COMPRENDÍ TODO LO QUE EL ESPÍRITU DE DIOS TE INSPIRÓ EN ESA OCASIÓN

El Padre Casimir Aubert era Maestro de Novicios en el Santuario de Notre Dame du Laus. Debido a su juventud, Eugenio mantenía un ojo paternal sobre él y su ministerio con los novicios. Dos de los jóvenes de quienes había sido responsable de formar habían hecho su oblación perpetua unos días antes.

¡Que carta tan consoladora mi querido hijo, la que acabo de recibir de ti! Fui en espíritu a su santuario y comprendido todo lo que el espíritu de Dios te inspiró en esa ocasión. Justo era que ofrecieses tú mismo al Señor a quienes preparaste con tanto trabajo. Bendito sea Dios por la confianza que te da su buena disposición.

Carta a Casimir Aubert, Enero 3, 1836, EO VIII núm. 554

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *