LES VEÍA EN ÉL, AUNQUE ESTANDO AHORA A GRAN DISTANCIA, MUY CERCA UNOS DE OTROS

Eugenio pasó el verano en Suiza con los jóvenes que se preparaban para ser Misioneros. Siempre le entristecía dejar la comunidad y volver a Marsella, a la carga de ser Vicario General en los difíciles tiempos para la Iglesia.

Nunca llegaré, mis querido hijos, al punto de valentía de ser insensible a la separación de una comunidad como la de ustedes. Felizmente no necesito esa virtud pagana que demuestra la ausencia de caridad y la completa carencia de corazón…

Uniéndose a ellos en la oraison, les expresa su amor paternal:

¡Oh cuánto les quiero! Lo siento al estar con y lejos de ustedes, siempre están en mi pensamiento y de verdad viven en mi corazón. Ayer y hoy me uní a sus ejercicios. Esta mañana me encontraba a los pies del divino Maestro en el oficio de sexta y el examen. Les veía en él, aunque estando ahora a gran distancia, muy cerca unos de otros

Carta al P. Mille, novicios y escolásticos en Billens, Sept. 17, 1831, EO VIII núm.  403

En la oraison podía estar en comunión con los Oblatos a través de la presencia unificadora de Jesús el Salvador

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *