HACE 200 AÑOS:  REGLAS DE CONDUCTA QUE REÚNEN A TODOS LOS MIEMBROS QUE LA COMPONEN EN UNA PRÁCTICA UNIFORME Y EN UN ESPÍRITU COMÚN

Llegar a ser plenamente lo que presentan los ocho puntos del retrato robot del párrafo de apertura es el objetivo y el resultado de vivir de un modo totalmente acorde a la Regla. No solo individualmente, puesto que la Regla ofrece una clara identidad, unidad y fuerza a todo el cuerpo de Misioneros, y asegura su continuidad y sus frutos en las vidas de aquellos a los que se dirige su ministerio.

El ejemplo de los santos y la razón nos prueban claramente que es necesario, para mantener el buen orden en una sociedad, fijar ciertas reglas de conducta que reúnen a todos los miembros que la componen en una práctica uniforme y en un espíritu común: eso es lo que constituye la fuerza de los organismos, mantiene en ellos el fervor y asegura su permanencia.

Avant propos, Règle de 1818, Missions, 78 (1951) p.11

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *