nada más puede quitarle.” Rey I pág. 425

Eugenio aceptó dicho honor sólo debido a su utilidad. Daba reconocimiento al valor del trabajo misionero de los Oblatos y en segundo lugar, esperaba que pudiera abrir la posibilidad de establecer una misión en el reino de Cerdeña. Muchos retratos oficiales de Eugenio muestran al Obispo llevando esta condecoración.

 

“Ninguna persona ha sido honrada por lo que haya recibido. El honor fue la recompensa a lo que dieron.”   Calvin Coolidge

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *