ORAISON: ORANDO CON LA FAMILIA MAZENODIANA

 

El Domingo Mundial de las Misiones del 1975 fue la fecha en la cual Pablo VI beatificó a San Eugenio de Mazenod, reconociendo las obras de Dios en Eugenio y en el carisma y la espiritualidad que el dejó a su familia religiosa misioner

Con San Eugenio, quien dedicó su vida a traer la salvación de Jesucristo a todos los pueblos, les invitamos a separar un tiempo en este día para entrar en comunión de oración con toda la Familia Mazenodiana.

 

 

 

 

Textos que puedan ser de ayuda.

Marcos 6: 34 – 37

Al desembarcar, Jesús vio toda aquella gente, y sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas sin pastor. Y se puso a enseñarles largamente. Se había hecho tarde. Los discípulos se le acercaron y le dijeron: “Estamos en un lugar despoblado y ya se ha hecho tarde; despide a la gente para que vayan a las aldeas y a los pueblos más cercanos y se compren algo de comer.” Jesús les contestó: “Denles ustedes de comer.”

Eugenio, a la edad de 26, respondió a la invitación a darle de comer a los más abandonados con el Evangelio:

Lo que el Señor quiere de mí es renunciar a un mundo en el que es casi imposible salvarse, dada la apostasía reinante, que me entregue más especialmente a su servicio con el fin de reavivar la fe que se extingue entre los pobres. En una palabra, que me disponga a cumplir toda orden que me dé para su gloria y para la salvación de las almas que ha rescatado con su preciosa sangre.

El Papa Palo Vi en su homilía de beatificación (19 de octubre 1975):

Primero, diremos a los hijos del Padre de Mazenod, a los miembros de su familia…sean muy orgullosos, ¡exulten de gozo! ¡Tenía una pasión por Jesucristo y amó incondicionalmente a la Iglesia! Luego de la Revolución Francesa, la Providencia haría de él un pionero de renovación pastoral…                                                                                                                                                                            Desde el 1841, los Oblatos de María embarcaron a los cinco continentes y fueron a los confines de las tierras inhabitadas. Nuestro predecesor, Pío XI, diría de ellos: “¡Son especialistas en misiones difíciles!”  ¡Y el Padre de Mazenod quería que ellos fueran religiosos perfectos! Este Pastor y Fundador, un testigo autentico del Espíritu Santo, envía a todos los bautizados, a todos los apóstoles de hoy un recordatorio imperativo: ¡Déjense invadir por el fuego del Pentecostés y conocerán el entusiasmo misionero!

1 Juan 1: 1-2

Aquí tienen lo que era desde el principio, lo que hemos oído, y lo hemos visto con nuestros ojos, y palpado con nuestras manos, -me refiero a la Palabra que es vida. Porque la vida se dio a conocer, hemos visto la Vida eterna y hablamos de ella, y se la anunciamos, -aquella que estaba con el Padre y que se nos dio a conocer.

[Como recurso adicional, recomendamos esta reflexión en el sitio de Internet de OMIWORLD:

https://www.omiworld.org/es/2019/09/29/el-misionero-oblato-hombre-de-accion-y-contemplacion/]

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *