HACE 200 AÑOS: COMPROMISO A TRAVÉS DE LOS VOTOS

La fórmula utilizada por Eugenio fue:

En nombre de Nuestro Señor Jesucristo, en presencia de la Santísima Trinidad, de la Santa Virgen María, de todos los Angeles y todos los Santos
y de todos mis hermanos aquí reunidos,
yo, Carlos José Eugenio de Mazenod,
profeso, prometo a Dios y hago voto de castidad y obediencia perpetuas;
juro igualmente y hago voto de perseverar hasta la muerte en el santo instituto y sociedad de los Misioneros llamados de Provenza. Así Dios me ayude.
Eugenio de Mazenod, sacerdote misionero.

Fórmula de oblación, el 1 de noviembre 1818, E.O. XV, n.149

Los que la Regla de Vida Oblata actual refiere acerca del primer compromiso de los novicios, se trata de una aplicación directa del sentir del primer compromiso de Eugenio y sus compañeros en 1818.

La etapa del noviciado concluye con el compromiso, libre e impregnado de fe, en la Congregación. Tras haber experimentado el amor del Padre en Jesús, el novicio consagra su vida a manifestar ese amor. Confía su fidelidad a aquél cuya cruz comparte y en cuyas promesas espera.

CC&RR Constitución 59

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *