QUÉ IMPORTA SI LOS POLÍTICOS ESTÁN MOLESTOS O NO

Eugenio era Vicario General de su tío Fortuné, Obispo de Marsella, y se involucraba de cerca en el envío de sus cartas pastorales. Los de Mazenod nunca se intimidaron al tratarse de defender los derechos de la Iglesia frente a las autoridades civiles. Eugenio se refiere a uno de esos incidentes en su carta al P. Suzanne. Al escribir esta reflexión nos encontramos en período de elecciones en los E.U. y el mensaje de Eugenio nos sigue desafiando en nuestras opciones políticas, acerca de a quienes deseamos complacer.

Me sorprende que la pastoral no te inspirara otra reflexión más que la observación sobre el descontento del Prefecto. Aquí la gente que piensa tiene un juicio distinto, y en el seminario estuvieron a punto de aplaudir, lo que te probará que aún tienen el sentido de la conveniencia.
Es deber de un obispo aplicar la solución de acuerdo al problema; no importa que los Prefectos se molesten por ello; tanto peor para ellos si están agusanados. San Ambrosio y San Juan Crisóstomo hacían poco caso de ese tipo de inconvenientes.

Carta a Marius Suzanne, Marzo 7, 1827, EO VII núm. 264

 Yvon Beaudoin, en una nota al pie de esta carta, comenta sobre el antecedente. En años posteriores veremos mucho más acerca de los conflictos entre el gobierno francés y  Eugenio. “Una alusión a la pastoral de Cuaresma de 1827.  El Abad de la Bruyère, sacerdote de la diócesis de Viviers, predicó en Marsella con bastante éxito, hasta ser vetado por el Obispo, quien tenía serios motivos para actuar de esa forma y que prefería no hacer públicos. Muchos sacerdotes y laicos de Marsella hablaron en favor del Abad. En su carta pastoral del 11 de febrero, Fortuné les hizo serios reproches: “. . . El deber de los fieles en relación a su Obispo, tan claramente mostrada en los períodos apostólicos, ha sido nuevamente ignorada recientemente por algunos hombres obstinados, para el mayor escándalo de nuestro rebaño..”. Las autoridades civiles juzgaron esta intervención pública como demasiado severa, incluso más cuando ya nadie se refería al asunto. “Los múltiples errores [del Obispo], aunque ocasionados por los más puros principios, le alejan de quienes podrían apoyar su episcopado y son un obstáculo para los servidores públicos”, escribió el Procurador, General La Boulie, al Ministro. El 3 de marzo de 1827. “Como yo, el Prefecto [Villeneuve-Bargemont] se queja de los errores del buen Obispo .”  Archivo Nacional, París, BB 18 1294.”

 

“La separación de la iglesia y el estado tuvo la intención de proteger a la iglesia del estado; un estado que declara que la religión está más allá de la vida pública, es un estado que se declara supremo sobre todos los valores religiosos.” Ben Shapiro

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *