VENGAN, YO LES HE DADO RAZONES MÁS QUE SUFICIENTES PARA CAMBIAR VUESTRA MENTALIDAD

Eugenio se proponía convencer a sus oyentes para ir a confesarse, entendiendo que la mayoría de ellos la posponen, lo que será la mayor dificultad. He elegido estos dos extractos porque dan algo de la sensibilidad de las imágenes usadas por Eugenio en sus sermones, sacadas de la experiencia cotidiana de sus oyentes.

Personalmente sé que cuanto más tardéis, menos esperanza os quedará de volver sinceramente a Dios. Las dificultades aumentarán continuamente y moriréis en vuestro pecado.
Pensad en ese pobre hombre que, yendo al mercado, ha perdido la bolsa; apenas se da cuenta, se entristece, pierde el apetito, nadie puede consolarle, daría algo de su sangre por recuperarla. Esa pérdida le parece irremediable. Se equivoca: el tiempo la va atenuando cada día, recupera poco a poco su anterior alegría, y termina por no pensar más en ello.
…Cristianos, apelo a vosotros mismos. ¿no ha sido ese el proceso de vuestra triste experiencia? Tal vez hayáis llegado a tal punto de endurecimiento que la palabra de Dios resuene en vano en vuestros oídos por la obstinación que ponéis en cerrarle la entrada de vuestro corazón. Os asemejáis quizá a esas golondrinas que, habiéndose refugiado en un campanario, al primer toque que se deja oír salen asustadas sin saber qué rumbo tomar, pero luego, repuestas de su primer espanto, se van acercando insensiblemente a la torre, por fin vuelven a entrar en ella, y se acostumbran al ruido que tanto las había molestado al principio, se establecen allí de nuevo y hasta construyen allí su nido.
….Creo, hermanos míos, haberos dado razones más que suficientes para determinaros a no seguir resistiéndoos a un precepto cuya violación acarrearía vuestra perdición eterna.

Instrucción familiar sobre la confesión, dada en provenzal el 4° domingo de cuaresma de 1813, E.O. XV n. 115

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *