LA CRUZ SIGUE SIENDO CAUSA DE DIVISIÓN

Yvon Beaudoin nos da el contexto de otro incidente anti-religioso: “El alcalde había solicitado cancelar la procesión en la fiesta de la Asunción. El Obispo   Fortuné la encabezó todo el tiempo. Un grupo de hombres atacaron a las jovencitas que guiaban la procesión y tomaron por un momento la Cruz, que fue valientemente defendida por los católicos que participaban en la procesión.”

… ¡Que buen pueblo el de Marsella! ¡No tiene igual ni por mucho! Ese atentado mereció el justo castigo recibido por los provocadores y si vuelven, habrá de ser mayor, pues es odioso que algunos bribones amparados por la impunidad insulten a la religión y afecten a la mayoría de 140.000 almas.

Carta a Henri Tempier, Agosto 24, 1831, EO VIII núm. 402

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *