UN AÑO DE AGONÍA

Yvon Beaudoin nos dice:

“Es el momento crucial del drama de Mons. de Mazenod. Él, tan romano, parece abandonado por la Curia, mientras la policía puede de ahí en adelante expulsarlo de Francia en cualquier momento y separarlo de todo cuanto le es querido: su tío Fortunato, Tempier, sus Oblatos, etc.  Con razón escribe Rey que el año de 1834 fue para el Fundador un año de agonía.” (EO 8 páginas XXV-XXVI)

Reconocemos su angustia en esta oración en su carta al Vaticano:

Quisiera tener un corazón menos sensible: amaría menos, me ocuparía menos de muchas cosas que me llegan al fondo del alma, y sería feliz.

Carta al Obispo Frezza, Secretario de la Congregación para Asuntos Extraordinarios en el Vaticano, Noviembre 28, 1834, EO XV núm. 175

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *