ELEGIR LOS MINISTERIOS MÁS ACORDES A NUESTRA VOCACIÓN

La pequeña congregación Oblata había sido aquejada por la pérdida de dos de sus miembros, por lo que hubo que reevaluar los compromisos misioneros y tomar decisiones para conservar solo las tareas acordes a nuestro carisma y vocación. 

En cuanto a mí, confieso humildemente que nada puedo hacer contra los decretos de la Providencia. Había evaluado todo, contando con dos miembros que hemos perdido; así pues, debo contar con los recursos disponibles para hacer frente por una parte a los compromisos sagrados y por otra a nuestra vocación. No olvido que hay bastantes asuntos pendientes; pero una vez más, no puedo sortear los acontecimientos.

Todos los Oblatos somos llamados a no perder la esperanza y el buen ánimo, sino a confiar en la Providencia y la hora de Dios. 

El deber de todos es hacer lo mejor que podamos, cada cual en su área, con los medios a nuestra disposición. Estas pruebas no deben descorazonarnos. ¡Qué maravilla cuando el barco va viento en popa! Los marineros se cruzan de brazos, pero cuando el viento y el mar son contrarios, se ponen en movimiento para llegar felizmente a puerto. Tengamos paciencia y buen ánimo; no nos dejemos abatir, ¡Cuantas veces hay calma después de la tempestad! Nada de desesperanza; los hombres pasan, esperemos la hora de Dios

Carta a Hippolyte Courtès, Septiembre 25, 1836, EO VIII núm. 589

¡Un consejo que sigue vigente en nuestros días!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *