LES VEÍA EN ÉL, AUNQUE ESTANDO AHORA A GRAN DISTANCIA, MUY CERCA UNOS DE OTROS

Eugenio pasó el verano en Suiza con los jóvenes que se preparaban para ser Misioneros. Siempre le entristecía dejar la comunidad y volver a Marsella, a la carga de ser Vicario General en los difíciles tiempos para la Iglesia.

Nunca llegaré, mis querido hijos, al punto de valentía de ser insensible a la separación de una comunidad como la de ustedes. Felizmente no necesito esa virtud pagana que demuestra la ausencia de caridad y la completa carencia de corazón…

Uniéndose a ellos en la oraison, les expresa su amor paternal:

¡Oh cuánto les quiero! Lo siento al estar con y lejos de ustedes, siempre están en mi pensamiento y de verdad viven en mi corazón. Ayer y hoy me uní a sus ejercicios. Esta mañana me encontraba a los pies del divino Maestro en el oficio de sexta y el examen. Les veía en él, aunque estando ahora a gran distancia, muy cerca unos de otros

Carta al P. Mille, novicios y escolásticos en Billens, Sept. 17, 1831, EO VIII núm.  403

En la oraison podía estar en comunión con los Oblatos a través de la presencia unificadora de Jesús el Salvador

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *