Archivo de la etiqueta: acción de gracias

LOS PARTEAGUAS SON PUNTOS DE INICIO PARA EL SIGUIENTE PASO

Había pasado un año exacto desde la aprobación de la Iglesia de nuestra familia religiosa y la Regla, en 1826. Eugenio escribe a la comunidad de Aix para recordarles de la fecha y de la necesidad de dar gracias. El celebrar las ocasiones especiales no es solo estar agradecidos por el pasado, sino a través de revivir la gracia del evento en la oración, estar preparados para dar respuesta a la invitación permanente de Dios a avanzar.

No olvides que mañana es el aniversario de la aprobación y confirmación de nuestro Instituto. Cantaremos la misa solemne en la capilla interior ante el Santísimo Sacramento expuesto, y el Te Deum antes de la bendición. Al dar gracias por los beneficios recibidos, no olvidaremos pedir por el presente y por el futuro.

Carta a Hippolyte Courtès, Febrero 16, 1827, EO VII núm. 262

 

“Un gran logro no debería ser el final del camino, sino el punto de inicio para el siguiente paso.”   Harvey Mackay

GRACIAS SEAN DADAS A DIOS QUIEN NUNCA DEJA DE ESCUCHAR LAS ORACIONES DE AQUELLOS QUE PONEN SU CONFIANZA EN ÉL

Un acto público de acción de gracias por la curación de Eugenio.

El 3 de mayo, día de la invención de la santa Cruz, convoqué a todos los congregantes en la iglesia de Santa Magdalena para asistir a la Misa que iba a decir por ellos en el altar de la Cruz (decía la santa Misa en mi casa desde el 20 de abril).
Antes de comenzar el Sacrificio les dirigí unas palabras que me dictó el corazón, las cuales fueron comprendidas por los de ellos y nos excitaron también a cumplir durante los santos Misterios lo más santamente que pudimos los deberes de amor y de gratitud que tenemos para con Dios, padre de misericordia que nunca desoye la oración de quienes ponen en él toda su confianza: No se olvidó del clamor de los pobres (Sl 9, 13).

Diario de la Congregación de la Juventud, el 3 de mayo 1814, E.O. XVI

VENID Y ESCUCHAD LA PALABRA DE DIOS QUE ESTÁ AL ALCANCE DE LOS MÁS SENCILLOS

Eugenio continúa expresando su alegría, “No puedo evitar ser tocado cuando veo la impaciencia de los pobres por escuchar mi voz” y explica su acercamiento a la predicación. Está imitando a San Pablo y desea predicar el Evangelio de la manera más simple posible para que su mensaje alcance a todos:

Pero lo que lleva al colmo mi alegría es que esa afluencia prueba con claridad que hay todavía en nuestra ciudad un número considerable de verdaderos israelitas que no han doblado la rodilla ante Baal, cristianos que aman todavía su religión, que gustan de instruirse en ella y tienen el deseo de practicarla, porque es bien evidente que solo el amor de vuestra santa Ley os trae junto a nosotros, ya que, a imitación del Apóstol, no hemos venido a anunciaros el Evangelio de J.C. con los discursos elevados de una elocuencia y una sabiduría humana, no, no hemos empleado, al hablaros y predicaros, los discursos persuasivos del saber humano, sino la simple palabra de Dios, desprovista de todo adorno y puesta, en la medida que nos ha sido posible, al alcance de los más sencillos
Seguid escuchándola, mis queridos hermanos, con fe y atención

Instrucción familiar sobre la confesión, dada en provenzal el 4° domingo de cuaresma de 1813, E.O. XV n. 115