TODO   LO   QUE   PIDO  EN  ESTAS  DIFÍCILES  Y  PENOSAS  CIRCUNSTANCIAS,  ES  QUE  EL PILOTO  DIRIJA  EN  LA  TEMPESTAD,  QUE  LA  TRIPULACIÓN  OBEDEZCA EN SILENCIO

Lo que exijo en esas difíciles y penosas circunstancias, es que el piloto dirija en la tempestad, que la tripulación obedezca en silencio

Eugenio se vio forzado a realizar cambios y asignar Oblatos a diferentes lugares, debido a la crisis del personal. El Padre Casimir Aubert, Maestro de Novicios, había tenido que ir de Laus a Aix y ahora se le pedía otro cambio, con el que no estaba contento.

La muerte inesperada de nuestro llorado P. Pons y la huida del P. Pachiaudi me obliga a enviarte al seminario mayor. Por tanto, el noviciado se trasladará a Marsella. Este cambio no se debe a inestabilidad en las ideas; sino ¿quién puede enojarse ante los acontecimientos más imprevistos? ¿Quién puede resistirse al poder de Dios?

Como comandante de la nave, Eugenio debía tomar decisiones frente a la tormenta y pide al Padre Aubert, como miembro de la tripulación, ajustarse a los planes de la Divina Providencia.

Los pasos de la Providencia son un gran misterio para mí. Nuestro deber es someternos, aun en lo difícil y doloroso, pero nunca apartarnos de ella, aunque nos imponga las mayores dificultades. Al no poder navegar a toda vela, hay que ir bordeando y llevar el barco solo con algunas velas, aunque sea con la más pequeña que ondea en lo más alto del mástil.
Todo lo que pido en estas difíciles y penosas circunstancias, es que el piloto dirija en la tempestad, que la tripulación obedezca en silencio y no me pidan recomendaciones que no sirven en los casos de urgencia, en los que cada quien debe hacer su tarea como pueda, según su puesto asignado.

Carta a Casimir Aubert, Septiembre 26, 1836, EO VIII núm. 590

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *