¿POR QUÉ EXPONERLOS SIN RAZÓN?

El cuidado que Eugenio y los Oblatos prodigaban a las víctimas del cólera era pastoral sacramental. Los novicios no podían prestar ese servicio sacerdotal, por lo que Eugenio quería que estuvieran alejados del contagio y sanos para poder llegar a su ordenación. Para ello, solicita ayuda a su madre. 

Me preocupa nuestro noviciado. Nada más justo que todos los sacerdotes se queden para cumplir con celo su ministerio, aunque con peligro para su vida; pero todos esos jóvenes que son la esperanza de la Congregación que he fundado con tanta dificultad ¿por qué exponerlos sin razón? Se me ha ocurrido una idea, que no he comentado con nadie, hasta saber su opinión. Si los enviara a Saint Laurent, dormirían en el granero, pues no hay camas, y vivirían en el castillo fuera de todo peligro, dedicándose a los ejercicios ordinarios.

Carta a su madre, Julio 20, 1835, EO XIII núm. 85

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *