CONVERTIRME   EN   PASTOR   Y   PADRE,   INVESTIDO   DE   LA   AUTORIDAD  MISMA  DE  JESUCRISTO,  A  QUIEN  REPRESENTARÉ

En su retiro, la reflexión de Eugenio continuó sobre el significado del obispo como representante del Buen Pastor en su diócesis:

Te doy gracias, Señor, por la luz surgida de tus Santas Escrituras. Al indicarme el camino a seguir y darme el deseo de hacerlo, me darás la gran fuerza de tu gracia para ir por él con paso firme y perseverante. No espero menos de tu acostumbrada bondad, de la misericordia que nunca has negado a mis errores, que me inspira tanta confianza aun en este momento. Pondré sin demora manos a la obra, pues el tiempo apremia.
Desde el primer día puedo ser instituido canónicamente, es decir, colocado por Jesucristo como guardián del rebaño, encargado de instruirlo y edificarlo in verbo, in conversatione, in charitate, in fide, in castitate.  Como acabo de ver, convertirme en pastor y padre, investido de la autoridad misma de Jesucristo, a quien representaré en esta porción de su rebaño que será mío, dando cuentas al Supremo Pastor de las almas que me entregará para salvarlas y sacrificarme por ellas.

Retiro de preparación antes de tomar posesión de la sede episcopal de Marsella, Mayo 1837, EO XV núm. 185

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *