LA ENSEÑANZA DE JESÚS CONTINÚA A TRAVÉS DE SAN EUGENIO DE MAZENOD

“Aún tengo muchas cosas que decirles, pero ahora no las pueden soportar.” (Juan 16:12)

El Evangelio de hoy (Juan 16:12-15) sigue narrando la Última Cena, en la que Jesús prepara a sus seguidores para vivir después de su muerte y Resurrección.  Les había enseñado mucho, pero seguían sin entenderlo.  Es por ello que el Espíritu Santo les guiaría para recordar y comprender todo lo que él había sido, hecho y dicho.

La acción del Espíritu Santo ha continuado hasta nuestros días, a menudo llamando a la gente y dándoles una habilidad especial (carisma) para servir al pueblo de Dios.  Mañana celebraremos la fiesta de una de estas figuras carismáticas: San Eugenio de Mazenod, quien fue uno de los instrumentos a través de los cuales el Espíritu Santo guio a la destrozada Iglesia en Francia de vuelta a Jesús como Salvador.  El Espíritu Santo ha continuado utilizando el carisma de Eugenio por dos siglos a través de su familia Mazenodiana y mostrando a las personas de 67 países que “aun tengo muchas cosas que decirles…” acerca de Jesús.

Las palabras escritas por Eugenio en 1818 siguen invitándonos hoy en día:

“Es, pues, sumamente importante, es urgente hacer que vuelvan al redil tantas ovejas descarriadas, enseñar a los cristianos degenerados quién es Jesucristo… llevar a los hombres a sentimientos humanos, luego cristianos, y ayudarles finalmente a hacerse santos…” (Prefacio)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *