MI ÚNICO RECURSO ES LA ORACIÓN

Habiendo recibido la orden de mantenerse lejos de Marsella, Eugenio confiesa su angustia durante la epidemia por su pueblo a su amigo y confidente, el Padre Tempier, y la única respuesta a su alcance.

No es vida, mi querido amigo, lo que paso ahora. Me preocupa el estado del corazón y del espíritu, que interrumpe continuamente el descanso. Mi único recurso es la oración, me es imposible hacer otra cosa. Además, mi imaginación solo me hace ver desgracia y desolación; mis nervios están alterados al punto en que a veces me sobresalto involuntariamente ante el pensamiento del mal o de la muerte de las personas queridas. Al no tener cartas de usted en dos días, me atormentó la idea de que tal vez hubiera muerto.
En la primera epidemia, al estar en los mismos lugares y compartiendo los mismos peligros, no me preocupaba por los demás ni por mí. Sentía que todos éramos invulnerables; ahora, que por mis pecados estoy a salvo, estoy siempre angustiado. 

Carta a Henri Tempier, Agosto 7, 1835, EO VIII núm. 531

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *