VOLVIMOS A ENCONTRAR NUESTRA BRÚJULA

Su experiencia en la parte protestante de Suiza hizo que Eugenio perdiera el equilibrio, recuperándolo al ver la primera cruz en un lugar público.

Así, mi corazón se llenó de alegría al ver la primera cruz al entrar en el cantón de Friburgo. Recitamos con júbilo el Vexilla, como si encontráramos de nuevo nuestra brújula. No obstante, solo hacía dos días que viajábamos por ese hermoso país devastado por la herejía.

Carta a Hippolyte Guibert, Julio 29, 1830, EO VII núm. 350

Un Viernes Santo hacía casi 25 años, Eugenio había encontrado la brújula de su vida al ver la Cruz. Ahora confirmaba cómo había seguido marcando todos los momentos de su vida, en especial los de confusión y dificultad.

El Vexilla es un himno que se remonta al siglo V. La traducción del primer verso es:

Las banderas del rey se enarbolan,

resplandece el misterio de la cruz,

en la cual la vida padeció muerte,

y con la muerte nos dio vida.

“La cruz no es solo una insignia que nos identifica… es también la brújula que nos brinda apoyo en un mundo desorientado.” John Stott

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *