DEBO ALCANZAR MI SALVACIÓN A TRAVÉS DE Y CON ELLAS 

Al reflexionar sobre sus responsabilidades, muestra el interés de la salvación de quienes son encomendados a su cuidado, misma actitud que había inculcado a sus Misioneros.

Puesto que mis obligaciones no se limitan a adquirir las mayores virtudes, debo considerar con atención lo que implica el rebaño que el Supremo Pastor va a confiarme. Debo alcanzar mi salvación a través de y  con ellas; debo al menos atestiguar haber hecho cuanto dependía de mí para instruirlas, exhortarlas, apartarlas del mal, llevarlas a practicar la virtud, ser su ejemplo en toda clase de buenas obras, y finalmente,  procurarles todos los medios a mi alcance para asegurar su salvación y llevarlas del rebaño de la tierra, donde Dios las puso bajo mi cuidado, al cielo, donde habremos de congregarnos con Él…
Todo será actuar cuidando agradar a Dios y cumplir dignamente el cargo que Él me ha dado.

Retiro de preparación antes de tomar posesión de la sede episcopal de Marsella, Mayo 1837, EO XV núm. 185

Este enfoque pastoral abarca por igual a todos los miembros de la Familia Mazenodiana, en lo que hagamos por el bien de los demás.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *