NOTA BENE – EL HILO DE ORO DE LA OBLACIÓN

El hilo de oro de la vida de Eugenio fue: ser “todo para Dios”. Es este mismo concepto el que es expresado en vivir para la “gloria de Dios” y esto se resume en la palabra OBLACIÓN, que es el punto más alto “de imitación de las virtudes de Jesucristo”, ya que la gloria de Dios era el mayor deseo de Jesús, como Eugenio solía resaltar:

La vida entera del Salvador está dedicada a la gloria de su Padre.
¡Y qué! ¿No habiendo imitado a mi modelo en su inocencia, me será negado imitarle en su abnegación por la gloria de su Padre y la salvación de los hombres?

Conferencia espiritual, el 19 de marzo 1809, E.O. XIV n.48

La razón para nuestra oblación, expresada a través de la comunidad, la espiritualidad y la misión, se encuentra en el “test de prueba” que Eugenio usaba repetidamente, hasta su muerte, para discernir y tomar decisiones: “¿Esto es para la gloria de Dios, el bien de su Cuerpo, la Iglesia, y para la salvación de los demás?”.

“Nuestro ideal es un compromiso absoluto y entusiasta, una total disponibilidad para Dios y para las almas, diseñado desde la contemplación y en una unión interior con Dios”. Leo Deschâtelets OMI, antiguo Superior General.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *