EL MISIONERO: OBEDIENCIA

Para ser la “familia más unida” del mundo, era esencial que todos los miembros contribuyeran a alcanzar este ideal.

Cada miembro se compromete con la Sociedad a vivir en obediencia al Superior y a observar los estatutos y reglamentos.
La Sociedad está sometida a un superior elegido de por vida por los miembros que la componen, y aprobado por el Ordinario

Petición de Autorización Dirigida a los Señores Vicarios Generales de Aix, el 25 de enero 1816, E.O. XIII n.2

Cada miembro tenía que garantizar su unión a los objetivos que los guiaban y su voluntad de trabajar para ponerlos en práctica. Para Eugenio, los dos caminos principales para lograrlo fueron siempre la obediencia y la caridad.

La obediencia era a Dios, viviendo el carisma y la visión que Dios les había dado a través del Fundador. El superior de la comunidad era el punto central, el signo y el primer responsable de la práctica de una vida que les uniera, para asegurar que todos fueran por el mismo camino en la calidad de su vida religiosa y en sus actividades misioneras.

Esta entrada fue publicada en Regla y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *