HOY EN DÍA: CONCENTRARNOS EN VER LO QUE ES ESENCIAL

A través de la mirada del Salvador crucificado vemos el mundo rescatado por su sangre, con el deseo de que los hombres en quienes continúa su pasión conozcan también la fuerza de su resurrección (cf. Fil 3, 10).

CC&RR, Constitución 4

El P. Jetté reflexiona: “somos invitados a contemplar la cruz, el sufrimiento de Cristo no solo en nosotros, sino también en los demás. Nuestro deseo es ‘que los hombres en quienes continúa su pasión conozcan también la fuerza de su resurrección.

La primer homilía de Eugenio registrada en la iglesia de la Madeleine, pone en práctica este punto de vista:

Elévense hacia el cielo, donde debe estar su pensamiento, más nuestra ciudadanía está en los cielos (Fil 3, 20); que sus ojos traspasen de una vez los harapos que les cubren; hay dentro de ustedes un alma inmortal hecha a imagen de Dios que está destinada a poseerlo un día, un alma rescatada al precio de la sangre de Cristo, más preciosa a los ojos de Dios que todas las riquezas de la tierra y que todos los reinos del mundo, un alma de la que él es más celoso que del gobierno del universo entero.

Cristianos, conozcan su dignidad, les diré con san León, partícipes de la naturaleza divina

Notas para la primer instrucción en la Iglesia de la Madeleine, 1813,  EO XV núm. 114

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *