HAY QUE SEGUIR ADELANTE CON ÁNIMO Y CONFIANZA EN SU GRACIA

Las reflexiones de Eugenio en su retiro le siguen invitando a confiar aun más en Dios.

Creo que todo esto no costaría nada, si, consciente como estoy de mis obligaciones, pudiera preciarme de ser comprendido en un tiempo en que no se tiene la menor idea de lo que son, según la fe e institución de nuestro divino Salvador…
Hoy se relega al obispo a su despacho para otorgar dispensas y despachar la correspondencia. Y si alguna vez aparece en una parroquia, es para administrar la confirmación que solo de él se puede recibir. Sin esto, se prescindiría de su presencia…

Luego reflexiona en las dificultades que había encontrado con el clero de Marsella cuando fue Vicario General por más de diez años, concluyendo:

¡Dios mío, al ver las cosas a través de la fe y la convicción de los deberes a la vista de las dificultades encontradas para cumplirlos, hay motivos para desanimarse y echarse atrás! Sin embargo, hay que seguir adelante, como una necesidad que Dios me impone, con ánimo y confianza en su gracia.

Retiro de preparación antes de tomar posesión de la sede episcopal de Marsella, Mayo 1837, EO XV núm. 185

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *