DECLARAR LA GUERRA AL TONO BURLÓN QUE NO TIENE LUGAR ENTRE HOMBRES COMO NOSOTROS

Una de las mejores formas que tenía Eugenio para mantener el espíritu misionero entre los Oblatos, era la correspondencia continua con los superiores. De esta forma, guiaba la dirección de las comunidades en general, alentándolas y también corrigiéndolas. Aquí tenemos un ejemplo, escrito al P. Courtès, superior de Aix, en el que se refiere a los problemas que el orgullo puede ocasionar en una comunidad.

… Si no supiera por experiencia que las comunidades más santas y fervorosas no están libres de algunas dificultades, me sorprendería se puedan dar entre nosotros encontronazos de amor propio, aunque sean pasajeros. Desgraciadamente, es triste la condición de esta naturaleza, tan difícil de controlar por completo.  Sobre esto, harás bien en inculcar el respeto mutuo que deben guardar y declararás la guerra a ese tono burlón, que no tiene lugar entre hombres como nosotros …

Después, Eugenio comenta noticias de otras comunidades de la Congregación:

… La comunidad del Calvario es excelente, imposible mejorar el trabajo de esos buenos Padres. Billens sigue siempre a las mil maravillas y Ntra. Sra. de Laus está también en primera línea de regularidad. Esta casa ha adquirido gran importancia. El P. Guibert está a la altura del puesto que, gracias a cierto Prelado (Mons. Arbaud. obispo de Gap), es muy difícil.

Carta a Hippolyte Courtès, Junio 12, 1832, EO VIII núm. 424

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *