NUNCA BAJES DEL PÚLPITO SIN HABER LLEVADO LOS   CORAZONES A LA CONTRICIÓN Y AL AMOR

Eugenio continúa su consejo al P. Mille al acompañar al Arzobispo de Aix y predicar en su nombre.

Por la mañana, y antes de la ceremonia, creo estarás encargado de hacer una breve instrucción sobre el sacramento de la Confirmación que recibirán los niños. Cuida no extenderte demasiado y abarca muchas cosas en pocas palabras. Nunca bajes del púlpito sin haber llevado los corazones a la contrición y al amor.
En las aldeas, explica a Monseñor la utilidad de hablar la lengua del lugar

Carta a Jean Baptiste Mille, Abril 21, 1837, EO IX núm. 614

¡Qué gran diferencia sería para la Iglesia si más predicadores lo pusieran en práctica!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *