UN AÑO DE AGONÍA PARA EL FUNDADOR

Yvon Beaudoin continúa narrando:

“Mons. de Mazenod desistió entonces y se mostró lo menos posible en público. Sin embargo, presidía algunas ceremonias religiosas en Marsella y realizaba algunas visitas pastorales en la diócesis de Aviñón. Era aun demasiado.  Informan de todo ello a París y el Gobierno toma las medidas necesarias para obligarle a expatriarse, borrándolo de la lista de electores, como extranjero. El Obispo de Icosia se entera de la medida a principios de septiembre de 1834 y sin tardanza interpone una nueva apelación contra dicha decisión; además pone al corriente de la persecución a los Obispos de Francia. Por último, escribe a Roma para explicar el motivo de la reanudación de su proceso, a pesar de los consejos recibidos.
A nombre del Papa, Mons. Capaccini le contesta inmediatamente que renuncie de nuevo. La carta del Prelado contiene incluso algunas expresiones que dejan pensar que el Papa está descontento.”
Yvon Beaudoin EO 8 páginas XXV-XXVI

Eugenio escribió al Papa a través de su Cardenal Secretario de Estado:

Sin embargo, ya que Su Santidad no desea que utilice las declaraciones favorables de los obispos, renunciaré a ello.  Aun más: la pena que continuar el proceso entablado causa al Santo Padre, y mi deseo de abstenerme de todo cuanto pueda desagradarle, me llevan a desistir de mi apelación y que suceda lo que Dios quiera.  Todos los jurisconsultos a quienes consulté me garantizaban un resultado satisfactorio; al desistir, me someto al juicio inicuo contra mí y a las funestas consecuencias que pueda tener; pero ni las ventajas que se me prometían, ni los inconvenientes que debo temer, podrían hacerme vacilar cuando va en ello la voluntad o incluso un simple deseo del Jefe de la Iglesia. Anunciaré de inmediato mi desistimiento al Ministro francés, quien no podrá ya tener pretexto para eludir los reclamos de su Corte.  Solo me queda confiar en la benevolencia del Santo Padre, en cuyas manos pongo mi interés y mi honor.

Carta al Cardenal Thomas Bernetti, Secretario de Estado, Noviembre 19, 1834, EO XV núm. 174

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *