POSIBILIDAD DE SER EXPULSADO POR LA POLICÍA

Yvon Beaudoin nos explica el antecedente de la carta de Eugenio: “El Fundador había vuelto a ver al Papa el 2 de octubre y debía salir de Roma el 11.  Sin embargo, el 28 de septiembre recibió una carta del P. Tempier, a su vez con una carta del Sr. Barthe, Ministro de Cultos, que declaraba la imposibilidad del Obispo de Icosia de ejercer funciones eclesiásticas en el Reino y no ser ya Vicario General de Marsella. Así pues, el P. Tempier invita a su Superior a permanecer en Roma para no exponerse a ser llevado por la policía fuera de las fronteras de Francia.”

No niego mi profunda aflicción por el contenido, más por retrasar mi regreso con la familia, que por los obstáculos al ejercicio de mi ministerio. Si con eso no atacaran los principios de la fe católica o a la Iglesia, me alegraría del acontecimiento, el más feliz que pudiera ocurrir, que me traería el descanso que deseo desde hace tanto tiempo, aunque veo la impotencia de un buen resultado, aun sacrificándome… 

He recibido la plenitud del sacerdocio, lo que constituye para mí y toda la Iglesia el más hermoso testimonio de haberla servido bien; ahora me queda dedicar a mi santificación personal los dones del Espíritu Santo que con tanta abundancia he recibido, y que aún no he aprovechado como hubiese deseado.

Los hombres podrían pensar que aún estoy en edad para hacer algo por ellos. Dios ha decidido de otro modo, permitiendo a los malos prevalecer, lo que usaré para mi provecho personal, que espero así de su misericordia; francés o romano, podré elegir algún retiro.”

Carta a Henri Tempier, Octubre 8, 1833, EO VIII núm. 465

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *