PREOCUPACIÓN POR LOS MÁS JÓVENES

En las últimas semanas me he enfocado en los sucesos en torno a las dificultades entre Eugenio y el Gobierno francés. Durante el transcurso de todo ello continuó como Superior General de los Misioneros Oblatos.  Ahora volveremos en orden cronológico para recordar la relación con su Familia de Misioneros Oblatos.

Durante los meses de estancia de Eugenio en Roma, el Padre Tempier fue su Vicario, atendiendo los asuntos diarios de la Congregación. En la correspondencia entre ellos,  encontramos su atención paterna:

… Al hacer cambios siempre hay que considerar si no se perjudicará la tarea de quien se cambia… Nada mejor que cambiar a Pelissier [ed. Quien había sido ordenado 6 meses antes), quien tiene poco que hacer en Marsella, aunque dudo tenga fortaleza para soportar la soledad de Billens; su vocación es demasiado reciente para esa prueba…
Ha hecho muy bien en cambiar de aires al angélico Aubert; espero sea solo un respiro  que quiso darle y no algo necesario. Sigo preocupado por ese hijo, temo que la cantidad de  trabajo que realiza afecte su salud…
Estoy encantado con que Vincens vaya bien, ojalá haya algunos más como él.

Carta a Henri Tempier, Octubre 29, 1833, EO VIII núm. 471

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *