HACE 200 AÑOS: UNA PREPARACIÓN PARA LA RESPONSABILIDAD

La vocación y la vida del Misionero estaba presentada, en términos entusiastas, en el primer párrafo del prólogo, y los miembros era exhortados a permitir ser ellos mismos transformados por estos grandes ideales. Ahora Eugenio continua mostrando que esta transformación no es un don caído del cielo, sino que es necesario trabajar para llegar a ese estado. La ruta está trazada claramente y sin error en la Regla:

Para llegar a este fin tan deseable, deben también aplicarse con el mayor cuidado a tomar los medios más aptos para llevarlos al fin que se proponen y no apartarse nunca de las reglas prescritas para asegurar el éxito de su santa empresa y mantenerlos a ellos mismos en la santidad de su vocación.

Avant propos, Règle de 1818, Missions, 78 (1951) p.11

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *