DEBO DAR EJEMPLO DE UNA SANTA INTREPIDEZ

En el auge de la epidemia, Eugenio describe la situación en Marsella: 

Nuestras ocupaciones, mi querido hijo, se multiplican cada vez más. Anoche fui a dormir a las 2 de la madrugada. Nos buscan a causa del recrudecimiento de la horrible enfermedad que asola a nuestra ciudad. Debimos prever con prontitud las necesidades más apremiantes en algunas parroquias, como la Mayor y San Lorenzo. El Calvario presta más servicios que una parroquia y se dirigen con gusto a los misioneros. Yo estoy al servicio de todos los barrios para administrar el Sacramento de la Confirmación a gran número de quienes habían descuidado recibirlo; regreso en este momento del hospital, y hay que atender 36 asuntos que fluyen de todas partes. Ahora mismo acaban de llamarme para visitar a una pobre mujer que no verá el nuevo día. Vuelvo a tomar la pluma para decir cuánto siento no poder cumplir tus deseos, que me hubiese dado tanto gusto satisfacer, pero comprendes que mi lugar está aquí y que debo dar ejemplo de una santa intrepidez. 

Carta a Casimir Aubert, Marzo 10, 1835, EO VIII núm. 508

El lugar de Eugenio como cooperador del Salvador debía ser donde los más abandonados sufrían.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *