EL TIERNO AFECTO PARA UNOS HIJOS TAN DIGNOS DE TODO MI AMOR

Eugenio había esperado pasar sus últimos días en Billens con los escolásticos, pero el Obispo Forbin Janson había llegado de visita inesperadamente y Eugenio debió pasar algún tiempo con él en cambio.

Solo Dios, mis queridos hijos, puede saber qué sacrificio me ha impuesto la amistad conmovedora y solícita del excelente obispo de Nancy. Me había prometido gozar durante algunas horas de su dulce compañía; mi corazón necesitaba explayarse, expresar a cada uno de ustedes el tierno afecto del que está lleno para unos hijos tan dignos de todo mi amor. Fue preciso reprimir y ahogar en cierto modo el impulso de un alma que sentía fuertemente la necesidad de comunicarse, y tuve que dejarles, llevando conmigo mi dolor y mis penas, sin el consuelo que esperaba de sus últimos abrazos y de los momentos que había reservado para dedicarles por completo.

Luego expresa el orgullo y amor de padre por sus hijos Oblatos.

Este sacrificio fue tan grande que me atreví a ofrecerlo a Dios en expiación de lo que tal vez hay de excesivo en el afecto que les tengo, si es que se puede amar demasiado a unos hijos que nunca me han dado el menor motivo de descontento, que van con fervor por el camino que Dios les ha trazado y que ofrecen tan hermosa esperanza a la Iglesia y a nuestra Congregación a la que sirven ya tan bien, con su regularidad y buenos ejemplos.

Aparte de su afecto humano, su amor por los Oblatos siempre estuvo ligado a su bienestar espiritual, para que estuvieran lo más cerca de Dios y a la práctica para ser buenos religiosos y misioneros.

Queridos hijos, que Dios conserve siempre en ustedes la disposición que veo. Ojalá que incluso crezcan en sabiduría y en virtudes, pues ese fondo es inagotable. Saben que el afecto de su padre se mide por los esfuerzos que realizan por acercarse más intensamente a la perfección, a la que todos debemos aspirar.

Carta a Juan Bautista Mille y a los escolásticos, Noviembre 17,1830, EO VII núm. 371

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *