NUNCA   HAREMOS   LO   SUFICIENTE   PARA   AGRADECER   TODO   EL  BIEN QUE DIOS NOS DA COMO UN PRIVILEGIO ESPECIAL

Eugenio siempre se regocijaba con el éxito del ministerio de sus hijos misioneros. Al escribir al P. Martin en Suiza, menciona que el éxito se debe a permitir a Dios a trabajar a través de él.

Mi querido hijo,
Quisiera decirte de viva voz lo que me contento con escribirte. Sé cada vez más digno de tu vocación. Nunca haremos lo suficiente para agradecer todo el bien que Dios nos da como un privilegio especial…

Eugenio recuerda con tristeza que no todos comparten su motivación:

… Al ser un pequeño grupo, sin duda debemos ver en parte los males actuales, la cobardía de tantos mercenarios que solo desean servir a la Iglesia por el provecho temporal que les ofrece…

Carta a Joseph Martin, Mayo 10, 1837, EO IX núm. 617

¿Qué me motiva para seguir a Jesús como su discípulo bautizado?

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *