CORRECCIÓN FIRME Y GUÍA AMOROSA

El corazón de Eugenio muestra su preocupación: era severo cuando se requería corrección, aunque sin dejar de ser amoroso. Los dos jóvenes Oblatos a quienes se refiere habían sido ordenados sacerdotes solo unos meses antes.

Reprenda fuertemente a Gignoux. ¡Qué pena que con tanto talento se deje llevar por esa misticidad ociosa que le hará perder la cabeza, neutralizando todo para hacer el bien!
Cuide de no desanimar a Marcelino; no hay que hacerle sentir su medianidad, pues se paralizaría; tiene buenas cualidades, dele las condiciones para utilizarlas bien.

Carta a Henri Tempier, Octubre 29, 1833, EO VIII núm. 471

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *