RELACIONES QUE DEFINEN

Continuando en la reflexión acerca del premio recibido por Eugenio, dos aspectos le alegran.

Veo en ello una esperanza de utilidad para la Sociedad ( ). Lo que me gusta es que el rey reconoce precisamente como motivo, el bien que he hecho con las misiones, a sus súbditos. Podría haber mencionado otros que de nada me habrían servido o que, por lo menos, yo no habría podido mencionar en caso de que algún día necesitáramos realizar alguna gestión.

 Carta a Marius Suzanne, Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

El primero se refiere al reconocimiento del buen trabajo realizado por las misiones Oblatas y la esperanza de que el premio abriera la puerta al establecimiento de una ubicación misionera en Piedmont. El segundo proviene de una carta sobre el tema, recibida  de Louis de Collegno, amigo de siempre de Eugenio, desde sus días de estudiante en el Colegio de Nobles en Turín. En ella menciona a San Lázaro, que el Evangelio considera tradicionalmente como amigo de Jesús y primer obispo de Marsella. La “Sede de Lázaro” fue uno de los motivos por los que Eugenio lucharía incansablemente en el futuro para evitar que el gobierno francés suprimiera esta diócesis. Rey explica:

“Se trata del mismo punto de vista, son los mismos sentimientos expresados por un amigo del Fundador, el conde Louis de Collegno, quien le escribiera de Turín el 30 de marzo de 1827: ‘Con gran regocijo supe del nuevo vínculo establecido entre nosotros por tu incorporación a la orden religiosa y militar de los Santos Mauricio y Lázaro: quienes se convierten ahora en nuestros protectores comunes, uno que trajera la fe a Provenza, el otro que la llevara a Piedmont con su ejército, antes de ir a Valais. Así que tú y yo, tenemos la obligación mutua ante estos dos santos: asísteme por favor en mi tarea de gratitud a uno, así como yo he de realizar mi mejor esfuerzo contigo por el otro.

Deseo grandemente y no pierdo la esperanza, que tu meta de permitirnos participar en el bien que haces en Francia, pueda realizarse aquí algún día. Se carece incluso de lo ordinario en la tarea de Dios, semillas de oposición que podrían ser menos favorables en algunos aspectos, muy propensas a alarmar a la distancia, aun cuando sea para su bien. Verte bien contribuirá en mucho a la elección que hagamos para cubrir la localidad de Chambéry …’

En la misma carta, M. Collegno habla del oficio que los caballeros de los Santos Mauricio y Lázaro deben decir diariamente: es obligatorio para quienes han hecho votos y profesado. El oficio es muy antiguo y aporta evidencia valiosa del martirio de San Lázaro, primer Obispo de Marsella.

Pronto encontraremos al nuevo caballero utilizando su título para tratar de establecer una casa Oblata en Chambéry; aunque no tendrá éxito, pues el rey de Cerdeña dio su autorización para ello a otra Congregación, con el nombre de Oblatos de María.” (Rey I  pág. 264 – 265)

 

“Tus relaciones con todo lo que te rodea definen literalmente quien eres.”   Aaron D. O’Connell

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *