UNA HISTORIA DE ÉXITO

Como joven sacerdote, la tarea principal de Eugenio había sido su ministerio con los jóvenes, con los casi 300 en la congregación que había iniciado y hecho prosperar en Aix en Provence. (Ver “MI HERMOSA CONGREGACIÓN CRISTIANA DE LA JUVENTUD” en http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=1065 )

Muchos de ellos siguieron en contacto con él al transcurrir el tiempo. A continuación lo vemos refiriéndose a uno de ellos, Melchior Bremond, quien fue miembro de la Congregación de Jóvenes de 1814 a 1819:

En su carta, el Sr. Bremond notario en Aix, dice cosas muy gentiles sobre mis cuidados para preservar su juventud, agradeciendo la dicha que siente ahora.

Diario de Eugenio de Mazenod, Enero 18, 1837, EO XVIII

Veintiséis años después de fundar la Congregación de la Juventud, Eugenio recuerda su inicio y el éxito de su proyecto:

Respondí al Sr. obispo de Metz que mi única ambición era consagrarme al servicio de los pobres y de la infancia. Hice así mis pininos en las cárceles y mi aprendizaje consistió en rodearme de muchachos a los que instruía. Formé a muchos en la virtud: llegué a ver hasta 280 agrupados en torno a mí, y los que todavía hoy se mantienen fieles a los principios que tuve el gusto de inculcar en sus almas y honran su fe en la sociedad o en el santuario, sostendrán por mucho tiempo, en Aix o donde se han dispersado, la fama que esa congregación se ganó justamente mientras pude brindarle mi cuidado.

Diario de Eugenio de Mazenod, Marzo 31, 1839, EO XX

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *