17 FEBRERO 1826: LA IGLESIA RECONOCE QUE LA FUNDACIÓN DE EUGENIO ES UN CARISMA DE DIOS

Mis queridos hermanos: ayer tarde, 17 de febrero de 1826, el Sumo Pontífice León XII confirmó la decisión de la congregación de cardenales y aprobó específicamente el Instituto, las Reglas y las Constituciones de los Misioneros Oblatos de la Santísima e Inmaculada Virgen María…

La conclusión que tenemos que sacar, mis queridos amigos, mis hermanos buenos, es que debemos trabajar con renovado ardor y con una abnegación más radical todavía, para dar a Dios toda la gloria que esté en nuestras manos, y llevar la salvación a las pobres almas de nuestro prójimo por todos los medios a nuestro alcance; es adherirnos de corazón y de alma a nuestras Reglas y cumplir con la mayor exactitud cuanto nos prescriben…

En el nombre de Dios, seamos santos.

 Eugenio de Mazenod a su familia misionera, 18 de febrero 1826, E.O. VII, n. 226

Hoy, escribiendo a la Familia Mazenodiana, el Padre Louis Lougen nos insta a todos a ser misioneros de acuerdo con la visión y el corazón de San Eugenio, donde quiera que estemos y cualquiera que sea nuestro estado de vida.

El proyecto misionero de Eugenio y sus compañeros, expresado de manera apasionada en el “Prefacio”, está escrito en nuestros corazones… vemos su relevancia profética incluso hoy. La Iglesia de nuestros tiempos, de diversas maneras y en diversos lugares del mundo, ha sido devastada. Experimentamos una Iglesia que está desacreditada por la falta de virtud de sus propios ministros, una Iglesia dividida y polarizada por las ideologías, una Iglesia cuyos fieles están frecuentemente perseguidos a causa de su fe y en otros lugares, una Iglesia en que los cristianos han dejado de profesar su fe, una Iglesia debilitada por la ausencia de la Eucaristía, la falta de presbíteros y con difícil accesibilidad. 

Esta realidad nos reclama con urgencia y toca nuestros corazones como lo hizo con san Eugenio. Si pudiera haber misioneros, totalmente apasionados por anunciar el Evangelio a los pobres; misioneros inflamados por el celo apostólico; misioneros comprometidos a vivir una vida santa de amor genuino a los demás; misioneros que compartieran la vida en común y colaboraran juntos y con otros por la Misión de Dios… entonces, en poco tiempo, habría una razón para esperar que la gente abriese de verdad sus vidas a la Buena Nueva de Dios. Eugenio tenía una visión profética con profunda hambre pastoral para servir a la gente olvidada por la Iglesia. (https://www.omiworld.org/es/2020/02/02/carta-del-superior-general-en-el-194o-aniversario-de-la-aprobacion-pontificia-de-las-constituciones-y-reglas/)

  Padre Louis Lougen OMI, Superior General

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *