¿NO SE HA HECHO MONS. REY EL INSTRUMENTO DE UN GOBIERNO ENEMIGO DE LA IGLESIA?

La segunda consecuencia de la Revolución de 1830 fue encontrada en la solicitud de que el Padre Courtès se convirtiera en el Vicario General del recién nombrado Obispo Rey, quien había apoyado abiertamente al rey, a pesar de la hostilidad pública de éste hacia la Iglesia.

… La propuesta que te ha hecho Mons. Rey tendría sin duda mi agradecimiento, si sólo fuera un testimonio de estimación. Me impresiona menos al considerar su posición y las ventajas que esperaba obtener por tu servicio. Has comprendido perfectamente que lo propuesto es inaceptable. En primer lugar, debido a tu salud… No encuentro menos dificultades en la parte moral. Mons. Rey fue instituido por el Sumo Pontífice, pero ¿quién desconoce que esa institución ha sido arrancada por la violencia? ¿No se ha hecho Mons. Rey el instrumento de un Gobierno enemigo de la Iglesia? Asociarse a él seria ante todos una confesión formal de complicidad. La sola idea me horroriza…

A Hippolyte Courtès, Marzo 11, 1832, EO VIII núm. 417

Por siglos, ha estado presente la colaboración con gobernantes injustos – no solo en la acción, sino en ocasiones, de silencio ante la injusticia.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *