NOTA BENE – EL TEST DE PRUEBA DE LA OBLACIÓN

¿Por qué tenemos un exigente programa de crecimiento personal y spiritual? La respuesta es ofrecida por un triple objetivo, el cual se encuentra centenares de veces en los escritos de Eugenio. Él insistió en que debía ser retenido en la memoria constantemente: “la gloria de Dios, la edificación de la Iglesia, la salvación de las almas”

¿Qué debemos hacer a nuestra vez para lograr reconquistar para Jesucristo tantas almas que han sacudido su yugo? …
mirar únicamente a la gloria de Dios, la edificación de la Iglesia y la salvación de las almas

Luego ofreció la lista de virtudes necesarias para alcanzar esto (ver la entrada precedente), después de los cual martillea otra vez:

dispuestos a sacrificar nuestros bienes, talentos, descanso, la propia persona y vida por el amor de Jesucristo, el servicio de la Iglesia y la santificación del prójimo

Regla de 1818 Capítulo primero, §3. Nota Bene. Missions, 78 (1951) p. 16

Empezó la lista con la triada y la repite otra vez al final, para acentuar su importancia. Es como la portada de un libro que contiene el significado de la oblación en cada una de sus páginas: “por amor a Jesucristo, servicio de la Iglesia y la santificación de nuestro prójimo”. Encontramos esta expresión repetida en todos los escritos de Eugenio, o bien con las tres metas: “la gloria de Dios, el bien de la Iglesia y la salvación de las almas”, o bien con el par: “la gloria de Dios y la salvación de las almas”.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *