CON NUESTRA SALVACIÓN EN MENTE

Recordemos el contexto particular de estas reflexiones diarias: Eugenio medita a diario sobre las Constituciones y Reglas durante su retiro anual en 1831.  Es el enfoque a través del cual analiza su vida y la de su familia religiosa misionera, que  “mantiene nuestra salvación en mente”.

Los Misioneros predican y guían a los demás por el camino de la salvación, aunque están en riesgo de llegar al agotamiento o perder el enfoque, a menos que utilicen la Regla para mantener su determinación. De la palabra en latín “regula,” la regularidad significa seguir el espíritu y las normas de la Regla.

No olvidemos nunca que la Regla de Reglas es el Evangelio – y las Constituciones y Reglas de cualquier congregación religiosa y sus asociados es nada menos que una reflexión particular y la aplicación del Evangelio. Eugenio dice respecto a la Regla, que cualquiera puede aplicar los mismos principios al leer el Evangelio.

Así, al tener en mente nuestra salvación y no desear correr el riesgo de ir a la deriva después de predicar a los demás, estaremos lejos de experimentar el menor disgusto de esta regularidad, que es la mejor forma de conservar la virtud en nuestras almas.

Una vida comunitaria sana ayuda a sus miembros a vivir la “regularidad” del Evangelio:

Será mejor lamentar que las tareas que se nos impongan por la caridad nos alejen tan frecuentemente y por tan largos períodos de la comunidad, donde reina la disciplina regular y que por gran parte de nuestra vida se nos prive, a nuestro pesar, de su buena influencia.  

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *