DESEO REALICES TAREAS PARA MANTENER NUESTRA VOCACIÓN

El Padre Courtès había sido confesor en un convento de hermanas religiosas y de los alumnos de una escuela. A solicitud de Eugenio había dejado ese ministerio, que no consideraba como parte de nuestro carisma.

Ahora que has dejado el convento, deseo realices tareas para mantener nuestra vocación. Sé que eres incansable al tratarse de predicar la Palabra de Dios y que evitas ese gran ministerio. 

Carta a Hippolyte Courtès, Septiembre 22, 1836, EO VIII núm. 588

Fuimos fundados para ser misioneros y predicadores a quienes más necesitaban conocer la Palabra de Dios. Al evaluar nuestros ministerios actuales, necesitamos plantearnos las mismas preguntas.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *