DIOS ME HA ENVIADO PARA ANUNCIAR LA BUENA NOTICIA A LOS POBRES – CELEBRACIÓN DE LA FIESTA DE SAN EUGENIO DE MAZENOD

“Hoy se ha cumplido esta Escritura que han oído.” (Lucas 4:21)

El Evangelio propio a la fiesta de San Eugenio de Mazenod (Lucas 4:16-21) narra el comienzo del ministerio público de Jesús: “Dios me ha enviado para anunciar la Buena Noticia a los pobres.”

Este texto del Evangelio fue el que destacó para Eugenio, haciéndolo parte de si mismo, encarnándolo y viviéndolo por el resto de su vida.  Actualmente sigue siendo el lema de la Familia Mazenodiana, y un testamento de entre sus palabras al morir:

“Practicad entre vosotros la caridad… la caridad… la caridad… y fuera, el celo por la salvación de las almas.”

Hoy recordamos el ejemplo de cómo vivió esta frase en 1814, al llevar el consuelo del

Icono por Lauretta Agolli

Evangelio y los Sacramentos a los prisioneros austriacos que morían en la epidemia de tifoidea. No solo les asistió y ministró en su sufrimiento, sino que él mismo se contagió y estuvo a punto de morir.  Podemos recordar innumerables ejemplos de ello en los muchos años que fue obispo de Marsella, en su liderazgo inspirador y cuidado pastoral al llevar ayuda y esperanza a quienes sufrían a causa de las repetidas epidemias de cólera.

A lo largo de toda su vida le vemos mostrando compasión y cuidando a los pobres, a los enfermos y a quienes eran considerados los más abandonados.  En nuestra era nos sigue inspirando e intercediendo por nuestras necesidades.

Que estemos dispuestos a escuchar la Buena Noticia de salvación de nuevo hoy y a encarnarlo en nuestro trato con los más necesitados a nuestro alrededor.  ¡Seamos la “Buena Noticia” de salvación!

Feliz día a todos los miembros de la Familia Mazenodiana!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a DIOS ME HA ENVIADO PARA ANUNCIAR LA BUENA NOTICIA A LOS POBRES – CELEBRACIÓN DE LA FIESTA DE SAN EUGENIO DE MAZENOD

  1. Eleazar dijo:

    Feliz Fiesta de San Eugenio Magister y a todos lo que forman parte de la Familia Mazedoniana.
    Que por medio de la intercesion de San Eugenio se incremente el deseo de poner en practica que lo que Jesus nos pide a cada uno de nosotros: «Amense los unos a los otros, como yo los he amado.» Jn 15:12. Tarea que parece facil, pero en esta Cuarentina el lema de San Eugenio de practicar la caridad constante puede tocar el alma mas profunda, para despues, cuidar mejor otras almas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *