EL BIEN REALIZADO POR LOS OBLATOS EN TODAS LAS OBRAS DE MISERICORDIA QUE SE LES HAN ENCOMENDADO

Deseando establecer a los Oblatos en las diócesis de Cerdeña, Eugenio hace un recuento de los frutos de su ministerio en las diócesis de Francia:

Las diócesis de Aix, de Marsella, de Nimes, de Frejus, de Digne, de Gap, de Grenoble, hasta la de Niza, han experimentado sus efectos. Si los hechos hablaran menos y no tuvieran como testigos a la población de esas regiones por entero, podría aportar pruebas irrevocables de ello.
Todos los Obispos de esas diócesis han atestiguado personalmente la utilidad de esta Congregación y el bien realizado en sus respectivas diócesis, donde trabaja desde hace quince años con un éxito que sólo se debe a Dios, en la santificación de las almas por medio de las santas misiones, atendiendo a los pobres prisioneros, en los hospitales de caridad, los seminarios, en una palabra, en todas las obras de misericordia que los Obispos le confían.

Carta al P. A. Grassi, SJ, Diciembre 11, 1830, EO XIII, núm. 76

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *