APRUEBO DE TODO CORAZÓN QUE NUESTROS SACERDOTES SE SACRIFIQUEN POR LA SALVACIÓN DE SUS HERMANOS

Todos los Oblatos se dedicaron sin reservas a atender a las víctimas del cólera. El significado de “oblación” es ilustrado por este pequeño texto.

Que Dios bendiga a todos nuestros Padres por su admirable pero indispensable abnegación. ¿Podría pensarse algo diferente de religiosos consagrados al heroísmo en todas las virtudes? Apruebo de todo corazón que nuestros sacerdotes se sacrifiquen por la salvación de sus hermanos.

Carta a Henri Tempier, Julio 25, 1835, EO VIII núm. 526

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *