CON  LO  QUE  NO  PUEDO  LIDIAR  ES  TENER  EN  MIS  MANOS  LA  SUERTE DE  UN  HOMBRE  A  QUIEN  TENGO  AFECTO  Y  PODER  ACEPTAR HUNDIRLO EN LA DESGRACIA 

Dos semanas después, Eugenio se sigue oponiendo a la sugerencia de despedir al sirviente, pues le causaría pena y desdicha. 

A decir verdad, no me hace falta él ni otro a mi servicio. Con lo que no puedo lidiar es tener en mis manos la suerte de un hombre a quien tengo afecto y aceptar hundirlo en la desgracia. Supongamos que cualquier otra persona estuviera en esa posición y diría lo mismo, sintiendo la misma angustia. Así me hizo Dios, y digo bien que Dios me ha hecho así, pues si recorriese toda mi vida, encontraría muchos rasgos que se refieren precisamente a los sentimientos que tengo hoy en día. A los nueve años, casi muero de dolor al saber de la muerte de una hija de mi criada, solo porque tal pena entristecía a mi criada, aun cuando yo estaba en Turín y ella en Aix. Si no se daña al hombre, cederé sin dificultad.

Carta a Henri Tempier, Octubre 17, 1835, EO VIII núm. 550

Tres años después, Eugenio tuvo que ceder y despedirlo, en enero de 1839. En su diario leemos: 

 “Despedida de mi sirviente Pascal Testamire. Esta vez tuve que dejarlo ir para siempre, a pesar de cuánto lo siento por él. Su terrible carácter perturbaba a todos y me costó mucho en estos tres años.”
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *